¿Contenido propio, licencias o rentabilidad? Sobre la guerra entre plataformas de streaming

Pamela Escamilla
Foto: Glenn Carstens-Peters/ Unsplash

Netflix llegó a los consumidores en 2007, mucho antes que otras plataformas de streaming que conocemos o esperamos. Sin embargo, a varios años de su lanzamiento, la competencia de Netflix está conformada por Amazon Prime, Disney +, Hulu, Apple TV+ y HBO Now, (entre otras), lo que abre una guerra digital en la que diferentes plataformas se pelean por el talento y las licencias sin perder su rentabilidad

En 2014, Netflix contaba con una penetración de mercado de 90% en Estados Unidos, pero de acuerdo con pronósticos de eMarketer, este porcentaje podría bajar a 87% a finales de 2019, mientras que se prevé que Hulu ―que no está disponible legalmente en México― aumente 17.5% (a 41.5%) y Amazon Prime 8.8% (a 53%).

La lucha por el contenido original

De acuerdo con Bloomberg, en las oficinas de Netflix Inc. se está considerando pagar bonos a quienes participen en las películas originales de la plataforma, con base en los premios ganados por las producciones y/o en la cantidad de vistas.

Esta estrategia para evitar que el talento se vaya a estudios rivales es una medida lógica, ya que no cuenta con contenido propio con una popularidad tan probada como la saga de Star Wars, ―que estará disponible vía Disney +―, y tiene que aferrarse a lo que ya ha construido.

Lo que está por definirse es de qué cantidad sería el bono y para qué personas estaría destinado, de todas las que trabajan en una película. 

Foto: freestocks.org/ Unsplash.

Como indica eMarketer, la fama de Netflix va para largo, pues se proyecta que dentro de 4 años siga teniendo una penetración de mercado de 86% en Estados Unidos. Sin embargo, para asegurar su continua rentabilidad vale cualquier estrategia. 

Este año, Netflix planea invertir 15 mil millones de dólares tanto en programación original como en contenido licenciado, contra los 6 mil millones que gastarán Amazon y Apple ―por separado―, 2 mil 500 millones por parte de Hulu y mil millones de Disney+. Esta fuerte inversión refleja la desventaja que tiene, sobre todo con respecto a Disney, en lo que a contenido propio se refiere

Las licencias más fuertes 

A pesar de los esfuerzos de Netflix en favor del contenido original, 14 de los 20 programas más vistos en la plataforma el año pasado no eran producciones propias, según Nielsen. Las series más vistas durante 2018 fueron The Office, que pasará a la próxima plataforma de streaming de NBCUniversal (Peacock); Friends, que será propiedad de HBO Max desde 2020― y Grey’s Anatomy.

Entonces, no es de extrañarse que Netflix haya adquirido los derechos de streaming de Seinfeld por los próximos 5 años. Los episodios de la serie serán transmitidos a través de la plataforma a partir de 2021, así que falta mucho para saber si esta licencia compensa la pérdida de The Office y Friends.

De acuerdo con The L.A. Times, Netflix pagó por Seinfeld más de los 500 millones de dólares que NBCUniversal pagó por The Office. ¿Será la relación costo beneficio conveniente para Netflix?

¿Esto nos beneficia a los consumidores?

El mercado de streaming en video estuvo valuado en 22.6 mil millones de dólares en 2018 y, de acuerdo con PricewaterhouseCoopers, se estima que crezca a 30.6 para 2022. Esto es lógico si tomamos en cuenta que según el reporte de Motion Picture Association of America (MPAA), los servicios de streaming ya superaron a los sistemas de TV por cable en cantidad de suscriptores.

Aunque muchos de los usuarios de plataformas de streaming están suscritos a más de una, esto no es algo que puedan pagar todas las personas, así que el que haya más competencia es algo que obliga a los consumidores a tomar decisiones, y en estas el precio ―aunado a dónde está nuestro contenido favorito― juegan un papel importante.

Mientras una suscripción a Netflix puede costar entre 129 y 229 pesos mensuales ―sí, son los más caros porque buscan recuperar las fuertes inversiones que están haciendo―, Amazon Prime cuesta 99 pesos al mes u 899 al año. Para algunos usuarios la diferencia no es significativa, pero habrá que esperar a que lleguen Disney + y Apple TV + para saber más sobre la competitividad de los precios, y si esta permite que quienes están en Netflix permanezcan ahí o estén suscritos a varios servicios.