¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Entrevista Slang | Mon Laferte y el reggaeton como una forma de protesta social

Con “Plata Ta Tá”, la cantante incursionó en el género y no solo reflejó el descontento social de Chile, sino la realidad de toda Latinoamérica.
Pamela Escamilla
Foto: Jesús Elizondo para Slang.

Antes de ser parte del mainstream, el reggaeton reflejaba principalmente la realidad social de sus exponentes. Por esto, no es de extrañarse que Mon Laferte haya incursionado en el género con “Plata Ta Tá”, una protesta en la que colabora con Guaynaa al ritmo de dembow

Todo surgió a raíz del estallido social en Chile, el día 18 de octubre empezó todo”, explicó Mon Laferte en entrevista exclusiva con Slang. “Estaba la situación muy violenta, toque de queda, militares en la calle. Mi mamá me contaba que ella no había vivido tanto terror desde la dictadura”, agregó la cantante, quien viajó a su país natal cuando supo de la situación. 

De acuerdo con la maestra Beatriz Adriana Hernández Caraveo, antes del reggaeton, el género conocido como underground sonaba en Puerto Rico y ciudades como Nueva York y Miami. “Poco a poco se fue configurando para ser una música que hablaba acerca de las situaciones en los caceríos de Puerto Rico, lugares en donde hay muchísima marginación, violencia y drogas”, nos explica sobre el surgimiento del género y su papel a modo de protesta social. 

“En esta realidad súper racista, súper clasista y en donde no había mucho para dónde hacerse, la música fue una salida que encontraban los jóvenes para hablar de esto”, nos explica la autora de la tesis Fiestas, producciones gráficas y cultura del reggaetón underground.

La inspiración de Mon Laferte

Tras el estallido social en Chile, Mon Laferte viajó a su país para estar con su gente y también participó en algunas actividades sociales a través de la música. “Tuve que abandonarlas porque tenía el compromiso de asistir a los Latin Grammy”, sostuvo Mon, quien actualmente radica en México. “Me sentía muy incómoda después de estar viviendo en una realidad y sentía que tenía que hacer algo”, señaló la compositora.

“Decidí llevarlo hacia el urbano porque creo que hoy es el género más popular. Yo quería que el mensaje fuera masivo. Quería tener una canción que sirviera de alguna manera para que la gente se sintiera representada y pudiera sentirse motivada para seguir en esta lucha”, indicó Laferte, quien invitó a Guaynaa para que su incursión en el reggeaton cuajara por completo. 

Cuando ya tenía la canción casi lista, Mon le habló a Guaynaa sobre la situación de Chile. “Yo supe que él estuvo muy presente en las protestas y en todo el movimiento de Puerto Rico. Entonces dije: ‘es alguien con conciencia, creo que se va a querer sumar’. Y me dijo inmediatamente que sí. Se fue al estudio, grabó e hizo su parte de la canción, que me parece que es de lo mejor, sobre todo su frase de ‘que salgan, que salgan, que luchen, que luchen’”, recordó la cantante.

Mon Laferte y Guaynaa se conocieron hasta el día que hicieron el videoclip, en el que también aparece Yalitza Aparicio con un pañuelo verde en representación a la lucha feminista. En el video, así como en la canción, hay un reflejo del cacerolazo, forma de protesta recurrente en varios lugares del mundo. De hecho, esta forma de manifestarse ya había sido fuente de inspiración en “Cacerolazo”, tema de la rapera Ana Tijoux.

Reggaetoneros con conciencia política y social 

Quienes conocen al reggaeton de manera superficial aseguran que este género no tiene mucho qué decir. Sin embargo, desde sus orígenes hasta la actualidad, sus exponentes se han destacado en manifestaciones sociales

Tal es el caso de Bad Bunny, iLe y Residente, quienes lanzaron “Afilando los cuchillos” para pedir la renuncia de Ricardo Rosselló, gobernador de Puerto Rico. No solo hicieron esto, sino que estuvieron presentes en las manifestaciones del pueblo junto a colegas como Nicky Jam, tal y como Mon Laferte estuvo entre las manifestantes en la embajada de Chile en México, antes de viajar a su país. 

