Eddie Chacon, de one-hit-wonder a representante del nuevo soul

Con 'Pleasure, Joy And Happiness', disco aclamado por la crítica en 2020, el cantautor vuelve de una ausencia de más de 20 años.
Ricardo Pineda
Foto: Eddie Chacon, Facebook oficial.

Con frecuencia la vida nos pone en el lugar y tiempo justos, sin embargo, éstos a veces no coinciden con aquello que deseamos y eso justamente pasó con Eddie Chacon

En 1992, el destino parecía recompensar los sueños y talentos musicales del californiano, quien tras la oportunidad de un primer contrato discográfico, logró un hit mundial con la canción “Will I Lie to You”. No obstante, las cosas tomarían un rumbo muy distinto dentro de poco y por un largo tiempo.

Pese al talento para facturar un buen pop-soul, Charles & Eddie —nombre del dueto con el que Chacon se lanzó al ruedo—, la voracidad de la industria de la época y las piezas precisas con el timing menos afortunado abrirían un abismo en la carrera artística de Eddie Chacon. 

Tras la inclusión de la canción “Wounded Bird” como el tema de amor de la película True Romance (1993) de Tony Scott, así como la poca repercusión de su segundo disco, Chocolate Milk (1995), Josh Deutsch quien los firmara en Capitol Records y fuera clave para el despegue y desarrollo del proyecto—, abandona el barco para irse a otra disquera, dejando a Charles & Eddie a la deriva, misma que vendría a cerrar de manera desafortunada con el fallecimiento de su amigo y compañero de grupo, Charles Pettigrew

Pese a que la pasión y dedicación con la música continuaron vigentes en Eddie Chacon, el tiempo y las cosas hicieron mella, haciendo que este apagara la luz de su estudio en 2005. Un día, un amigo le mandó una cámara fotográfica con un mensaje, una luz: “podrías ser bueno en esto”. Eddie comenzó entonces una carrera como fotógrafo de modas que lo hizo explorar otra faceta de sí mismo. 

Pero la música estaba presente aún y la curiosidad de su pareja, la entonces estilista de vestuario Sissy Sainte-Marie, estimula a Chacon a probar de nueva cuenta la música con el proyecto The Polyamorous Affair. Lo mejor estaba por venir.

Ligero y reposado

En algún punto, un Eddie Chacon de más de 50 años comienza a retomar la creación musical como una práctica placentera, misma que en algún punto se encuentra en una charla dentro de un auto en Los Angeles, gracias a un amigo en común, con la visión del músico y productor John Carroll Kirby, tecladista, músico y productor, quien produjera buena parte de las canciones de When I Get Home de Solange, además de colaborar con artistas de la talla de Frank Ocean, Harry Styles, Sebastian Tellier o Blood Orange, entre otros. 

El resultado de ese encuentro fue el regreso de Chacon al mundo musical y discográfico, con un álbum que es toda una revelación soul de dulzura, sensualidad y calma, haciéndole honor a su nombre: Pleasure, Joy And Happiness (Day End, 2020), un compendio de ocho canciones impecables, el cual ha sido aclamado por la crítica especializada y que agotó en su primera preventa todas las copias físicas. 

El disco, que además del poderío único como letrista y cantante de Chacon y la sutil producción de John Carroll Kirby -quien, dicho sea de paso, también se anotó un disco de altos vuelos en plena pandemia (My Garden, Stones Throw Records, 2020)- que cuenta también con la participación de Lamar Carter, quien fuera percusionista en el sonido celestial del Kanye West Sunday Service

Lo correcto y lo natural

En exclusiva para SLANG, Eddie Chacon nos cuenta cómo surgió Pleasure, Joy And Happiness, un disco que parece ideal para calmar la ansiedad pandémica, de tintes sutiles y extraordinarios.

El mundo comenzó a parecerme pesado, así que me propuse crear algo que fuera un descanso del caos. Algo rejuvenecedor. Tuve la suerte de conocer a John Carroll Kirby, quien pudo ayudarme a crear un sonido que encarnaba eso. Volver a la música incluso después de tantos años de descanso se sintió correcto y natural. Simplemente volví a hacer algo que he hecho desde que era niño.

“Estoy agradecido por la oportunidad de volver a hacer música. Me alegro de que el sentimiento del disco esté resonando en la gente. Es un disco silencioso, así que no estaba seguro de que encontrara el camino dadas todas las opciones que tiene la gente en estos días”, precisa Chacon, quien se encuentra en pleno cambio de casa, dejando atrás el sol californiano que parece estar presente de alguna forma en su disco.

Con teclados y atmósferas suaves, un soul que tiene como clave “evitar el soul” y dejar que la música fluya, la belleza que entraña el disco de Eddie Chacon atiende al tino y la dirección musical de Carroll Kirby, quien mantiene un groove demasiado suave, dejando que las letras y las melodías se rocen de forma tenue. “Hurt”, “My Mind Is Out Of It’s Mind” o la canción que da título al disco son prueba de ello.

“La atmósfera que creó John Carroll Kirby para mí fue ligera y relajada. Sin expectativas. Pasábamos el rato en la cocina y hablábamos, bebíamos café, comíamos buena comida. John es un gran cocinero. Entramos un rato al estudio y luego volvíamos a la cocina. Para cualquiera que nos viera, podría haber parecido que no estábamos haciendo nada. Pero después de unos meses de esto, ambos acordamos que teníamos un buen disco y eso fue todo”.

“Me gusta que me inviten a bailar”

Pleasure, Joy And Happiness es un disco necesario para estos tiempos turbulentos. Es corto pero poderoso y uno podría tenerlo en loop para calmar las aguas todo el tiempo, un tiempo que parece haberse movido inevitablemente, pero que encontró a Eddie Chacon de nuevo con la música. “El álbum refleja en dónde estaba en ese momento y todavía siento que estoy en el mismo lugar; me encuentro pensando mucho en el contraste entre la melancolía y la celebración, así que tal vez eso se incorpore a mi trabajo algún día”, reflexiona quien apenas hace algunos años fuera una suerte de músico retirado de sus glorias pasadas vuelto fotógrafo de modas.

Al respecto de estos giros de tuerca en la vida, Chacon comparte su visión: “Me encanta ese proceso de dejar que la vida se salga con la suya. Por no decir que no soy ambicioso, pero me gusta que me inviten a bailar. Siento que está lo que quieres hacer y lo que el universo quiere hacer contigo. Intento no luchar contra eso”.