Esta es la historia de un icónico club gay acosado por el gobierno

La excusa fue la de siempre: violación a la política de drogas, pero después de 10 días, Bassiani reabrió sus puertas.
SlangFm

El 12 de mayo, el Club Bassiani y el Café Gallery, ambos foros icónicos en la escena electrónica de Tbilisi, capital de Georgia, fueron allanados por la policía como parte de una investigación del gobierno sobre cinco muertes relacionadas con drogas y que, según la línea de investigación de la policía, estaban conectadas con Bassiani.

Días más tarde (el 19 de mayo), el club publicó una declaración en su página de Facebook: “Ninguna de las trágicas muertes ha ocurrido en el lugar. […] Las acusaciones son parte de una campaña de calumnias interminables por parte del gobierno de derecha para desacreditar al club”.

El club informó también que en la redada fueron arrestadas cerca de 60 personas, incluidos los cofundadores del Bassiani, Tato Getia y Zviad Gelbakhiani.

Las redadas provocaron una gran protesta en la capital de Georgia en la que la gente exigía la renuncia del primer ministro georgiano Giorgi Kvirikashvili y del ministro del Interior Giorgi Gakharia. Fue precisamente Gakharia quien luego se disculpó con los manifestantes y prometió hacer cambios a las estrictas leyes de drogas del país.

A pesar de eso, los días pasaban y el Bassiani seguía cerrado. Entonces publicaron en Facebook: “No nos detendremos, seguiremos luchando contra un sistema injusto y contra la desigualdad". En ese mensaje pidieron apoyo a sus seguidores para que donaran al fondo que abrieron para la batalla legal y para detener la opresión gubernamental. En esos días circuló el video Together we dance, together we stand, en el que numerosos artistas de la escena electrónica europea mostraron su apoyo al club.

El club reabrió sus puertas el 23 de mayo. Su clausura fue un recordatorio de que el acoso contra la comunidad LGBTTTI en el mundo no ha terminado. Pasa en Europa como pasa en la Ciudad de México. El año pasado, por ejemplo, cuando tras un operativo implementado por el gobierno cerraron seis bares ubicados en las calles de República de Cuba y Donceles. ¿La razón? Violación a las leyes ambientales, administrativas y de protección civil. ¿Qué tenían en común estos lugares? Todos eran bares gay.

De acuerdo con Thump, el canal de música electrónica de Vice, ir de fiesta al Bassiani es una declaración política contra la homofobia y contra la restrictiva política de drogas de Georgia. Al igual que Berlín, Tbilisi, la capital de Georgia, es una ciudad marcada por su reciente historia de guerra.

Georgia ha estado involucrada en varias guerras en los últimos 25 años, lo que ha causado un alarmante aumento de la pobreza. “Parece que los jóvenes de Tbilisi quieren olvidar todo esto por medio del baile y al perderse por completo en los clubes locales, lo cual está impulsando el crecimiento de la escena underground del dance en la ciudad”, explica Bo Hanna para Thump.

Hay otros clubes importantes en Tbilisi como KHIDI y Mtkvarze o el Café Gallery, pero ha sido Bassiani, un club industrial construido bajo un estadio de futbol, el que se ha encargado de poner a la ciudad en el mapa. Incontables DJs famosos han pasado por ahí y, a estas alturas, su prestigio en la escena global de house y techno es innegable.

En relación con la política de drogas de Georgia, Thump entrevistó a uno de los fundadores de Bassiani: "Hay una política de cero tolerancia sobre las drogas en Georgia. Legalmente, no importa si llevas un miligramo de MDMA o un kilo de heroína. Todas las drogas y todas las cantidades entran dentro de la misma categoría. Hace poco, un amigo nuestro fue arrestado porque llevaba unos gramos de MDMA, lo que significa que ahora podría pasar 20 años en la cárcel”.

Y esto es exactamente contra lo que Bassiani lucha todos los días. O más bien, todas las noches.