¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Billie Eilish, un fenómeno generacional de la industria musical

A sus 17 años, la cantante ha conseguido más que cualquier estrella de rock en sus tiempos.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_
Billie Eilish

Billie Eilish tiene 17 años. En su cuenta de Instagram, donde tiene más de 17.3 millones de seguidores, se muestra tal cual es: porta ropa holgada, tiene el pelo teñido de gris y en cualquier situación de la fotografía en la que aparezca, su rostro muestra desinterés.

A su edad, ha conseguido más que lo que cualquier estrella de rock hubiera querido conseguir. En plataformas digitales cuenta con más de mil millones de reproducciones y en YouTube tiene más de 10 mil millones de suscriptores.

Billie comenzó su carrera musical a los 11 años. Al principio cantaba para la escuela y después unió fuerzas con su hermano, Finneas O’ Connell, músico y productor con quien ha construido su camino al éxito.

Como cualquier artista contemporáneo, Eilish no necesitó de un gran sello discográfico, un estudio de renombre o algún multipremiado productor que la apoyara. Desde el cuarto de la casa de sus padres en Los Ángeles, trabajó en sus primeras composiciones.

En 2015 escribió “Ocean Eyes”, una canción que originalmente estaba planeada para que su hermano la tocara con su banda. Poco después, ambos decidieron lanzarla como un sencillo en SoundCloud bajo la autoría de la cantante y entonces la fama llegó.

El verano del año que siguió, Eilish ya había llamado la atención de varias disqueras y firmó un contrato con Darkroom, una compañía asociada con Interscope Records, la disquera que llevó al estrellato a figuras como Marilyn Manson y Nine Inch Nails.

“Su sentido del estilo, cómo piensa, la forma en la que habla, todo acerca de ella era simplemente diferente. Tenía un punto de vista tan fuerte, especialmente para tener 14 años”, recordó John Janick (jefe ejecutivo de Interscope) en una entrevista para The New York Times sobre las razones por las cuales la integraron al equipo.

Para abrirse paso oficialmente en la industria, la cantante recopiló algunas canciones que había escrito para lanzar su primer EP, Don’t Smile at Me (2017). Tras el lanzamiento del material discográfico, diversos medios la compararon con Lorde, Ellie Goulding y Lana Del Rey por el corte pop nostálgico del mismo disco.

Sin embargo, dos años después, Eilish lanzó su álbum debut WHEN WE ALL FALL ASLEEP, WHERE DO WE GO?, transmitiendo que su estilo no puede compararse con cualquier cantante de otros tiempos y tampoco puede encasillarse en un género musical.

El material discográfico, que a unos días de ser estrenado llegó a la cima de la lista de Billboard, es una obra propia de estos tiempos. A través de melodías minimalistas creadas por O’ Connell en sintetizadores y cajas de ritmos, Eilish susurra ideas que remiten al existencialismo como el título del disco: “cuando dormimos, ¿a dónde nos vamos?”.

Canciones como “bury a friend” o “bad guy” están adornadas con efectos de post producción que le dan un tono tétrico. Este concepto permea en la estética de sus videos. En ellos, Eilish aparece con los ojos negros y llora lágrimas del mismo color mientras recita letras como “enterrar a un amigo, quiero acabar conmigo”.

En su estilo incluso existe algo de rap. Entre sus influencias ha citado a figuras relevantes de ese género como Tyler, the Creator, Childish Gambino y a su amigo XXXTentacion (que falleció el año pasado): “Todos necesitamos darle crédito al hip hop, todos en el mundo en este momento. Cualquier cosa que estés haciendo, la estás haciendo influido por el hip hop”, declaró en una entrevista.

Algunos legendarios músicos la han descrito como un suceso único en la música. Dave Grohl, baterista de Nirvana y líder de Foo Fighters, ha señalado que lo que pasa con Eilish es algo “semejante a lo que sucedió con Nirvana en 1991”. “Es una prueba de que el rock and roll no está ni cerca de estar muerto”, dijo refiriéndose al impacto que ha causado la cantante en los últimos meses.

Lo cierto es que Billie Eilish es reflejo de la generación Z, de los post millennials y de los centennials; de su generación. Nació con el internet y se hace valer de él para conseguir adeptos. Le vale lo que piensen de su estilo y no le importa si a los demás les gusta o no su forma de ser. Entre otras cosas, no le gusta ser comparada con otras artistas y pensaba que las Spice Girls era una banda ficticia.

Billie Eilish ha llegado a la cultura pop para fundar su propio estilo; el estilo Billie Eilish.

 

Puedes descargar música de Billie Eilish en Trebel. La aplicación está disponible en iOS y Android.