16 años del debut de Kinky y de un nuevo movimiento musical en México

Gil Cerezo recordó en entrevista con TrackRecord cómo fueron los primeros años de la banda y el surgimiento de la Avanzada Regia.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_

El 13 de julio de 2018, Kinky lanzó una edición especial en vinilo de su álbum debut homónimo publicado en 2002. Este disco consolidó a la banda formada por Gilberto Cerezo, Ulises Lozano, Carlos Chairez, Omar Góngora y César Pliego como uno de los proyectos nacionales más ambiciosos gracias a un estilo que integraba el rock, la música electrónica y sonidos del norte, un sello particular de su lugar de origen: Monterrey.

A más de una década del surgimiento de la agrupación, Gil Cerezo, vocalista y compositor de la banda, recordó los mejores momentos de ese periodo en entrevista para Slang: “teníamos mucha seguridad de lo que estábamos haciendo, eran canciones que llevábamos tocando más de un año (en vivo) y pues es evidente que ya traes ese drive, esa sinergia, que te impulsa a hacer lo mejor cuando estás en el estudio, a comparación de cuando ya estás grabando el segundo disco, que ya tienes, por así decirlo, miedo o temor de que las cosas no salgan como las planeas”, cuenta Cerezo sobre lo que la banda sentía al momento de grabar sus primeras canciones.

Acerca de la composición de los temas del álbum, de clásicos de sus conciertos como “Más” o “Soun tha mi primer amor”, el vocalista recuerda: “estaba haciendo un major en literatura latinoamericana (después de graduarse como arquitecto), leía a los principales, García Márquez, Cortázar, pero también me gustaba leer sobre literatura griega… todo eso sumado al romance universitario y la sensualidad, que por razones naturales es una parte esencial de la banda” fue lo que inspiró a Cerezo a escribir la letra de las canciones.

Sobre el aspecto musical del disco, el cantante señala: “también estaba toda esta parte experimental de la banda, con los sampleos… todo el mundo de la electrónica de aquel momento nos gustaba, The Chemical Brothers, Cassius, DJ Shadow, Daft Punk, eran figuras que sabían hacia dónde querían llegar con su sonido y eso queríamos nosotros”.

Kinky contó con la participación de productores legendarios: Michael Simpson (E.Z. Mike) y John King (King Gizmo), mejor conocidos como The Dust Brothers, quienes trabajaron en álbumes como Odelay de Beck y Paul’s Boutique de Beastie Boys. “ Tuvimos la fortuna de trabajar con The Dust Brothers, que en su momento produjeron a los Beastie Boys y a Beck, y que nos orientaron a nosotros en el camino”.

Cerezo también recuerda que, en aquellos tiempos, comenzaba un movimiento musical nuevo en México conocido actualmente como la Avanzada Regia: “creo que el nombre de esa movida sí es atinado. Estábamos presos en Monterrey”, expresa respecto a la centralización de la música en el entonces D.F por parte de disqueras y la propia escena musical que a finales de los años noventa comenzaron a abrirle paso a bandas provenientes del norte. Estilos como el hip hop con Control Machete y Cartel de Santa, el rock con Volován y Zurdok, así como la electrónica que comenzaba a ganar terreno con Plastilina Mosh.

“Una vez que se abrió la llave, todos salimos en busca de que la gente conociera qué estábamos haciendo”, agrega.

“Yo lo recuerdo como una comunidad unida que crecimos y vivimos juntos. No es una identidad musical pero sí un grupo de amigos que salimos de Monterrey al mundo; desde los que diseñaban las portadas de los discos hasta los músicos, todo ese grupo logramos llegar alto gracias a la unidad”.
Spotify