Según lo que tengo entendido, el género empezó en los barrios, como género de protesta y es música de la gente, del pueblo, de la calle”, nos dice Mon Laferte. “Entonces tiene total lógica que se encamine a temas más sociales”, agregó la cantante. Mon demostró que puede escribir de amor o desamor y alzar la voz como lo han hecho compatriotas suyos como Víctor Jara, Los Prisioneros y Violeta Parra.

“La música urbana tiene mucha actitud y es valiente. Entonces yo creo que por eso está girando hacia temas más sociales”, sostiene Mon Laferte. “La música siempre ha sido súper potente, yo creo que tiene mucho poder de cambiar”, explica la cantautora. “Muchas de las ideas que tengo, a lo mejor hasta hoy, me llegaron a través de la música”, reconoce.

Reggaeton, identidad de género y sexo

El reggaeton es un género al que también se ha tachado de misógino, ignorando que existen temas como “Quiero bailar”, de Ivy Queen, que es prácticamente un himno al consentimiento sexual. También está el caso de Chocolate Remix, quien hace reggaeton lesbofeminista y se ha pronunciado contra la violencia de género en temas como “Ni una menos”.

Para la maestra Hernández Caraveo, ―quien desarrolló una investigación sobre feminismo en el reggaeton underground latinoamericano durante su estancia en la Universidad Rey Juan Carlos, en Madrid―, el que el discurso del reggaeton tenga que ver con la cosificación de la mujer viene con la llegada del género a los medios masivos, lo que se refleja desde la llegada de El General al mainstream.

“Mientras la gente más lo consuma, más lo van a producir (…) Podríamos decir que los medios se comieron lo que se producía en el género para hacerlo un estilo musical que cosificara a la mujer”, agrega Beatriz.

Afortunadamente, hay exponentes de reggaeton que tras posicionarse en los medios no tuvieron que cambiar sus discursos para ser exitosos. “Ahora llega Mon Laferte, que está muy bien posicionada y puede generar sus propios discursos a partir del reggaeton”, agrega Beatriz Hernández Caraveo. 

La manifestación de Mon en los Latin Grammy

Aparte del lanzamiento de “Plata Ta Tá”, Laferte se manifestó en la alfombra roja de los Latin Grammy. La cantante protestó topless por la represión policíaca y militar en su país. “En Chile torturan, violan y matan”, se escribió la cantante sobre el cuerpo.

“Sentía que tenía que hacer algo, como que no podía pasar por la alfombra sonriente como si nada pasara”, explicó la cantante. “Dije, ‘¿qué hago para que realmente sea un mensaje potente, que se escuche en el mundo que en Chile se están violando los derechos humanos?’”, nos dijo. 

“Me moría de miedo, pero creo que estuvo bien porque no solo abrí un debate y se empezó a hablar acerca de la violación a los derechos humanos en Chile, sino también acerca de la violencia de género: cómo todavía las mujeres somos vistas como objetos sexuales y cosificadas. Que si el cuerpo solo puede ser usado para consumo de los hombres, como consumo sexual, pero cuando tiene un mensaje… creo que generó un tema de debate”, declaró Mon Laferte, recordando cuando John Lennon y Yoko Ono usaron sus cuerpos para dar un mensaje de paz.

Irónicamente, cuando la imagen de Mon Laferte semidesnuda se hizo tendencia en redes sociales, la cantante fue víctima de censura por parte de Instagram. La sexualización de los pezones femeninos jugó contra el mensaje de justicia de una mujer. Fue así como las personas detrás de las redes sociales digitales demostraron ser más misóginas que el género musical al que dicen odiar.