De Bugatti a Ferrari: Los autos de Karol G, Anuel AA, Raphy Pina y más

Este año los puertorriqueños estrenaron Bugattis; los colombianos, Ferraris, pero estas no son las únicas firmas a las que son asiduos los artistas de reggaetón y trap, quienes también tienen autos marca Rolls-Royce, Land Rover, Lamborghini, Porsche y más.
Iraís M.
Fotos: Maluma, Anuel AA y Karol G, Instagram oficial.

Bien podríamos definir a los últimos meses como el periodo de tiempo en el que los reggaetoneros puertorriqueños como Anuel AA y Bad Bunny se compraron un Bugatti; mientras que los colombianos como Karol G, J Balvin y Maluma apostaron por la marca Ferrari. Aquí recopilamos algunos de los muchos vehículos que tienen estos artistas.

Karol G: Ferrari, Mercedes-Benz y Rolls-Royce

La cantante colombiana se regaló a sí misma, con motivo de su cumpleaños número 30, un Ferrari blanco Spider 812 GTS 2021. “Me aburrí de la jeepeta y saqué un maquinón”, publicó Karol G en su cuenta de Instagram tras dar a conocer su nuevo coche, cuyo precio puede ir de los 340 a los 500 mil dólares; es decir, de los 7 a los 11 millones de pesos mexicanos.

Fotos: Instagram Karol G

Antes de esta adquisición, a la cantante colombiana ya la habíamos visto en un Mercedes-Benz GLE 43 AMG morado, que costó al menos 2 millones de pesos mexicanos (sin la customización); en un un Rolls-Royce Wraith amarillo con negro que le regaló Anuel AA y cuesta aproximadamente medio millón de dólares; y sabemos que tiene hasta un yate.

Anuel AA: Bugatti, Lamborghini, Rolls-Royce y más

Una de las más recientes adquisiciones de Anuel AA es su Bugatti Veyron Grand Sport blanco perla, mismo que adquirió con Wires Only por alrededor de 2.5 millones de dólares (más de 49 millones de pesos mexicanos). El rapero también tiene un Lamborghini Aventador SVJ que antes era rojo pero después fue customizado con inspiración en Dragon Ball Z; así como una Lamborghini Urus que ha personalizado en tonos morado tornasol, rojo, amarillo fluorescente y hasta con personajes de caricatura.

También lo hemos visto en una Hummer H2, un Rolls-Royce Ghost, un Polaris Slingshot  —el batimóvil que le regaló Karol G—, un Porsche Panamera, un Ferrari y varias motos, aunque no sabemos si todavía conserva todos estos vehículos.

J Balvin: Ferrari

Hace algunas semanas J Balvin causó conmoción en Castilla, barrio de Medellín, para filmar un videoclip con un Ferrari LaFerrari 2015. Este auto es color Giallo Modena y puede alcanzar hasta 370 kilómetros por hora. Solo hay 499 ejemplares del vehículo y uno de estos es de Drake. Igual que Anuel AA, el colombiano apostó por Wires Only para esta compra.

Cuando el colombiano le mostró su mansión en Llanogrande y su loft en Medellín a Architectural Digest pudimos ver que el reggaetonero tiene muchos más autos que este. 

Bad Bunny: Bugatti

Aunque no es su único auto, uno de los vehículos más famosos de los artistas puertorriqueños es el Chiron Sport “110 Ans Bugatti” de Bad Bunny. Benito se lo compró para su participación en los Latin Grammy y, como no es tan geek de los coches como algunos de sus colegas, llegó a asegurar que ya no sabe qué hacer con él. El modelo solo tuvo una producción de 20 unidades y cuesta, al menos, 3 millones de dólares (casi 64 millones de pesos mexicanos).

Maluma: Ferrari

El Pretty Boy estrenó este Ferrari 488 GTB negro mate en Medellín, Colombia. Este coche Maluma alcanza los 355 kilómetros por hora y el color le da un aire al del famoso Ferrari Testarossa negro de Maradona, a quien el cantante conoció en persona. Aparte, el colombiano también tiene un avión privado Gulfstream G450.

Raphy Pina: Rolls-Royce, Land Rover y más

El manager de Daddy Yankee y Natti Natasha tiene aparte de un avión privado, motos acuáticas, carritos de golf y dos yates varios vehículos. A Raphy Pina ya lo hemos visto en un Lamborghini Urus 2019, una van Rolls Royce, un Porsche Taycan Turbo S, dos camionetas Lexus, una Land Rover Defender y un Lamborghini Huracán 2019.

El empresario estuvo a punto de comprarse el Chiron Sport “110 Ans Bugatti” con el que se fotografió El Alfa, pero desistió de la compra porque el vehículo no tenía portavasos y, según él, no le alcanzaba el dinero.