¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Columna Slang | Poeta, escritor y de oficio rapero: Alemán y la grandeza de la rima

Alemán es hoy la figura mediática más importante del rap mexicano. Más allá de su equipo, figura y carisma hay algo que explica mejor su éxito: su rima.
Ricardo Pineda
Foto: Alemán, cortesía del artista.
Una columna semanal por Ricardo Pineda / @PinedayAguilar.

El pasado 5 de marzo de 2020 durante la entrega de premios Spotify Awards, ―un evento que puso en relieve el estado actual de la música que más escucha la gente en dicha plataforma (pop, regional mexicano, reggaetón, trap…)―, el rapero Erick Raúl Alemán Ramírez, mejor conocido como Alemán, subió al escenario en actitud de un completo pimp. Acompañado de sus compinches del colectivo Homegrown Mafia; tirando un rap clásico, boom bap, cuatro cuartos, nada de auto-tune ni un crossover de ocasión, dejando en relieve la figura que es y en la que se ha convertido. 

Exceptuando a Babo de Cartel de Santa, Erick Alemán, Alemán la Doble Rima o Alemalandro, ha logrado llevar al rap mexicano hacia una popularidad y arrastre entre sectores que antes eran impensables para el género.

Sin embargo, esto no es nuevo, mucho menos gratuito. Alemán lleva practicando y cultivando su estilo por más de una década, afinando su flow, su lírica y puliendo sus producciones desde que comenzó su carrera en su natal Los Cabos, cuando apenas tenía 14 años. 

Alemán ha sabido moverse entre raperos, promotores, escenas y mercenarios, ha sabido crear vínculos y contar con un sólido equipo de trabajo a su alrededor para poder abarrotar auditorios enteros. Potenciando un estilo callejero que va del rap al trap, perforando diferentes velocidades, estilos y temáticas. Pero manteniéndolo siempre real y en control.

Nada de esto sería posible si detrás de estos elementos no existiera una letra bien ejecutada, una rima colocada de forma firme y contundente, así como una mente distintiva que pueda aguantar el peso de todo aquello que hoy es consecuencia de su fama. 

Si vemos los videos de los primeros días de Alemán en la Ciudad de México, ―cuando era parte del sello Gooti Records hace unos seis años―, podemos dar cuenta que el crecimiento más notorio y destacado del rapero ha sido brutalmente exponencial, sobre todo en los últimos tres años. Desde la salida de esa obra maestra que es Eclipse (2018), Erick de Cabo San Locos, ha logrado llevar la tradición rapera del país a un nuevo nivel. 

Tutto bene, puto el nene,

lloriqueando por envidia de lo que no tiene.

Por el copión no hagas que te condene,

tiran mucho aceite, pero aceite Mennen”.

Ubicamos al Alemán en el programa familiar; al Alemalandro fumando frente a la cámara atendiendo a sus fans, hablando de tenis y contestando preguntas ociosas junto a su madre. Pero, ¿qué hay de las rimas? Volvemos al punto: nada de esa gloria que parece abrazar y reflejar el brillo de una estrella nata sería posible si hubiera barras flojas, flows genéricos o el mismo sonsonete de siempre.  

¿La rima hace al rapero?

Feli Dávalos, poeta y locutor, quien ha seguido de cerca la evolución del hip hop en México, hace un breve rastreo del crecimiento de Alemán como rapero: “Hay como dos grandes etapas. Todo lo que hizo estando allá y cuando se vino a la CDMX. Todo eso primero que hizo estando todavía en Cabo San Lucas lo hizo sobre todo con DJ Phat. Y acá primero con Gooti Records y Adán Cruz. A partir de que entra a Homegrown hay muchas voces y personas que han visto su evolución. Creo que hizo un disco muy chingón que es Rolemos Otro, que es como esa explosión adolescente de creatividad que un artista solo puede hacer una vez en la vida. Y eso le permitió estar en una posición privilegiada para hacer su siguiente disco, que es tener las condiciones que tú quieras para seguir haciendo música. Siento que eso permitió que tuviera una evolución natural como rapero”.

Esa explosión a la que hace referencia Dávalos ha tenido en Alemán una influencia muy marcada proveniente del rap gangsta estadounidense, la vida de las calles y los días en Cabos San Lucas, pero también una ingeniería compleja del uso del vocabulario, sumamente ágil, espontánea y que muchas veces sintetiza, concreta y sublima imágenes poderosas. “Quiero un toque y que las ballenas choquen”, algo que potencia mucho el músculo que el rapero tiene como poeta en forma. 

