¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

México necesita más grupos de mariachi femenil

Increíble pero cierto: en la Ciudad de México no hay más de cinco mariachis conformados por mujeres.
SlangFm

El mariachi, y en general la música popular, está dominada por hombres. A las mujeres se les ha desplazado de los estudios de grabación, de los festivales y de las premiaciones. Ni hablar de las grandes disqueras, que les pagan 40% menos por hacer exactamente el mismo trabajo que sus colegas hombres.

Es por ello que cuando surgen proyectos enteramente femeninos debemos celebrar la presencia de mujeres dispuestas a desafiar el statu quo. El mariachi Amazonas es un gran ejemplo de cómo las cosas pueden cambiar de rumbo, incluso cuando se cree que es imposible hacerlo.

Fundado en 2015 por Alejandra Carballido, el mariachi Amazonas está integrado por mujeres con una gran trayectoria dentro de la música, en especial dentro del género del mariachi.

La idea de integrar un mariachi femenil surgió gracias a la invitación hecha por la comisión de festejos de la Plaza Garibaldi, quienes de esta manera les abrieron las puertas para hacer su primera presentación pública a finales de noviembre de 2015.

Carballido ha explicado que eligió el nombre Amazonas (pueblo legendario de mujeres guerreras de la mitología griega) porque es una palabra que define su carácter y fortaleza para enfrentar los retos de todos los días, ya sea en el ambiente laboral, en el hogar y en la vida. “Somos amazonas, somos guerreras, mujeres que luchan por ser reconocidas dentro de la música a nivel nacional”, dijo.

A poco más de dos años de su fundación, el mariachi Amazonas ha conseguido estar por encima de los prejuicios machistas, tienen muchos fans y no les han faltado las contrataciones.

Lo más difícil, dijo Carballido en una entrevista con Notimex, ha sido conformar el grupo: “Dentro del gremio somos muy pocas las mujeres que tocamos música vernácula, en comparación con los hombres que se dedican a esto; es difícil completar la instrumentación, en especial cuando somos un grupo femenil de 12 integrantes”.

Cuando iniciaron con el proyecto, Carballido dijo que sabía perfecto que se toparía con un machismo brutal. Y así fue cuando llegaron por primera vez a la Plaza Garibaldi, donde no faltaron los comentarios y el menosprecio por parte de las agrupaciones de hombres que trabajan en esta plaza.

Las Amazonas no se dejaron intimidar por esto. Al contrario, explica Carballido: "Nos concentramos en ser mejores y ya nos hemos ganado un lugar de respeto, porque le hemos dado más peso a la calidad y no a la vanidad; ahora muchos de nuestros clientes son mariachis masculinos que nos contratan para amenizar eventos, es decir, nos promueven”.

A pesar de que en México hay muy pocos grupos de mariachi femenil, existen muchas mujeres mariachi tocando por su cuenta, al lado de sus padres o familiares. La fundadora de Amazonas lo explica: “Hay muchas chicas que se dedican a esto por herencia, pero se desempeñan cerca de algún familiar y no se independizan por todo aquello que rodea la profesión, como alcoholismo, vicios, inseguridad al trabajar de madrugada”.

El caso de Amazonas es en verdad excepcional, pues en la Ciudad de México no hay más de cinco grupos de mariachi femenil, lo cual pone de manifiesto la gran necesidad de que las cosas cambien. Para ellas esto se traduce también en un mercado lleno de contrataciones, pues la mayoría de los grupos femeniles en México están en Guadalajara, Estado de México y Monterrey.