‘Graduation’, el álbum con el que Kanye cambió el rumbo del rap

El proyecto con el cual inspiró a una nueva generación de raperos a salir de lo convencional y encontrar nuevas formas de hacer rap.
Jonathan Matamoros
Foto: AP Photo/Brian Kersey.

Un día como hoy, pero de 2007, Kanye West publicó su tercer álbum de estudio: Graduation. Este material llegó en un momento en el que el rapero aún tenía mucho que probar, pero ya tenía cierta solidez y respeto dentro de la industria. El hecho de ya tener una base de fans le permitió soltar el control a su creatividad para permitirse evolucionar.

Después de acompañar a U2 y The Rolling Stones en sus giras, Kanye quedó impresionado por la respuesta de los fans de estas icónicas bandas. Esa misma magia quería trasladarla a su música, creando piezas que funcionaran como himnos en un estadio o arena. Tal como pasa en un concierto de rock.

Con esta idea en mente y un canvas en blanco, West comenzó a incorporar elementos de música electrónica con sintetizadores —de los ochenta y principalmente de house— en su paleta musical, desviándose de la fórmula de los sampleos y las piezas clásicas de soul que implementó en sus dos primeros discos. Esta vez, la influencia era ecléctica; en Graduation se encuentran guiños de synth-pop, dancehall, reggae e incluso rock alternativo.

De acuerdo con Kanye, bandas como Radiohead, The Killers, Keane y Modest Mouse, tuvieron un gran impacto en el sonido que moldeó para Graduation. Este mismo marcó un punto de inflexión en el rap, coincidiendo con la muerte del dominio del gangsta rap en el mainstream del hip hop. Esta apuesta de West inspiró a una nueva generación de raperos dispuestos a salir de lo convencional y a retarse a sí mismos a encontrar nuevas formas de hacer rap.

Kanye comenzó a trabajar en Graduation casi inmediatamente después del lanzamiento de su antecesor Late Registration. La mayoría de los tracks fueron producidos por él, y a diferencia de los LPs anteriores, las colaboraciones fueron reducidas al mínimo― porque cuando Kanye escuchaba los discos de sus bandas favoritas, “solo oía una sola voz de principio a fin”. T-Pain, Lil Wayne, DJ Premier y Chris Martin fueron las pocas figuras que participaron con vocales en algunos temas.

La creación de Graduation llevó tiempo y Kanye estuvo en todo momento determinado a conquistar a las masas. Incluso llegó a reproducir canciones para grupos de personas y las modificó de acuerdo a la respuesta que tuvieron al escucharlas. Cambió su estilo de rapear y su forma de escribir canciones —tomando referencia de Bob Dylan y Johnny Cash—, dejando a un lado las letras complejas.

A diferencia de sus dos previas producciones, Graduation es un disco de naturaleza introspectiva. Kanye quería crear música que inspirara y que estuviera enfocada en una perspectiva individual para que así conectara con todo aquel que la escuchara. El efecto de la fama y el dinero fueron temas recurrentes.

Originalmente, Graduation sería lanzado el 18 de septiembre, pero la disquera movió el estreno al 11 de septiembre. Esa fecha la compartía con Curtis, el tercer LP de 50 Cent. Esta coincidencia comenzó a generar mucha controversia, en especial por la postura defensiva que tomó 50. “Yo vendo más discos que Kanye West y genero más interés. Creen que nos pueden igualar pero descubrirán cuando se revelen las ventas que no hay una rivalidad aquí. El mío venderá y el suyo seguirá en los estantes“, declaró en su momento. Cent incluso dijo que pondría fin a su carrera si vendía menos copias que Kanye.

Contra todo pronóstico, 50 Cent se llevó una sorpresa, Kanye lo superó por mucho. Graduation vendió 957 mil copias en su primera semana, frente a las 691 mil de Curtis. Cent aceptó su derrota y felicitó a Kanye. Dijo estar feliz porque al final, significó un triunfo para el hip hop.

Foto: AP Photo/Mark J. Terrill.

Pero el legado de Graduation fue más allá de lo comercial. El 11 de septiembre fue bautizado por muchos como “el día que el gangsta rap murió”. Un punto de inflexión y evolución del rap donde se empezó a dejar atrás a las narrativas relacionadas con la violencia, las drogas y el crimen que habían acompañado y dominado al género por décadas.

Kanye inspiró a una nueva generación de raperos a dejar atrás todo lo que se pensaba del rap y cambiar a los sampleos por sintetizadores y cajas de ritmo. A partir de ese momento más figuras comenzaron a incorporar elementos de música electrónica en sus piezas. Graduation fue uno de los pioneros en el resurgimiento del disco y el EDM en el mainstream que tan solo dos años después dominaría la industria musical.

En la atmósfera del género existe un antes y un después de Graduation, con el cual Kanye abrió la puerta a las emociones en el rap. El modelo que mapeó sirvió de guía para Drake, Future, Lupe Fiasco, Kid Cudi, J. Cole y muchos otros más que han continuado este legado.

A 13 años de su estreno, Graduation continúa siendo una de las mejores producciones del rapero y un testamento de su inmenso talento musical, que se debe de reconocer a pesar de su problemática personalidad.