“Alemán siempre ha sido muy talentoso. Mantiene un balance muy perfecto entre ese rollo ñero malandro y rap de súperhabilidades. Y sabe hacer coros y canciones; no es un wey que nada más rapea, sino que hace canciones. Sus letras son sencillas pero elegantes, fáciles, hechas todas en el momento, ese tipo de rap escrito en el estudio, con mucha gente. Esa es la fórmula”, precisa Feli Dávalos. 

Para Luis Flores, poeta y locutor de radio, quien en 2014 puso a prueba los dotes de improvisación de Alemán con un libro de San Juan de la Cruz en su programa Muerdelenguas (Resistencia Modulada, Radio UNAM), reconoce la singularidad y fortalezas innatas del autor de “Pues qué pues” desde un ámbito aparentemente alejado del ecosistema rapero.  

“A mí lo que me impresiona de Alemán es que tiene una capacidad muy grande para trabajar con el lenguaje, para hacer que el español se vuelva plástico, elástico. Yo no sé de su vida pero imagino que él ha escuchado y conoce muy bien el género en inglés, que es una lengua mucho más maleable que el español. Y él como hispanohablante sabe trasladar esos recursos del inglés al español y que este tenga esos códigos”, apunta Flores, poeta galardonado con el Premio Nacional de Poesía Ramón López Velarde 2017.

Para darnos más luz sobre el tema, Flores (conocido en redes como Lufloro Panadero), ―estudioso de la lengua, las tradiciones, y entusiasta de los cruces y las rupturas―, aterriza algunas precisiones a fondo sobre la rima de Alemán en su generación y contexto. “La tradición de los raperos de ahora unifica una noción más grande de la literatura. Hace mucho tiempo la canción y la poesía eran una sola cosa, los primeros poemarios se llamaban cancioneros y los grandes poetas componían canciones en vez de poemas. Con la prensa y la lectura en silencio, las personas nos fuimos acostumbrando a la idea de que la literatura habita en silencio y está depositada en los libros. También la canción se fue trasladando a la música popular y hubo una ruptura ahí”, plantea.

“Ahora con el rap, los repentistas y los artistas de la palabra oral se da lo que el repentista cubano Alexis Díaz Pimienta llama “oralitura”; se unifica nuevamente las prácticas orales con las escritas. Y aunque en la norma se piensa que los raperos están más dentro de la música y los otros dentro de la literatura, en términos reales los raperos están más cerca de la literatura que los cantautores. En el rap es un trabajo mucho más intuitivo y es lo que yo rescato de Alemán: se nota que él ha escuchado con muchísima atención los ritmos y las regularidades que tienen las palabras”, continúa.

“Cuando lo escucho noto que hace ciertas cosas que en la poesía tienen nombre, realiza encabalgamientos, versos con regularidad acentual (que es muy raro), o con los criterios de la prosodia latina él de repente se avienta versos que en esos términos se podrían llamar anfíbracos o dactílicos, lo que yo les llamo ‘bloques trisilábicos’, que en cada tres sílabas pone un acento. Ese tipo de versificación está muy cercana a lo que hacían los poetas latinos hace 2,000 años, también los medievales”, precisa Luis Flores. 

Mire pinche, homie

No se pase de verga jugando con mi, 

pinche tiempo, porque todo mi tiempo es money.

Vine en un OVNI, so bitch, love me, me pongo bien zombie.

Muchas veces se piensa desdeñar al poeta como artista; al recurrir al slang y no ser libresco o letrado, como dice Flores, quien además tira por la borda este prejuicio. “(Alemán), por ejemplo dice ‘Mire pinche homie, no se pase de verga jugando con-mi’. Eso es una de las cosas más extrañas, porque primero rima dos palabras en español con una en inglés y luego ‘con-mi’ hace un encabalgamiento sumamente abrupto. Yo creo que Alemán no podría llegar a esas estrategias si leyera un tipo de poesía. Si se acerca a la literatura puede enriquecerse mucho, pero eso no es necesario para su disciplina, no porque sea inculto sino porque su cultura la va aprendiendo de otros lados. Y eso es lo que estamos viendo mucho en este siglo; uno puede enriquecer su cultura, su lenguaje y sus palabras no solo leyendo libros, sino viendo series, escuchando música, viendo tutoriales en YouTube, incluso en redes sociales y esas son otras formas de aprendizaje y en Alemán está eso”.  

