¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Javiera Mena: estrella electropop e icono gay

El nuevo disco de la cantautora chilena, Espejo, habla de observarse a sí mismo y atestiguar qué ocurre al hacerlo.
SlangFm

Han pasado más de una década desde el lanzamiento del álbum debut de la cantautora chilena Javiera Mena, Esquemas juveniles. Con este disco, Mena consiguió ganarse un lugar en la escena del pop independiente de la mano del sello chileno Quemasucabeza, aunque un par de años más tarde, en 2008, esta obra empezaría a distribuirse por EMI en México.

Esta semana, la artista lanzó Espejo, su cuarto álbum de estudio, que ha sido descrito por la crítica como su trabajo más introspectivo hasta la fecha. “Espejo representa el contraste y el cambio para la diosa del synth pop chileno, superando incluso álbumes que definieron el género como Mena y Otra era para, en esta ocasión, presentar un disco en el que la autorreflexión ocupa un lugar central”, señala el sitio especializado en cultura latina, Remezcla.

En Espejo Mena presenta diez canciones electro-pop en las que reflexiona sobre sus raíces musicales. Aunque sigue explorando el mismo género, la diferencia en términos de letras y producción es notoria. “También estoy muy emocionada de poder promoverlo en una gira, de modo que mis fans pueden esperar cosas diferentes en los shows en vivo”, dijo para Remezcla.

Para este cuarto álbum, Mena hizo una pausa en cuanto a las letras de amor romántico y en su lugar se inclinó por escribir sobre temas ligados a la autorreflexión. “Por eso el disco se llama Espejo. Se trata de cuestionarte a ti mismo. Esa es la línea que une a canciones como ‘Dentro de ti’ e ‘Intuición’, que ya no tienen que ver con enamorarse y estar en las nubes, aunque esa también es una forma de expresión hermosa y poderosa”, señaló.

“Dentro de ti” habla del significado del éxito versus el conocerse y amarte a ti mismo. Según explica Mena, es una especie de invitación a la gente, aunque está dedicada a un amigo en particular, aunque al mismo tiempo alude al entorno en el que vivimos, donde la rapidez lo es todo, y donde la gente opta por atacar a otros y después seguir con otra cosa sin detenerse a observar lo que está ocurriendo.

Conocida como un icono gay, hace un par de años Mena decidió tomar una medida drástica para visibilizar el poco espacio que tienen las mujeres en la industria de la música. Decidió rodearse exclusivamente de artistas femeninas para la realización de su disco y para acompañarla en el escenario. Fue su manera de mostrar su compromiso y solidaridad con otras mujeres en su trabajo.

El feminismo es uno de los temas más importantes en la carrera de Javiera Mena. Al respecto comentó: “Soy una mujer que disfruta mucho de la compañía de otras mujeres. También soy lesbiana, pero va más allá de eso. Recuerdo haberme preguntado por qué las mujeres son tan competitivas y, a veces, desleales entre sí, así que conscientemente intenté formar un equipo de chicas que fueran afectuosas y receptivas”.

Fue así como se presentó en Viña del Mar, en un gesto simbólico en el que sólo estuvieron chicas en el escenario. Lo mismo pasó durante la gira de promoción de su álbum Otra era: “Las mujeres nos sentimos abrumadas en un ambiente musical hipermasculino y, a menudo, éramos las únicas tras bambalinas en los festivales. Pero ahora, con Espejo, he vuelto a invitar a algunos hombres a mi equipo. El haber tomado esa postura extrema fue necesario para poder reconciliarme y reintegrarme con la energía masculina”, dijo.