Dave Grohl habla sobre el más reciente disco de Foo Fighters y el ocaso del rock

El músico señaló que Greg Kurstin, quien trabajó con él en este álbum, está a la altura de productores como Brian Wilson y George Martin.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_

En una entrevista reciente para Rolling Stone, Dave Grohl expresó lo que sentía sobre el ocaso del rock, qué siente respecto a seguir de gira a pesar de los años, y señaló que Greg Kurstin, productor que trabajó con él para el más reciente disco de Foo Fighters, era uno de los mejores de la industria actualmente.

El músico destacó que fue después del concierto 12/12/12, un show de beneficencia organizado para donar vía telefónica para los damnificados del huracán Sandy, que puso atención al tema del retiro de algunas bandas y artistas de rock: “estaban todos los grandes — McCartney, los Stones, The Who, Roger Waters. La mayoría de esas personas provienen de un marco específico en el tiempo y pensé: ‘bien, dios, ¿eso significa que en algún punto se va a cerrar ese espacio en el tiempo y se va a disipar muy rápido?”.

Cuando le preguntaron si alguna vez había razonado la idea de que tanto Foo Fighters como bandas de su generación como Pearl Jam y Guns N’ Roses estarían en los zapatos de McCartney, Mick Jagger, Pete Townshend y demás, Grohl niega estar a la altura de esos artistas y menciona: “es raro. Primero que nada, no puedo creer que sigamos siendo una banda después de más de 20 años. No puedo creer que toquemos en arenas y estadios. Ha llegado a tal punto que veo a la audiencia de Foo Fighters y no veo playeras de la banda”.

Agrega que la banda se ha convertido en algo genérico: “(en los shows) veo gente de sesenta y setenta años, niños de 10 años, adolescentes, y me parece que cuando vamos a una ciudad y la gente escucha que hay un concierto de rock, ellos van. Así que llegamos a ese punto en el que pienso que representamos algo… um… general”.

Para Grohl, llegar a esta etapa para Foo Fighters significa “concentración” a lo hora de tocar y disfrutar la vida aparte cuando termina el show: “la banda ocupa una gran parte de nuestras vidas pero no es toda nuestra vida. Así que, cuando lo hacemos, nos enfocamos toda la noche a hacerlo”.

Además, enfatiza que, a comparación de otros tiempos, no hay grandes estrategias detrás de las giras después de décadas de seguir tocando: “no creo que nadie planee una gran estrategia… hay muchas bandas de rock and roll que tienen la misma oportunidad. Bandas que aún pueden hacerlo. Quiero decir, ¿no te imaginas que en algún momento los Arctic Monkeys harán lo mismo? Apuesto a que lo harán. Platicaba sobre esto por mensaje con un amigo de Cage the Elephant. Me imagino que en algún momento, estarán en la misma posición”.

Sobre Greg Kurstin, quien trabajó para él en el más reciente disco de Foo Fighters, Concrete And Gold, y que entre sus producciones más destacadas se encuentran el álbum debut de Liam Gallagher, Colours de Beck, 25 de Adele, entre otras, el músico señala que es uno de los mejores productores que existen en la industria: “Sin duda es uno de los productores más talentosos que he conocido en toda mi vida. Honestamente lo pondría a la altura de Brian Wilson o George Martin. Suena loco pero no bromeo. Puede co-escribir los arreglos de canciones como “Hello” de Adele o hacer la canción más chingona de Beck que podrás escuchar en la vida”.

“Puedes verlo bocetar un demo de un cuarteto de cuerdas en ocho minutos. Todas las cuerdas y las armonías de “The Sky Is A Neighborhood” -canción de Concrete And Gold– es una sección que hizo en cinco minutos y parece sacada de Fantasía de Disney. Lo escuchas y entonces dices como ‘¿de que parte del planeta vienes, hombre?’, pienso que fue emocionante trabajar con él porque con Foo Fighters no acostumbramos a trabajar con gente que no conocemos. Conocí a Greg hace años porque estaba en una banda pero no sabía que era productor”, concluye Grohl.