Entre el amor y el odio: ¿te quedas con Spike Lee o con Donald Trump?

Sin duda, el discurso de agradecimiento del icónico director en los Oscar hizo enojar al presidente.
Natalia Ríos

Cuando Bernie Sanders asegura que Donald Trump es el peor presidente de la historia de Estados Unidos podría llegar a pensarse que se trata de una afirmación exagerada, en especial si proviene de un político de la oposición que busca ocupar su lugar en 2020.

Pero al recordar sus palabras en octubre de 2016, a pocos días de las elecciones presidenciales, su visión adquiere un tono profético: “Trump sería una catástrofe para Estados Unidos”.

Y es ahí exactamente donde se encuentra el país norteamericano en este momento: en medio de una catástrofe cuyo poder de destrucción seguirá manifestándose en los años por venir.

Por eso es que cuando un director como Spike Lee asiste a la premiación más importante de la industria del cine, era de esperar que buscara fijar una postura, no sólo como un realizador que jamás había recibido un Oscar a pesar de su enorme legado, sino como un activista que ha dedicado su vida a luchar por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos.
Instagram
Lee: Lista completa de ganadores y lo mejor de los Premios Oscar 2019

 

Una decisión moral entre el amor y el odio

En su discurso de aceptación del Oscar a Mejor Guion Adaptado por Blackkklansman, Lee se refirió a su abuela ―hija de esclavos― quien ahorró durante décadas para poder enviarlo a la universidad a estudiar cine. Y a continuación destacó que las elecciones presidenciales en Estados Unidos están a la vuelta de la esquina, por lo que instó a la gente a estar en el lado correcto de la historia, a hacer una decisión moral entre el amor y el odio y a, simplemente, hacer lo correcto.

Sus enormes anillos lo indicaban claramente: en la disyuntiva entre el amor y el odio no caben puntos medios. Se está de un lado o de otro.
Instagram

Horas más tarde, y aunque jamás pronunció su nombre, Trump se dio por aludido y le respondió en Twitter: “Estaría bien que Spike pudiera leer sus notas, o mejor aún, que no tuviera que usarlas para nada cuando use un tono racista contra su presidente, quien ha hecho más por los afroamericanos que casi cualquier otro presidente: la aprobación de una reforma al sistema de justicia, los índices más bajos de desempleo en la historia entre la comunidad afroamericana y la reforma fiscal”, señaló.
Tweet
Lee: Los enfrentamientos de Trump con los músicos a lo largo de 2018

Como es habitual, las palabras de Trump contrastan con la realidad. Tras su llegada al poder, el FBI advirtió de un desmesurado aumento de los crímenes de odio en Estados Unidos. Según el informe presentado por el Buró de Investigaciones, los incidentes reportados de delitos de odio se elevaron 17% tan solo en 2017.

Y esta tendencia negativa no dejó de crecer. Un informe presentado la semana pasada reveló que el número de grupos radicales que operan en el país alcanzó un récord al situarse en 1,020 en 2018, lo que representa un incremento por cuarto año consecutivo, coincidiendo con la presencia de Donald Trump en la política.

“Estos son grupos que han sido incitados por el discurso de Trump”, denunció la organización Southern Poverty Law Center (SPLC).

Se trata de un reporte que causa alarma porque demuestra que en 2018 los grupos extremistas alcanzaron su máximo nivel histórico, luego de aumentar 30% en los últimos cuatro años, justo desde el momento en que Trump anunció que contendería por la presidencia, en junio de 2015.

Si Spike Lee decidió plantear su crítica en términos tan simples es porque no hay otra manera de verlo, e incluso para Trump fue bastante claro: ¿quién si no él representa el odio? No deja de ser una gran ironía que se diera por aludido siendo que su nombre jamás fue mencionado en ese discurso.
Instagram

La otra polémica: el triunfo de Green Book

En el momento en que se anunció a Green Book como ganadora del Oscar a Mejor Película, Spike Lee se levantó de su asiento y se dirigió a la salida del teatro. En la puerta, le pidieron que regresara a su lugar. Y lo hizo, no sin antes darle la espalda al escenario mientras el equipo de Green Book aceptaba el premio. A los pocos minutos el realizador de Brooklyn estaba de vuelta junto al resto del crew de Blackkklansman.

No estaba conforme con la decisión, y así lo expresó en la rueda de prensa posterior a la ceremonia. “¡Más champaña, por favor!”, dijo en tono de broma para referirse al momento por el que estaba pasando. A esas alturas, las seis copas de champaña que había tomado ya habían hecho su efecto mágico, pues expresó su desacuerdo entre risas y con ironía.

Cada vez que alguien es chofer de alguien pierdo. ¡Pero ellos cambian el escenario! Aunque en 1989 no fui nominado (en referencia a Do the Right Thing en la categoría a Mejor Película, honor que fue otorgado a Driving Miss Daisy), esta vez sí lo conseguimos”, señaló.

Definitivamente no estaba de acuerdo con que Green Book ganara el premio a Mejor Película. Entre risas, el fan de los New York Knicks bromeó: “Pensé que estaba en un partido [de basket] en el Madison Square Garden, a nivel de cancha, y que el árbitro había tomado una mala decisión”, señaló.
Spike Lee Calls ‘Green Book’ Oscar Win a ‘Bad Call’

Era simplemente Spike Lee siendo Spike Lee, quien durante años se ha distinguido por expresar su punto de vista sin detenerse ante la corrección política o sin tener que esperar al momento más conveniente para estar a tono con la conversación general. Su manera de ir a contracorriente no se reduce a sus planteamientos en el cine: en su caso se trata de una postura de vida.

Si Blackkklansman, Roma o Green Book merecían ganar o no, es lo de menos. Las palabras de Lee sirven para subrayar que el desacuerdo y la inconformidad deben expresarse siempre, en todo momento, en cualquier lugar. Sobre todo, si la finalidad es evidenciar un discurso de odio como el Trump.

Lee: A los Oscar les falta otro siglo para ser 100% incluyentes