El rock está muerto y el hip hop está más vivo que nunca

Te contamos las razones por las que pensamos que el género musical de las guitarras eléctricas ya está en el cementerio.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_

Debo aceptar que me cuesta decirlo. Todo comenzó cuando, hace dos años, en una vertiginosa junta editorial, uno de mis más fieles colaboradores y de los más talentosos, me dijo que “el rock no era tan importante” para la historia de la música. “En dado caso es más importante el hip hop”, dijo.

Ardido, entré en calor e intenté “amaestrarlo”, por supuesto, explicándole la relevancia de ese género presumiendo la influencia que tuvieron desde Elvis Presley, pasando por The Beatles, Los Rolling Stones, Pink Floyd y hasta Pearl Jam. No me detuve a pensar lo que me estaba diciendo. Supongo que esto le sucede a cada defensor del género que existe actualmente.

A tres años de esa reunión, aunque admiro, acepto la relevancia histórica del género, y cada vez que suena el solo de guitarra de canciones como “Stairway To Heaven” y “Shine On You Crazy Diamond” me siento como nunca, en esta ocasión me uno a las voces que han declarado que “el rock está muerto”.

¿Por qué? Porque el contexto lo demuestra. Una profesora de comunicación en la universidad señalaba “sin contexto, no hay pretexto”, o en este caso puede traducirse: la sociedad crea, mata o revive ciertos momentos artísticos de acuerdo con lo que se está viviendo.

El rock es un género que le pertenece a su tiempo. Es un estilo musical de la posguerra; es el resultado artístico de la catarsis provocada por el fallido sueño americano y, por supuesto, es un derivado de los adelantos tecnológicos como la llegada de la instrumentación eléctrica que forma parte de su estructura hasta gramatical -el rock no existe sin la guitarra y el bajo eléctrico-.

Noisey lo señala bien: “a lo que la gente se refiere es que, desde el punto de vista de la industria, el género ha sido eclipsado en todas las medidas de lo que es popular y lo que es rentable, por el pop, el hip-hop y el EDM. Y bajo esos estándares, pues sí, el rock ha muerto”.

El rock carece de tanta relevancia actualmente que lo más álgido del estilo musical es una vil calca. Nacida de la herencia familiar y la nostalgia terca, Greta Van Fleet, banda formada por cuatro chicos de menos de 20 años de edad, es un fenómeno actual (sí en 2018) que tiene capturados a todos esos que están atrapados en la prisión de los recuerdos, al crear canciones que más que un homenaje, parecen un intento de recuperar los riffs que Jimmy Page consolidó a principios de los años setenta.
Greta Van Fleet – When The Curtain Falls

Tomando en cuenta cifras de plataformas como Spotify, bandas como Queen, Gun’s N Roses, Red Hot Chili Peppers y The Beatles, son las más escuchadas, lo que significa que lo que más se escucha de rock al momento son canciones que se hicieron por lo menos hace más de una década.

Por otro lado, y siguiendo el pensamiento de mi querido colega, el hip hop tiene una fuerza cultural más que poderosa. En primer lugar, es el género musical más escuchado en el mundo según números de las listas de popularidad, en segundo, porque describe a nuestros tiempos (podríamos ver el Pulitzer que se llevó Kendrick Lamar) y tercero porque contiene en su esencia la memoria musical de la humanidad en sus sampleos y en sus rimas.

Otra muestra es el triunfo desmesurado de personajes como Drake, quien es el máximo estratega de la industria, al dominar plataformas de streaming, y colocar más canciones de forma simultánea en la lista más importante de Estados Unidos: Billboard Hot 100, que toma en cuenta ventas físicas, digitales y reproducciones en streaming.

La música ha evolucionado y a nivel cultural, los géneros urbanos como el hip hop, el reggaetón y la electrónica, muestran lo que la sociedad vive: quiere rapear pero también quiere bailar. Aquel héroe de la guitarra se ha extinguido y el mundo ahora gira en torno a lo que dictan personajes como Drake, Luis Fonsi, Bad Bunny y el ambiente electrónico de los DJs.

Debo aceptar, que como seguidor fiel, el hip hop tiene más relevancia que el rock en estos tiempos. Sí, el rock está más muerto que nunca.