Disney apuesta por la rentabilidad de las mismas historias y no por la creatividad

Mientras la empresa está en números rojos debido al desempeño de las producciones cinematográficas de Fox, podría haber secuela de la versión live action de 'Aladdin'.
Pamela Escamilla
Aladdin. Foto: IMDB

Si creías que haber visto remakes de Aladdin, El Rey León y Dumbo en el intervalo de solo algunos meses era demasiado, esto no es nada. El productor Dan Lin confirmó a Comicbook que en Disney ya están en pláticas sobre una segunda parte para la versión live action de Aladdin.

Los remakes live action y spin offs de películas animadas de Disney ya pasaron por Maléfica (2014), Cenicienta (2015), El libro de la selva (2016) y La Bella y la Bestia (2017), pero las reinterpretaciones de las historias que en algún momento parecieron buenas ideas, hoy parecen excesivas

Próximamente también veremos el remake de La dama y el vagabundo (2019), Mulan (marzo 2020) y Maléfica 2 (mayo 2020), pero como apunta Collider todavía están pendientes las fechas de estreno de Prince Charming, Oliver Twist, Cruella, La sirenita, Blancanieves, El jorobado de Notre Dame, Tink, Peter Pan, La espada en la piedra y Lilo & Stitch, mientras que We Got This Covered asegura que un reboot en puerta podría ser el de Bambi.

¿Es necesario hacer todos estos filmes, más la secuela de Aladdin? ¿En verdad pasaría algo si las nuevas generaciones de niños no conocen una historia de 1942 como la de Bambi? Disney evidentemente está procurando la rentabilidad máxima de sus productos a costa de lo que sea. 

Dinero vs. creatividad

Bob Iger, director de Disney, recientemente reportó que la compañía ―también propietaria de Pixar, Marvel y Lucasfilm― tuvo pérdidas de alrededor de 170 millones de dólares en el segundo trimestre de 2019 debido al desempeño comercial de las producciones de la 20th Century Fox

No están en condiciones de apostar por nuevas historias, con los gastos que eso implica, cuando pueden explotar al máximo las propiedades que ya tienen. Por ejemplo, en el caso del remake de La sirenita ―proyecto en el que Harry Styles rechazó participar después de que se le ofreciera el personaje del príncipe Eric, según The Warp, Disney apuesta por una protagonista negra en favor de la inclusión. Aunque esto se agradece, se celebraría más que crearan historias nuevas escritas para personajes que representen a la sociedad diversa de la que formamos parte. 

Entre las producciones de Fox lanzadas vía Disney, de acuerdo con Variety, se encuentran los fracasos en taquilla de X-Men: Dark Phoenix, Stuber y The Art of Racing in the Rain. ¿Cómo iban a tener otros resultados si competían con propiedades de Disney como Avengers: Endgame, Aladdin y El Rey León? Es como Mark Zuckerberg contra WhatsApp e Instagram: alguna de sus propiedades iba a terminar perdiendo.

Todo esto no significa que el futuro financiero de Disney sea incierto. Recordemos que al comprar Fox no solo se adquirió el estudio cinematográfico de la compañía, sino canales como Nat Geo y FX, y propiedades televisivas como Los Simpson. Tal vez la recuperación del rendimiento económico de la empresa podría venir tras el lanzamiento de Disney+, plataforma de streaming que contará con material de todas las propiedades de su catálogo, así como con las series del Universo Cinematográfico de Marvel.

¿Será que cuando Disney consolide su plataforma de streaming y sus finanzas volverá a apostar por la creatividad y las nuevas historias?