La fama y el futuro que ahora me acompañan

A la par de las letras, la complejidad y el carisma también hay una evolución como artista y ser humano que han sido el soporte de su fortaleza. Para explicar mejor el fenómeno, Slang consultó al vocal de La Banda Bastón, Muelas de Gallo, quien es compañero de oficio y amigo de varios años de Erick Alemán, a quien Mu considera que tiene el mejor flow del país.

“Considero que Erick ha avanzado mucho en términos de confianza desde las primeras veces que yo lo escuché y tuve contacto con él. En los últimos años ha avanzado mucho en su flow y confianza para decir las cosas que dice y eso se nota en su lírica; ha estado aprendiendo de lo que está sucediendo alrededor suyo y lo ha adaptado bien a su estilo”, asegura.

“También creo que es muy espontáneo. Lo he visto trabajar escuchando el beat y como que se le ocurre una manera de fluir, saca por ahí una frase y se compromete con eso. Te pongo un ejemplo: él grabó con nosotros una canción del disco más reciente que tenemos, Etcétera, que se llama ‘Superstar’. Yo tenía un verso ahí desde hace tres años y le había dicho a Dr. Zupreeme (el DJ de Banda Bastón) que quería usarlo, lo grabamos como un bonus track y Erick llegó al estudio como de ‘Hey, ¿qué están haciendo?’, y ya le mostramos lo que estábamos haciendo y nos dijo que le gustaba mucho, que si le podía entrar. Le dije que claro, pero entonces ya era noche y quedamos de vernos después. Llegó el día de grabar y no llegó (estaba en el gimnasio), le marqué y le dije que si vendría a grabar. Me dijo que sí. ‘¿Escribiste?’, le dije y me dijo así como ‘Esteeee, sí, he escrito algunas cosas’. Dentro de mí dije ‘Ah, se le olvidó totalmente’. Total que llegó y soltó un flow así como de ‘la balanza, qué transa, tara la laaaaa’. Y Alemán es eso: se le ocurre algo rápido y se va con él. No le importa trabajar tanto la punch line como tal, sino la textura de la lírica”, apunta Muelas. 

Considerando que en el mundo del “hip hop deporte” los atletas compiten, ganan, pierden, pero sobre todo entrenan muchísimo para ser los mejores, existe la idea de que, al igual que en el deporte hay momentos de clímax y eventual declive. ¿En dónde está Alemán?, ¿le faltará aún mostrar sus superpoderes más ocultos?, ¿está en plenitud y solo resta mantener?, ¿qué sigue en esta escalada?

Foto: Alemán en el Vive Latino 2019, Héctor Elí Murguía.

Feli Dávalos ve un umbral de crecimiento notable, aunque con ciertos matices: “El tope que hay en México es Babo. Hay varios ahora compitiendo (Gera, Charles, Santa Fe Klan) y Alemán es como el único que no jode tanto con los otros. Tal vez la cosa sería que se haga más grande en términos de números y de audiencia (…). Tendría que conquistar el mercado gringo, la intentona real de menos. Para mí ese sería el siguiente paso y ahí está su colaboración con Berner y Be-Real, es el primer pasito. Si tuviera que dar un pronóstico, sí diría que todavía va a hacer cosas más interesantes. Tiene esa hambre, es un tipo ambicioso, prolífico, con un equipo bien hecho”. 

Para Muelas de Gallo, esta visión se amplía en términos de audiencia, pero plantea una cosa al frente: la rima ante todo. “Yo creo que aún le falta dar un salto todavía más grande, a lo mainstream, a lo superstar. Es lo que sucede con los puertorriqueños por ejemplo, con Bad Bunny y ese tipo de artistas, que se vuelven un fenómeno mundial. Yo siento que Alemán está en ese proceso de brincar y volverse más famoso desde el estilo del hip hop. Pero tiene mucho más que dar, él mismo me ha comentado ‘quiero hacer el disco más de esta manera, con una banda en vivo, con estos otros temas…’. Y él está trabajando mucho con gente de todo tipo y ahí va, eso enriquece mucho su catálogo”.