¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

La inclusión en los Oscar y su lento, pero existente, avance

'Parasite' y Taika Waititi hicieron historia en la edición 92 de la entrega de premios. Sin embargo, faltó reconocimiento para afroamericanos en actuación y para las mujeres en dirección. ¿O es mucho pedir?
Iraís M.
Aparte de su triunfo en los Oscar, Parasite fue reconocida en los SAG Awards. Foto: The Academy

Tras una década marcada por la falta de inclusión en las listas de nominados y ganadores a los Oscar, la Academia hizo historia este domingo. Por primera vez en la entrega de premios una película que no está en inglés fue reconocida con la estatuilla a Mejor Película: Parasite, de Bong Joon-ho.

Sin embargo, durante la entrega 92 de los Oscar se vio un retroceso en cuanto a representación hispana y afroamericana, algo que en años previos había reflejado un avance, así como una baja inclusión femenina en categorías importantes.

De cualquier manera, en la ceremonia se dieron pasos importantes por los que se había luchado poco durante años recientes, tales como la inclusión indígena.

Inclusión y veracidad en la entrega del Oscar

En la edición 2020 del Oscar, Parasite obtuvo las estatuillas a Mejor Director, Mejor Guion Original, Mejor Película de Habla no Inglesa y Mejor Película. Para algunos de los que vimos la película esto es algo merecidísimo.

Sobre todo hay que tomar en cuenta que es la primera vez en 65 años que la ganadora del Oscar coincide con la de la Palma de Oro en Cannes.

Es de celebrarse que una gran obra obtenga los mejores premios y estos no se repartan como si se tratara de “darle gusto a todos”.

Habría que preguntarnos: ¿Por qué una película de habla no inglesa nunca había ganado en la categoría de Mejor Película? ¿Por qué durante los últimos años el Oscar a Mejor Película no coincidía con el premio a Mejor Director?

Los triunfos de Parasite se agradecen en el mundo entero; hasta este domingo no había ganadores del Oscar en Corea del Sur. De hecho, aunque hispanos y afroamericanos han ganado terreno en los premios de la Academia, la representación asiática, árabe e indígena sigue siendo mínima. Incluso hablando de personas cuya carrera fue construida en Estados Unidos. 

También en esta entrega del Oscar, Taika Waititi se convirtió en el primer neozelandés con orígenes indígenas (maorí) en ganar una estatuilla. “Dedico este premio a todos los niños indígenas alrededor del mundo que quieren hacer arte, bailar y escribir historias”, dijo Waititi en su discurso de agradecimiento por el Oscar a Mejor Guion Adaptado, gracias a su trabajo en Jojo Rabbit.

“Somos los contadores de historias originales y lo podemos hacer aquí también”, sostuvo.

La lucha femenina y afroamericana

Las mujeres estuvieron notoriamente ausentes de las nominaciones en la categoría de Mejor Director. Por ejemplo, Greta Gerwig fue nominada a Mejor Guion Adaptado, pero no en dirección. Y eso a pesar de que Little Women, su película, estuvo considerada en 6 categorías, de las cuales ganó Mejor Diseño de Vestuario.

Contrario a la Academia, Natalie Portman sí hizo un tributo a las directoras. “Quería reconocer a las mujeres que no fueron reconocidas por su increíble trabajo de una manera sutil”, declaró la actriz en la alfombra roja. En su atuendo de Dior llevaba bordados los nombres de directoras como Lulu Wang (The Farewell).

Pero Portman no fue la única, al abrir la entrega de premios durante su show, Janelle Monáe hizo un llamado a las “mujeres directoras que hicieron grandes películas este año”, identificándose como una artista queer negra que apreciaba su trabajo.

Incluso Chris Rock y Steve Martin, de los primeros conductores de esta edición de los Oscar, dijeron que “algo faltaba” entre los nominados a Mejor Director y saludaron a Cynthia Erivo, la única afroamericana considerada en una categoría de actuación. “La Academia escondió a todos los nominados negros”, bromeó Rock.

Lamentablemente, Erivo perdió el Oscar a Mejor Actriz por Harriet frente a Renée Zellweger por su participación en Judy. Todavía fue más triste ver que Elton John y Bernie Taupin fueran reconocidos con la estatuilla a Mejor Canción por “(I’m Gonna) Love Me Again”, de Rocketman.

Tras ver la interpretación de “Stand Up”, a cargo de Erivo, creímos que ningún hombre blanco le ganaría el Oscar, pero así sucedió. A pesar de la genialidad de Elton y Bernie, es evidente que este no es su mejor tema y que el Oscar que recibieron es algo así como un reconocimiento por su próximo retiro de los escenarios.

Mujeres y minorías en el Oscar

En cuanto a otros logros, no olvidemos que Eímear Noone se convirtió en la primera mujer en la historia en dirigir a la orquesta de los Oscar para presentar a las nominadas a Mejor Score.

En esta categoría triunfó Hildur Guðnadóttir (Joker), compositora también responsable del score de Chernobyl.

A las niñas, a las mujeres, a las madres, a las hijas que escuchan la música en su interior: por favor, hablen. Necesitamos escuchar sus voces”, fue el agradecimiento de la primera mujer en ganar el Oscar en esa categoría desde 1997

Los premios de música fueron presentados por Brie Larson (Capitana América) y Gal Gadot (Mujer Maravilla) junto a la gran Sigourney Weaver (Avatar, Alien, etc). “Todas las mujeres somos superhéroes”, apuntó Weaver. También lo son los indígenas, los afroamericanos y los asiáticos, solo que Hollywood no está acostumbrado a ponerle atención a todos al mismo tiempo. ¿Algún día logrará hacerlo?