El impacto cultural de la prohibición de The Beatles en Rusia

La música y la imagen de la banda británica fueron calificadas como una amenaza durante varios años.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_

Durante un largo periodo, Rusia se aisló de la música popular. Según el gobierno, las costumbres occidentales y la difusión del capitalismo eran un peligro para la ideología socialista que heredaba el régimen estalinista.

De acuerdo con un artículo de Culto, la mayoría de la música occidental popular fue prohibida desde el comienzo de la Unión Soviética en 1922 hasta mediados de los ochenta.

En 1962, uno de los fenómenos musicales más relevantes de la historia llegó a las pantallas de televisión del mundo: The Beatles tocaban “Love Me Do” -su primer sencillo- en The Ed Sullivan Show, uno de los programas televisivos con más audiencia en Estados Unidos.

Expuestos al mundo como un producto británico reforzado por la nación de las barras y las estrellas, el estado soviético vio como una amenaza a John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr. Fue tal el impacto social, que el gobierno prohibió el ingreso, venta y difusión de la música de la banda británica. Se aplicaban castigos a quienes escuchaban sus canciones y la policía estaba autorizada a cortar el cabello de aquellos que los imitaban.

En la televisión soviética, existía propaganda en contra de la banda que mostraba imágenes del Klu Klux Klan y de la violencia suscitada al sur de Estados Unidos, sincronizadas con el audio de las fanáticas de The Beatles y un conductor amenazante diciendo: "sigan bailando, muchachos, no miren a su alrededor, realmente no quieren saber lo que está sucediendo”.

Esto provocó un movimiento secreto en el que los discos de The Beatles fueron traficados por marineros, actores, comerciantes y otras figuras sociales que tenían acceso al mundo occidental. Además, generó una marca que penetró más allá del gusto musical.

"Una vez que la gente escuchaba la música de The Beatles, nada encajaba. Lo que vaticinaba el gobierno sobre el país no correspondía con lo que la gente estaba escuchando. El sistema estaba construido basado en miedo y mentiras; en este sentido, The Beatles le pusieron un fin al miedo y expusieron las mentiras”, menciona Leslie Woodhead, representante de una televisora rusa en un artículo de The Guardian.

“Entre más perseguía el estado a los que escuchaban a The Beatles, más exponían la falsedad y la hipocresía de la ideología soviética”, menciona la historiadora rusa Mikhail Safonov en el mismo artículo. "La beatlemania arrasó con los cimientos de la sociedad soviética", agrega.

“The Beatles trajeron a nosotros la idea de la democracia. Para muchos, fueron el primer agujero que penetró a la Cortina de Hierro”, destaca la cantante de rock Sasha Lipnitsky.

El impacto de The Beatles en la música rusa

"No había banda en la Unión Soviética que no comenzara como una banda tributo de The Beatles”, dice Woodhead en el texto del diario británico y resalta la existencia de Andrei Makarevich, quien formó una banda inspirada en la banda británica llamada Time Machine que fue popular en los sesenta por ser calificada como "no-rusa” y “defensores de la indiferencia”.

Paul McCartney en Red Square

En 2003, Vladimir Putin invitó a Paul McCartney para presentarse en la Plaza Roja en la capital, Moscú. El ex integrante de The Beatles aceptó y cumplió el sueño de aproximadamente 35 mil rusos que esperaban con ansias su llegada, después de un régimen que prohibió su música.

Algunos, como Woodhead, ven este suceso como uno de los primeros grandes acuerdos entre cultura, economía y política de su país.