Entrevista Slang | El virtuosismo del jazz británico está en las manos de Tom Misch y Yussef Dayes

Platicamos con el músico, compositor y productor Tom Misch sobre su trayectoria, su álbum con Yussef Dayes y 3 discos que marcaron su vida.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_
Foto: Tom Misch y Yussef Dayes en el estudio, Bardha Krasniqi, Caroline. Int.

En algún momento de mi adolescencia empecé a leer revistas para conocer más de música.

Comencé con Rolling Stone, una publicación que lleva más de cinco décadas siendo una autoridad en el tema.

Sin tener dudas o cuestionar la información ahí presentada me tragué cosas como que Elvis Presley era “el Rey del Rock & Roll” o que Jimi Hendrix era “el mejor guitarrista del mundo”.

A las editoriales les/nos encanta hacer eso. Listados en los que enumeramos los talentos y virtudes de artistas, actores y obras en general.

En algún momento, durante una plática con amigos en ese periodo de mi vida, reflexioné más al respecto: “¿Qué tal si había alguien fuera de la industria musical que es más virtuoso que el propio Hendrix?”.

Existe una cantidad innumerable de músicos talentosos que no están bajo el foco mediático o no tienen el presupuesto de una disquera y, aún así, están haciendo cosas increíbles para la música.

Algunos han encontrado refugio en YouTube, donde publican desde canciones originales hasta covers, y otros simplemente prefieren mantenerse con un bajo perfil.

Actualmente en Inglaterra, ―el mismo país que llevó su “invasión” de rock a nivel global en los años sesenta―, se está gestando un movimiento relacionado con el jazz que vale la pena conocer.

Uno de los artistas más visibles de esa escena es Tom Misch, músico, compositor y productor originario de Londres que ha lanzado hasta la fecha dos álbumes que merecen ser escuchados de principio a fin: Geography (2018) y What Kinda Music (2020).

Esta última es una producción colaborativa en la que trabajó junto a otro representante del mismo grupo de músicos talentosos que abandera el nuevo sonido del jazz inglés: el baterista Yussef Dayes.

Foto: Tom Misch y Yussef Dayes en el estudio, Bardha Krasniqi, Caroline. Int.

La receta musical del disco es peculiar: La guitarra de Misch se distingue por los efectos que utiliza constantemente (un chorus y un harmoniser), mientras que Dayes imprime su sello jugando con los tombs y los rides de una manera espectacular.

Tom Misch estudió a los 22 años la carrera de “tecnología musical” en la universidad Langley Collage For Boys y posteriormente estudió en el conservatorio de música y danza Trinity Laban.

“En Inglaterra tienes la posibilidad de elegir tus materias en la escuela y a los 16 años me decidí por ‘tecnología musical’. Ya tocaba la guitarra, pero esto me permitió grabar mis propias cosas y producir mis beats. Ya lo hacía, pero después la escuela me hizo más profesional”, dice Tom en entrevista para Slang.

A comparación de sus compañeros, Misch siempre quiso alejarse de las reglas estructurantes que ofrece la educación académica musical: “Cuatro años después entré a estudiar guitarra para aprender jazz, pero cuatro meses después abandoné la escuela”.

Foto: Caroline. Int.

En 2018, Tom lanzó su disco debut integrando elementos de funk y disco en un estilo que remite al pop alternativo, donde además de componer e interpretar los instrumentos, el músico canta, produce y mezcla:

Geography es mi primer disco propiamente hablando, es el primero en el que canto”, menciona. “Ya había lanzado varias canciones y un EP, pero en este proyecto quería desarrollarme como compositor y permitir que fuera un campo abierto para experimentar con la guitarra”.

Acerca de la producción de ese álbum, Tom dice: “Produje todo el disco yo solo. Me ayudaron a moverle a algunas cosas pero la mayoría del disco lo hice yo. También lo mezclé, que es una de las cosas más importantes para mí, casi el 70%”.

Pasé 6 meses trabajando nada más en este álbum. En ese momento estaba inmerso en la música disco y en la música brasileña. Yo creo que eso le dio esa vibra totalmente disco”, concluye sobre el álbum que lo puso en el mapa.

A comparación de varias colaboraciones de la actualidad, en las que los sellos discográficos planean estratégicamente featurings, el encuentro entre Tom y Yussef se dio de una forma accidental:

“Crecimos en el mismo lugar, a tan solo unas cuadras el uno del otro, ahí en Londres. Lo conocí en algún momento en el 2018, pero yo ya había escuchado de él tiempo atrás, y él sabía de mí también”, responde Tom, quien muy seguramente lo empezó a ubicar después de escuchar Black Focus —disco debut de su banda, United Vibrations— o tras ver su impactante interpretación del tema “Love Is The Message” en los estudios Abbey Road.

Yussef también tiene su propia educación musical y de hecho, una muy vertiginosa y afortunada. El baterista aprendió a dominar su instrumento a los 10 años bajo la enseñanza de Billy Cobham, quien fuera percusionista de nada más y nada menos que Miles Davis.

“Apenas se había estrenado Geography. Recuerdo que después de conocernos fuimos al estudio y empezamos a jammear. Había una muy buena vibra y nos conectamos, como somos casi vecinos entonces fue muy fácil seguirnos viendo”, relata acerca de cómo empezó a gestarse What Kinda Music, uno de los discos del año.

Algunos medios criticaron al material señalando que parecía más una improvisación que un álbum en forma. Pero precisamente de eso se trata, según Tom, quien tuiteó hace unos meses al respecto:

“Escribí ese tuit porque creo que algunas de las reseñas negativas del disco lo atacaban porque se sentía ‘improvisado’ o como ‘un jam’, pero justo esa era la intención. El punto del proyecto es mostrar a dos músicos que pasaron tiempo jammeando y vibrando con una energía auténtica”, responde sobre las críticas.

“Mucho del jazz se trata de improvisar.

Muchos no entienden que mucho del género se trata de eso”, TM.

 

 

Foto: Tom Misch y Yussef Dayes en el estudio, Bardha Krasniqi, Caroline. Int.

Tocar el tema del virtuosismo también implica hablar sobre aspectos técnicos. Tom cree que una de sus más grandes virtudes es precisamente hacer que la guitarra suene bien sin tratar de buscar el hilo negro:

“Creo que tratar de tener un buen tono es algo que me caracteriza. Muchos guitarristas tratan de aprender a tocar rápido, quieren como que hacerlo en chinga para impresionar, copian el tono de otros, y eso está muy bien, ¿sabes?, pero creo que es muy importante que lo elemental suene bien y aprender a sacarle provecho al instrumento. No importa la técnica que decidas usar, si es con una plumilla o con los dedos”.

Para cerrar la conversación, Tom me platicó sobre 3 discos esenciales que lo inspiraron hacer música. La respuesta no fue del todo alejada de lo que pensaba: “Voodoo de D’Angelo, Continiuum de John Mayer y Black Radio de Robert Grasp, son discos que definitivamente me marcaron”, concluye.

El virtuosismo del jazz está en buenas manos, en las de Tom Misch y Yussef Dayes.

Si todavía no has escuchado el álbum, escucha What Kinda Music aquí: