Entrevista Slang | Metronomy Forever, el esfuerzo de Joe Mount por mantenerse vigente

El músico británico habla sobre el concepto detrás de su nueva y sexta producción discográfica.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_
Foto: Joe Mount, Héctor Elí.

Es una mañana común de verano en la CDMX y Joseph Mount, líder y multiinstrumentista de Metronomy, luce desvelado.

El músico no pierde los estribos a pesar de que ha tenido una agenda apretada en México para promocionar Metronomy Forever, el nuevo y sexto álbum de estudio de su proyecto.

Mientras pide un agua para comenzar a platicar con Slang, el británico es bromista y me dice “creo que tengo una grabadora que funciona mejor que la tuya”, así que acepto su ofrecimiento y comienzo a grabar la conversación con su pequeño pero eficiente artefacto.

Joe es la mente detrás del sonido minimalista que caracteriza a su grupo que, por poco más de una década, ha logrado cautivar los oídos de los amantes de lo que muchos definen como “alternativo”.

Metronomy comenzó como una idea en la cabeza de Joe a finales de los años noventa, mientras escuchaba música en su cuarto. Luego de casi un lustro —mismo periodo de tiempo en el que concluyó sus estudios universitarios— el músico lanzó su álbum debut: Pip Paine (Pay the £5000 You Owe).

En un principio, su estilo se asemejaba al de una banda lo-fi de rock, con influencias de grunge y electrónica de bajo perfil. Pero, en 2011, Joe y sus músicos adoptaron una personalidad musical única en The English Riviera (2011), convirtiéndose en la mejor opción para poner en un viaje en carretera durante el verano o una visita a la playa.

Este 2019, poco queda de aquel electro pop veraniego que caracterizó a Metronomy en esos momentos. En los discos posteriores Love Letters (2014) y Summer 08 (2016), Joe ha experimentado cada vez más dándole matices dance a su sonido, destacando su afición por  los sintetizadores, como lo demostró el año pasado cuando trabajó como productor en el alabado álbum de Robyn, Honey.

“Nunca pensé en alejarme conscientemente del sonido de The English Riviera. Después de que hicimos ese álbum, trate de evitar lo que con sucede muchas bandas, que intentan repetir su fórmula una y otra vez para tener éxito”, responde respecto a cómo es que cada vez más se ha quitado la etiqueta de ser la banda ideal para el verano.

“Ese material va a cumplir 10 años y refleja específicamente lo que yo era. De cuando estaba en Londres, teniendo esa edad”. En aquella época Joe tenía 28 años, actualmente tiene 36.

Al respecto, el músico añade: “Cuando tienes un disco exitoso, hagas lo que hagas después de eso va a parecer decepcionante. Y no me importa, por eso trate de hacer algo diferente; se siente diferente, aunque volví a usar ciertos métodos de producción que usaba en un comienzo para el nuevo disco”.

Foto: Joe Mount, Héctor Elí.

Acerca de lo que representa Metronomy Forever, Joe dice: “Es como si, en un universo paralelo, yo regresara en el tiempo a la época en la que se publicó Nights Out (2008), cuando me influyeron muchas cosas, como el grunge y música que escuchaba cuando tenia como 12 años”.

“Pero más que otra cosa, comenzó como una idea etérea de hacer consciente de que estoy en una banda, de que he hecho una carrera en la música y de incluso imaginarme cómo terminaría. Básicamente es una especie de retrospectiva. Siento que muchos músicos, bandas y celebridades, dan por hecho lo que hacen, etc, pero en Metronomy Forever hago lo contrario”, menciona.

Como uno de los artistas ingleses independientes que se han mantenido más vigentes —en Spotify suma 2 millones de escuchas mensuales actualmente— Joe ya tiene una opinión madura acerca de cómo ha cambiado la industria para un artista indie en la época actual:

“Cuando comencé mi carrera, la industria musical no se trataba solo del streaming, pero siento que es muy difícil para los nuevos artistas ganar dinero de cualquier parte, ya sea de tocar en vivo o de vender discos”, señala.

“Si lo piensas bien, es como cuando los Beatles decidieron parar de hacer giras pero siguieron vendiendo millones de discos. Fue algo muy lucrativo. Hoy en día tocar en vivo es, tal vez, lo más difícil de conseguir, por lo que no podría decir que es de ahí de donde uno se mantiene”.

Joe concluye la plática con una reflexión paradójica: “Por otro lado, antes, comprar música era más caro, y ahora es más barato. Hoy resulta más caro ir a ver un acto de música. Los músicos no es que quieran ser millonarios pero sí quisieran vivir de lo que hacen. Nunca será perfecto. En la era del streaming es todavía más difícil ganar terreno”.

Escucha Metronomy Forever aquí: