Beyoncé habla sobre la maternidad, su cuerpo y su carrera para Vogue

La cantante no da entrevistas, pero esta fue una ocasión especial.
SlangFm

A Beyoncé le gusta ser un misterio y nunca da entrevistas. Pero hay excepciones. Y la icónica edición de septiembre de la revista Vogue es una de ellas. Este número representa un evento en sí mismo en el mundo de la moda, pues en él se presentan todos los adelantos de la temporada de invierno, un compendio de nuevas campañas publicitarias y un análisis de las piezas y tendencias que habrá que seguir.

Su concepción y planeación es tan importante que después de que Pitchfork asegurara que Beyoncé había tenido el control editorial de la edición, la editora en jefe de Vogue y la directora artística de Condé Nast, Anna Wintour, aclaró que “el concepto y la decisión del fotógrafo (Tyler Mitchell, de 23 años) habían sido decisión de Vogue, concretamente, del director creativo de Condé Nast, Raúl Martínez".

Aclarado el punto, Beyoncé charló largo y tendido con la periodista Clover Hope. Tocaron temas tan distintos como la maternidad, su cuerpo, su vida, su legado, el tour que emprendió recientemente con su esposo, Jay-Z, y su memorable presentación en Coachella.

“Después del nacimiento de mi primer hijo, creía en las cosas que la sociedad decía sobre cómo debía verse mi cuerpo. Me presioné para perder todo el peso del embarazo en tres meses y programé una pequeña gira para asegurarme de que lo haría. Al mirar atrás, me doy cuenta de que fue una locura. Todavía estaba amamantando cuando hice los conciertos de Revel en Atlantic City en 2012. Después de los gemelos, hice las cosas de otro modo”, dijo.

El día que Beyoncé dio a luz a Rumi y a Sir, pesaba 99 kilos. “Estaba inflamada por toxemia (la preeclampsia o toxemia del embarazo es una condición médica caracterizada por hipertensión y aparición de proteínas en la orina) y había estado en reposo durante más de un mes”.

“Mi salud y la salud de mis bebés estaban en peligro, así que tuve una cesárea de emergencia. Pasamos muchas semanas en el área de cuidados intensivos. Mi esposo fue un soldado y un apoyo muy fuerte para mí. Estoy orgullosa de haber sido testigo de su fuerza y evolución como hombre, mejor amigo y padre”, explicó Beyoncé en un tono que definió la entrevista: si había aceptado hacerla, estaba dispuesta a hablar de los temas más íntimos y delicados con toda franqueza.

“Hoy tengo una conexión con cualquier padre que haya pasado por una experiencia así. Después de la cesárea, mi abdomen se sintió diferente. Había sido una cirugía mayor. Algunos de los órganos en esta área cambian temporalmente. No estoy segura de que todos entiendan eso. Necesitaba tiempo para sanar, para recuperarme”, explicó.

“Durante mi recuperación, me dediqué a fortalecer mi autoestima y cuidado personal, y me acepté así, con más curvas. Acepté lo que mi cuerpo quería ser. Después de seis meses, comencé a prepararme para Coachella. Me volví vegana temporalmente, dejé el café, el alcohol y todas las bebidas de frutas. Pero fui paciente conmigo misma y disfruté de mis curvas más pronunciadas. Mis hijos y mi esposo también lo hicieron”, añadió.

“Creo que es importante que las mujeres y los hombres vean y aprecien la belleza en sus cuerpos naturales. Es por eso que me quité las pelucas y las extensiones de cabello y usé poco maquillaje para esta sesión”, aclaró.

“Hasta la fecha, mis brazos, hombros, senos y muslos están más llenos. Tengo una pequeña barriga de mamá, y no tengo prisa por deshacerme de ella. Creo que es real. En cuanto esté lista para tener un abdomen marcado, me pondré a entrenar muchísimo hasta conseguirlo. Pero en este momento, mi pequeña panza y yo estamos muy a gusto”.

Cuando Beyoncé comenzó su carrera, hace 21 años, le dijeron que los artistas negros no aparecían con frecuencia en las portadas de las revistas porque no vendían. Tuvo que pasar mucho tiempo para demostrar que se trataba de un mito. Al respecto, dijo: “Para mí es importante ayudar a abrir las puertas para los artistas más jóvenes. Hay tantas barreras culturales y sociales que me gusta hacer lo que pueda para nivelar el campo de juego, presentar un punto de vista diferente para las personas que pueden sentir que sus voces no importan”, señaló.

A sus 36 años, Beyoncé dice que no le han faltado traiciones, desamor y experiencias difíciles por las que pasar. “A través de todo he aprendido a reír, llorar y crecer. Pienso en la mujer que era cuando estaba en mis 20 y veo a una chica que poco a poco fue sientiéndose más confiada, pero con la intención de complacer a todos los que la rodean. Ahora me siento mucho más bella, mucho más sexy, mucho más interesante, y mucho más poderosa”.

Con respeto a la gira On the Run II, al lado de Jay-Z, dijo que uno de los momentos más memorables fue el show de Berlín- “Es un sitio que se utilizó para promover la retórica del odio, el racismo y la división, y es el lugar donde Jesse Owens ganó cuatro medallas de oro, destruyendo el mito de la supremacía blanca. Menos de 90 años después, dos personas negras se presentaron ahí en un estadio repleto. Cuando Jay y yo cantamos nuestra canción final, vimos a todos sonriendo, tomados de la mano, besándose y llenos de amor. Yo vivo para ser testigo del crecimiento y la conexión humanas”, señaló.

Puedes descargar gratis la música de Beyoncé en Trebel. La aplicación está disponible en iOS y Android.