¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

El manifiesto detrás de ‘The Blueprint’ de Jay-Z

El álbum del rapero estadounidense será archivado en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos por su relevancia cultural e histórica.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_
Foto: Jay Z, Nick Elgar/ImageDirect.

En 2019, Genius reportó que el álbum The Blueprint de Jay-Z fue archivado en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos para su preservación por su relevancia “cultural e histórica” en ese país. Año tras año, esta organización elige una selección de canciones, discos y grabaciones para preservarlas.

Lanzado el 11 de septiembre de 2001, el mismo día del atentado terrorista que devastó Las Torres Gemelas y que acabó con la vida de cientos de personas, este disco se convirtió en un manifiesto del acontecer en la escena del hip hop estadounidense.

A pesar de haber sido lanzado durante ese agitado momento social, el álbum logró vender más de 427 mil copias en su semana de estreno llegando a la cima de las listas en Estados Unidos para permanecer ahí tres semanas.

En aquel tiempo, el hip hop de la costa este estaba en una etapa de transición. Tan solo unos años atrás, Biggie, considerado el rey de Nueva York, había sido asesinado. De forma inconsciente, podía sentirse una sensación de vacío, una necesidad por encontrar al heredero que conduciría al rap del este hacia un nuevo horizonte, según Pitchfork.

Se dice que, en tan solo 2 días, Shawn Carter escribió el álbum y las tres partes de las cuales estaría conformado: The Blueprint 2: The Gift & The Curse (2002) y The Blueprint 3 que sería lanzado hasta 2009.

En el momento en el que el disco fue grabado, en tan solo dos semanas, Jay-Z no se encontraba en el mejor momento de su vida: estaba en espera de ser juzgado en la corte por posesión de armas y estaba peleado con rapero de la escena neoyorquina como Nas y Prodigy de Mobb Deep, a quienes les dedicó algunas de las rimas en el disco.

Además, el álbum introduce a una nueva generación de raperos a la audiencia de la costa este. Por primera vez, Kanye West se dio a conocer públicamente como productor de cuatro temas incluyendo “Izzo (H.O.V.A.)”, primer sencillo que tiene un sampleo a “I Want You Back” de los Jackson 5. Eminem, un joven que tan solo un par de años antes había sido rescatado por Dr. Dre de las calles de Detroit, fue el único invitado oficial del álbum para colaborar en el track “Renegade”.

A pesar de que Jay-Z ya se había mostrado como un posible candidato para ocupar el trono con sus tres álbumes previos; el alabado debut Reasonable Doubt, In My Lifetime Vol.1 y Vol.2… Hard Knock Life, el rapero se apodera del micrófono para construir su legado en The Blueprint.

En la canción “Hola’ Hovito”, Jay-Z describe un manifiesto que representaría su confidencia como representante del linaje más puro del rap de su época: “si no soy mejor que B.I.G, soy el que más se acerca”.

Si bien The Blueprint no es el álbum definitivo de Jay-Z, sí es la obra en la que se ve como el artista pasó de ser cualquier chico rapeando sobre drogas en NY, para convertirse en un adulto que desahoga sus problemas y pleitos en rimas, apoyándose de amigos que más tarde se convertirían en representantes de un género musical que se adueñaría por completo del mainstream.