Conoce a Ludwig Göransson, el hombre detrás del score de Black Panther

El productor y músico sueco también es el genio que coescribió temas como “This Is America” de Childish Gambino.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_

El domingo se llevará a cabo la entrega de los premios Oscar. Esta edición ha sido una de las más comentadas pues en sus nominaciones, se puede observar una tendencia a incluir películas de géneros que antes no se tomaban en cuenta como es el caso de Roma, un filme extranjero; Bohemian Rhapsody, la biografía de un cantante, y Black Panther, la cinta de Marvel Studios que está inspirada en el primer superhéroe negro de los cómics, T’Challa.

Esta última, además de perfilarse para ganar las estatuillas a Mejor Película, Mejor Diseño de Producción, Mejor Vestuario, Mejor Montaje de Sonido y Mejor Mezcla de Sonido, se encuentra nominada a Mejor Canción por “All The Stars” y a Mejor Banda Sonora.

Lo cual no es para menos. Desde el 9 de febrero del 2018 hasta el 21 de marzo de ese mismo año, 8 canciones de las 14 que integran el álbum del soundtrack de la película, se posicionaron en la lista Billboard Hot 100.

Dicho soundtrack a su vez fue curado por Kendrick Lamar, quien reunió a algunos de los personajes más talentosos de la música pop de raíces africanas (hip hop, R&B) como es el caso de SZA, Vince Staples, Anderson .Paak, Khalid, Jorja Smith, Future, Zacari y The Weeknd.

Aunque el mérito del éxito de esta banda sonora se le ha atribuido al rapero de Compton, la tarea de materializar el sonido de Wakanda, el país imaginario ubicado en África donde reina Pantera Negra, fue realizada por uno de los productores más relevantes de la actualidad: Ludwig Göransson.

Originario de Suecia, Göransson se convirtió en uno de los productores que más injerencia tuvo detrás de algunas de las canciones que marcaron el 2018. Tan solo en la entrega de los Grammy, este se llevó tres de los premios más importantes: Grabación y Canción del Año por “This Is America” y a Mejor Score por el soundtrack de Black Panther.

Ludwig en la escena del hip hop

Göransson, quien estudiaba en la universidad de Carolina del Sur, se adentró al universo del hip hop por primera vez cuando fue invitado por Donald Glover para componer la música original de Community, serie que vio la luz en 2009.

Su primer encuentro con Ryan Coogler (director de Black Panther) sucedió en esa época, siendo el responsable de la creación musical de Fruitvale Station, Creed I y más recientemente Creed II.

Antes de trabajar para el soundtrack de la ahora popular película de Marvel Studios, Göransson produjo los tres álbumes de estudio de Childish Gambino y fue nominado en 2016 por el disco Awaken My Love!, en el que está incluido el tema “Redbone”.

La creación del sonido de Wakanda

De acuerdo a Paper, una de las aptitudes que más llamaron la atención de Coogler y Glover sobre el productor sueco fue su potencial para componer música inspirado en narrativas visuales.

Para escribir música, a Göransson le gusta empaparse de la cultura que rodea a las historias que le son encargadas por los directores de las películas en las que participa.

Con el propósito de crear el sonido de Wakanda, el músico viajó a África y estudió sus raíces bajo la tutela de un artista de Senegal e investigó en una de las bibliotecas más importantes de Inglaterra para poder crear el sonido futurista del país ficticio.

“Después de leer el guion aprendí de Wakanda, pensé mucho sobre qué música sonaría ahí, ¡podía ser cualquier cosa!, pero está ubicada en África y la música africana es un lenguaje, tiene un propósito. No solo tocas música para que la gente la escuche, cada ritmo que se escribe tiene una razón específica”, dice acerca de la importancia en los detalles.

“Algunos miembros importantes de las comunidades en África son los griots, palabra que significa literalmente ‘cuenta-historias’. La única forma para convertirte en un griot es solo si naciste para ello, para contar historias. Si ves el árbol genealógico, hay generaciones y generaciones de cuenta-historias. Así que la música pasa de la misma forma, de generación en generación. Hay muchos instrumentos para cada tribu y cada sonido significa algo distinto”, menciona acerca de sus aprendizajes antropológicos de la cultura africana.

“Uno de los instrumentos que más capturaron mi atención son los tambores africanos, los cuales fueron el primer tipo de teléfono o artefacto de comunicación… Ese sonido se convirtió en el sonido del rey”.

“Estuve con Amadou, un chico interesante que tocaba la Fula Tambin (una flauta africana), le conté de qué trataba la película y le expliqué sobre Killmonger (el enemigo de la cinta) comenzó a tocar el instrumento y sentí que quedaba muy bien para el personaje”, señala sobre la creación de la música para el rival de la película.

Acerca de su investigación musical para adentrarse más en la historia de África, Göransson le dijo a Pitchfork: “Después de pasar un mes en Senegal, viajé a Sudáfrica porque había oído de la Biblioteca Internacional de Música Africana en Grahamstown. Un británico que visitó miles de tribus diferentes en África con una grabadora, capturó la música, anotó lo que significaba, compró sus instrumentos y los llevó a la biblioteca”.

“Hay 20 mil vinilos, cientos de instrumentos y mucha de esa música ya no existe debido a la colonización. Así que pasé mucho tiempo escuchando estas grabaciones y descubriendo. Fue una experiencia extremadamente inspiradora y regresé a L.A. con una nueva idea de cómo podría usar toda esta música tradicional africana. La parte más difícil es que, en cuanto comienzas a producir como pones a la producción y la orquesta a hacer música africana, ya no suena a algo africano… el reto fue incorporar estas cosas y hacer que todavía se sintiera africano”, menciona.

Sobre su experiencia con el músico de Senegal, el productor concluye: “Me puse en contacto con Baaba Mal (músico africano), viajé con él alrededor del mundo en una de sus giras. Después me sentí listo para llegar al estudio y grabar a grandes músicos por semanas”.

El resultado fue historia.