¿Cómo escucharemos música en el futuro cercano?

A lo largo del tiempo los formatos para escuchar canciones han cambiado gracias a los avances tecnológicos.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_

A partir de la consolidación del streaming en 2018 y la forma en la que ha cambiado el consumo de música a lo largo del tiempo, surge el siguiente cuestionamiento: ¿a través de qué formato escucharemos canciones en un futuro? y ¿cuánto durarán?

Para responder dichas preguntas, algunos medios de comunicación como Dazed y The Guardian han escrito sobre la ola de cambio que ha existido a lo largo del tiempo y han sacado sus propias conclusiones al respecto, con base en declaraciones de personas experimentadas en la industria musical y datos duros.

Los formatos

Tomando en cuenta el periodo conocido como "música moderna" en la historia de la música -dejando de lado el periodo antiguo, medieval, renacentista y barroco, en los que la música solo podía escucharse en vivo-, los formatos de reproducción de música se han convertido en un factor fundamental de consumo. Ejemplo de ello son los vinilos, el casete, el CD, el mp3 y últimamente el streaming, formato que cambió nuestra forma de escuchar música y que puede adaptarse mejor a la forma en que consumimos contenido a través de nuestros smartphones.

En la actualidad estamos siendo testigos de los primeros indicios de cómo la música comienza a evolucionar, publicándose a través de redes sociales. A principios de julio, Jaden Smith, lanzó un álbum a través de Instagram TV, una primera muestra de que, en un futuro, este tipo de plataformas podrían convertirse en un medio para consumir música.

¿Cómo ha cambiado el tiempo de duración de una canción y que relación tiene con el formato?

Hoy en día, la duración de una canción pop, según Laura Snapes (editora de música de The Guardian) influye en el éxito que esta tiene, aunque no es un factor que limite a un artista como ocurría antes con la radio, que fomentaba que las canciones no duraran más de 3 o 3.5 minutos.

De hecho, escuchar canciones cortas podría convertiste en algo cotidiano: “pienso que una canción pop de 3.5 minutos es inmortal… no pienso que hayamos perdido la habilidad de escuchar una canción larga, pero Spotify induce una mentalidad de escuchar sin comprometerse a terminar de escuchar una canción”, señala la editora en entrevista para Dazed.

Bajo ese criterio, canciones cortas como “Gucci Gang” de Lil’ Pump -que se convirtió en la canción más corta en entrar a la lista Billboard Hot 100 desde 1975 según The New Yorker-, y álbumes como Whack World de la rapera Tierra Whack -que está compuesto por 15 tracks de canciones que no duran más de sesenta segundos-, podrían encajar bien en algún formato como el de IGTV.

Con el tiempo, redes sociales como Instagram, que son pensadas para funcionar a través de un teléfono, podrían adaptarse para ser un nuevo formato de escucha musical o viceversa: los artistas podrían optar por hacer canciones para que sus seguidores las escuchen desde la plataforma su elección en la palma de su mano.

Lee: ¿Existe la payola en el mundo del streaming?