¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

‘Bad Bunny’, el cierre de temporada: Un texto por Vania Castaños

Vania Castaños
Foto: Bad Bunny, Twitter.
Un texto de Vania Castaños.

El talento no lo es todo cuando quieres ser famoso. Claro, para subir como la espuma es necesario tener a todo un equipo de estrategas atrás de ti para llevarte lejos aunque ni se entienda lo que estás cantando, ¿verdad Bad Bunny?

No es novedad, Noah Assad, el manager de Benito lo ha dicho varias veces. Atrás de El Conejo está Rimas Entretainment: una oficina encargada de monetizar los productos musicales. Es decir, de vender la música. Hacer comerciales a los artistas. 

En el equipo de Rimas, según su propio sitio web, podemos encontrar productores, compositores, managers, publicistas, especialistas en Social Media, abogados, entre otros. Así que, aunque la calidad de Bad Bunny pueda ser dudosa para muchos, detrás de él hay un equipo construyendo su camino al éxito.

La narrativa que Noah ha creado alrededor de Bad Bunny es tan funcional que podría tratarse de una serie de Netflix con más de cuatro temporadas. Se llamaría Construyendo a tu ídolo.

La primera temporada estaría situada en 2015, cuando Benito, no’ más por gusto propio, subía sus temas en SoundCloud y se presentaba en fiestecillas en Mayaguez (Puerto Rico).

La segunda sucedería en 2016, cuando Noah lo descubre en un evento de Eladio Carrion. Sucedió que Bad Bunny se subió a cantar; la gente se emocionó mucho (ya tenía sus seguidores) y pues, de ahí pa’l real.

Noah Assad con Bad Bunny, y Jerry Pulles, 2018 / Foto: Manny Hernandez, Getty Images para Apple Music.

La tercera temporada ya serían puros capítulos vendidos, más brandeados que Club de Cuervos. Con buena producción pero contenido medio cuestionable. 

Su primer disco, X 100PRE, lo anunció el 23 de diciembre de 2018 y al día siguiente ya estaba listo en plataformas. Y así, “en corto”, logró colocarse en las listas de los mejores discos de la década según plataformas con mucha autoridad como Pitchfork o Rolling Stone

Seis meses después, también “sorpresivamente” lanzó Oasis con J Balvin. Digo “sorpresivamente”, porque estos dos habían trabajado juntos desde “Si Tu Novio Te Deja Sola”, y por el éxito del track, era claro que iban a encontrar cómo monetizar aún más. Oasis sorpresivamente también se posicionó de una forma rápida.

Benito hinchó su calendario de shows en 2019, cof cof dinero, y a principios de este año (2020) lanzó su álbum YHLQMDLG, que en verdad se debería llamar Yo Hago Lo Que A Rimas Entretainment Le Dé Millones. En este caso, un gran disco, bien aclamado por la crítica musical. Digo, hasta Anthony Fontano le puso 7 (lo cual es muy buena calificación en su escala crítica).

Y, don’t get me wrong, todo bien porque Bad Bunny es un producto, no un santo al cual venerar pero… Si hasta aquí sus tres álbumes estuvieron bien calificados entonces, ¿porqué sacar su último disco con una producción tan mediocre? 

“Se nota que sí son canciones que sobran”, me dijo BrunOG, productor mexicano nominado al Grammy Latino, “pero es válido si lo haces con una buena estrategia”. 

“Manejar todo como si fuera una maqueta funcionó. Porque, normalmente así es como se mandan los nombres de las maquetas ‘Canción con Nicky’ o ‘Con Yandel’, así se manejó el disco, con ese concepto. Es válido”, me dijo.

Bad Bunny “X100Pre Tour” en Coliseo Jose M. Agrelot, marzo 10, 2019, San Juan, Puerto Rico / Foto: Gladys Vega, Getty Images.

Las que no iban a salir es un disco salvavidas, esa es la respuesta

Porque el aislamiento por coronavirus no son vacaciones y Benito/Rimas Entretainment tienen que seguir generando dinero. Digo, cualquier persona que recibiera y tuviera gastos de $400mil dólares mensuales y de pronto dejara de tener el ingreso pero la misma vida de lujos, buscaría alternativas, ¿no? 

Me lo dejó muy claro BrunOG, si Benito hubiera querido no lucrar, lo sube en SoundCloud y ya. Pero, lo subió a Spotify como si fueran Lados B, como si fuera el capítulo de Compilación de bloopers que cierra la última temporada. 

Después del lanzamiento de este material, Bad Bunny desapareció de redes sociales. Se fue, dijo “adiós” en Twitter y en Instagram.

Cerró la puerta del departamento de Friends. Se apagaron las luces del estadio de Cuervos de Nuevo Toledo. Se puso el candado de Casa de las Flores o como lo quieran ver. 

Pero claro, es 2020, la carrera de Bad Bunny no ha terminado y necesita seguir bien posicionado así que, el 12 de junio dio la nota para TIME. El Conejo lanzó de manera lírica un manifiesto en apoyo al movimiento Black Lives Matter y con esto, logró miles de clics más para seguir apareciendo en el radar. 

Después de eso, nada hemos sabido del boricua. Se fue otra vez para que nosotrxs nos demos un merecido descanso de su presencia. Dejémoslo tantito en el olvido, dejemos que tome más en serio sus clases de canto y después, cuando quiera vendernos su producto, indudablemente, aquí estaremos para ponerle play. Claro que sí, cómo no.

Un texto por Vania Castaños.