El precio de la fama y el éxito viral en la salud mental de los artistas

La sobreexposición mediática ―incluyendo las redes sociales digitales― puede tener efectos negativos en la salud mental de cualquier persona, sobre todo si es famoso y está en su camino a la adultez.
Iraís M.
Fotos: Instagram Billie Eilish y J Balvin.

Vivimos en una época en la que cada vez se habla más de la importancia de cuidar nuestra salud mental. No son pocos los artistas y estrellas de redes sociales que han compartido con sus seguidores sus luchas internas. Estas pueden ser contra la ansiedad, la depresión, los pensamientos suicidas, los trastornos alimenticios y las adicciones. Lamentablemente, estos problemas son mucho más comunes en personas cuya fama llegó siendo sumamente jóvenes y en la época de las redes sociales digitales. 

Es inevitable que la ansiedad esté allí, especialmente con las personas jóvenes que no tienen un sentido claro de identidad”, apunta la doctora Linda Papadopoulos. “Si creces sabiendo: ‘en esto soy bueno, en esto no’ tienes bases fuertes de las características que te definen. Si no, eso te hace sentir mucho más inseguro”, apunta la psicóloga, psicodermatóloga y autora.

Con esto nos queda claro que la sobreexposición mediática de menores de edad ―en su momento― como Macaulay Culkin, Drew Barrymore, Lindsay Lohan, Demi Lovato, Michael Jackson, Britney Spears, Miley Cyrus o Selena Gomez fue un punto detonante para las adicciones y colapsos nerviosos que sufrieron.

Tener contacto cara a cara y conexiones apropiadas que te permitan expresar emociones genuinas sin ponerte una máscara es muy importante”, explica Papadopoulos a Grazia. El efecto negativo del uso de las redes sociales puede aumentar si las personas son acosadas vía cibernética como Ed Maverick. Incluso puede estar presente en adultos como J Balvin

Busquen ayuda profesional si tienen ansiedad. No tengan miedo”, recomendó J Balvin a sus seguidores el año pasado tras anunciar que había superado la ansiedad y la depresión. “La mayor riqueza es la salud”, aseguró el reggaetonero.

Juventud, éxito viral y salud mental

La naturaleza de la industria del espectáculo hace que los niños, adolescentes e incluso adultos jóvenes que forman parte de esta, estén expuestos a drogas, sexo, rechazo, celos y pensamientos obsesivos antes de lo regular. Para Papadopoulos, esto se debe a la presión que se pone en ellos antes de que estén listos para manejarlo.

Por ejemplo, está el caso de Lil Nas X, quien con 20 años de edad se tomó un descanso el año pasado solo un mes después de que terminara el reinado de “Old Town Road” en el número 1 de las listas de popularidad.

“Quería tener más presentaciones el año pasado, pero no resultó como estaba planeado y no tenía la confianza”, declaró a Variety. Esto tenía que ver con su inexperiencia en el escenario: era lógico cancelar presentaciones en dos festivales si ni siquiera había ido a un concierto en su vida, algo que sucede con muchos artistas jóvenes, en especial con quienes adquieren reconocimiento de manera viral.

 

Este es el caso de Billie Eilish, quien se dio a conocer vía SoundCloud con “Ocean Eyes” cuando tenía menos de 15 años de edad. La ganadora de 5 premios Grammy recientemente reconoció que durante 2018 ―época en la que ya había lanzado el EP Don’t Smile at Me― sufría una infelicidad absoluta e incluso llegó a considerar el suicidio.

De esta sensación nació Bury a Friend” y Billie suele impulsar a sus seguidores a quererse tal y como son, incluso en un mundo en el que constantemente se busca validación del exterior y la salud mental es una batalla de todos los días.

Tener fama significa que tu conciencia de ti mismo está amplificada, y una vez que has alcanzado cierto nivel de notoriedad, te da validación”, explica la psicóloga a The Sun. “Nunca puedes regresar a la normalidad porque siempre buscarás esa notoriedad, siempre tendrás esa expectativa”, agregó.

El mismo Lil Nas X lo confirmó en la entrevista con Variety. El rapero hizo famoso su tema “Old Town Road” gracias a un reto en TikTok y confesó que para él era duro manejar la respuesta del público cuando interpretaba canciones nuevas; es decir, desconocidas. “Empezaba a sobrepensar y me abrumaba”, explicó Lil Nas X.

Para Nas, la mayor sorpresa de ser famoso en todo el mundo es que “por fuera, todos te quieren. Por dentro, todo se siente igual”. Tal podría ser también el caso de Justin Bieber, quien recientemente se abrió con respecto a los momentos más difíciles de su vida y carrera. Bieber, quien debutó en la adolescencia, sostuvo que hubo un momento en el que no tenía claro en quién podía confiar.

Es difícil tener interacciones sociales normales”, confirma Papadopoulos sobre los niños artistas, quienes de no tener redes de apoyo adecuadas pueden poner en riesgo su salud mental.

“A menudo son sobreprotegidos y mimados, lo que les puede acarrear dificultades en realizar tareas cotidianas que la mayoría de nosotros aprendemos mientras crecemos”, apunta la trabajadora social clínica (LCSW) Wanda Behrens-Horrell en Psychology Today.

“Se suelen sentir incómodos socializando con sus pares”, sostiene. Tal vez podríamos concluir que es por eso que los niños famosos que llegaron a su adultez sin colapsar fueron quienes se tomaron un tiempo para regresar a la escuela y tener una vida social regular, como Jodie Foster, Natalie Portman y Brooke Shields.

La ansiedad, y debido a las redes sociales digitales, no solo está presente en los menores de edad y/o en los famosos. Todos somos susceptibles de sentirnos expuestos y de pensar que la vida real está en una pantalla. La solución siempre será buscar ayuda profesional.