¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Entrevista Slang: Nach, una de las leyendas del rap en español

A 20 años de haber iniciado profesionalmente en el mundo del rap, el alicantino se mantiene como uno de los grandes.
María José Cortés
Foto: Jesús Elizondo, para Slang

Cuando Nach empezó a dedicarse profesionalmente a la música, a inicio de los dosmiles, el hip hop en España estaba atravesando por una época de oro que tuvo importantes repercusiones en México y en Latinoamérica.

Al igual que Nach, grupos como Los Violadores del Verso, SFDK, Shotta o La Excepción eran los responsables de que se hablara de una explosión creativa dentro del género. Desde entonces, Ignacio Fornés Olmo (su nombre real) se preguntaba por cuánto tiempo podría seguir dedicándose al rap.

Dos décadas más tarde, Nach sigue haciéndose esa pregunta. “Cuando tenía 20 años, no me imaginaba que seguiría haciendo esto a los 30. A los 30 no pensé que seguiría aquí a los 40. Y ahora, aquí sigo, y he aprendido a disfrutar del camino”, reveló el artista en una entrevista reciente con un canal de televisión española.

Nach es hoy uno de los raperos de habla hispana más sobresalientes del mundo. Y para conseguirlo, siempre ha tenido muy claro que lo suyo no se relaciona con seguir estilos o tendencias. Al contrario, lo suyo ha estado más encaminado a apostar por su voz, su talento y por un profundo respeto a la filosofía que lo convirtió en uno de los grandes.

“Desde que inició, el hip hop se ha universalizado porque mucha gente se ha identificado. Por medio del rap, pones tu vida en un espejo, y al mismo tiempo es un espejo del resto. En todo esto, la autenticidad es muy importante”, dijo al respecto en una entrevista.

“El rap que yo concibo es el que consiste en hablar de realidades, y de hablarlas como uno las siente”, añadió para destacar la importancia de lo genuino en el rap.


El camino para convertirse en una leyenda

El primer gran sueño de Ignacio Fornés fue el de dedicarse profesionalmente al basket. Pero su estatura no representó una ventaja. Con sus compañeros de juego empezó a escuchar rap. Fue ahí donde se abrieron las puertas a ese otro camino en su vida.

Entre la grabación de su primer disco, En la brevedad de los días (2000) a su noveno álbum de estudio, Almanauta (2018) se dio la transición de una disquera independiente a la firma con una de las grandes, Universal, con la que se ha mantenido desde 2008.

De sus nueve discos publicados destacan Poesía difusa (2003), Un día en Suburbia (2008), Mejor que el silencio (2011), A través de mí (2015). Estas entregas reúnen una serie de temas que se han convertido en verdaderos himnos para los entusiastas del rap de distintas generaciones y latitudes.

Efectos vocales”, “El idioma de los dioses”, “Ángel”, “Ni estabas ni estarás”, “Todo o nada”, “Urbanología”, “Éxodo” y “Anochece” son piezas fundamentales en su lugar como icono en la cultura hip hop.


Su noveno álbum: Almanauta

El año pasado, Nach estuvo en México para realizar la primera parte de la gira promocional de su álbum Almanauta. El disco se distingue por incluir los más distintos beats y por darle cabida a una gran pluralidad de tempos.

Foto: Jesús Elizondo

En el disco colaboran Residente, Bunbury, Kase.O, El B, José James, Ele y Klau. Acerca de la participación de estos artistas, Nach platicó con Slang: “Para mí siempre ha sido importante colaborar con artistas a los que yo admire, con los cuales haya una relación lógica, para que tenga sentido hacer una canción”.

Para esta producción, Nach se permitió muchas libertades creativas: experimentó con ritmos, incluyó a artistas que nada tienen que ver con el rap, como Andrés Suárez o Ismael Serrano. Y el resultado es un disco del que se siente orgulloso.

“La sensación que me queda es muy bonita porque ellos realmente se involucraron en el proyecto desde el primer momento. Todo el mundo me arropó, todo el mundo quiso formar parte de las canciones. Les encantó todo lo que tenía que ver con la creación artística de cada tema, y lo disfruté mucho”, explicó.

Almanauta fue producido por el español Pablo Cebrián. A decir de Nach, es alguien que tiene un bagaje musical que abarca muchos estilos.

“Pablo había hecho arreglos para mi disco anterior. Desde entonces vi que tenía mucha capacidad para crear música de mil maneras diferentes. Trabajar con él es un lujo, porque para este disco quería unir muchos estilos de música distinta: desde el rap más típico, al rap más de mover el cuello, a un rollo más soul, más trap y más sonidos contemporáneos”, explicó.

Al final, Pablo Cebrián se convirtió en la persona indicada para transmitir lo que Nach quería plasmar en su nueva obra. “Con él todo se trató de poder disfrutar de la creación de la música, poder disfrutar de lo que sucede en el estudio y pasarla bien. Íbamos a trabajar, pero al mismo tiempo íbamos a divertirnos. Y para mí, de eso se trata la música”.


La escena del hip hop en España

A 20 años de la época de oro del hip hop en España, hoy puede hablarse de un fuerte resurgimiento de la escena. El talento y las propuestas confluyen en un entorno en el que la industria de la música se ha profesionalizado por completo.

En este contexto, Nach sigue presente como una figura absolutamente relevante. Si hay un testigo de primera mano que pueda hablar de las muchas maneras en que el género ha evolucionado es él.

Creo que todo se diversificó a raíz de la aparición de internet. Muchísimos artistas, que eran pequeñitos y no tenían voz, pudieron tener su pequeño estudio de grabación, grabar sus videos, subirlos a redes sociales y enseñarle al mundo que estaban ahí”, dijo al referirse a los hitos que han trastocado la escena del rap en su país.

“A partir de ahí, aparecieron muchísimas ramas. Y eso es lo bueno del hip hop, que va evolucionando, no se queda quieto. No tiene miedo a buscar otras vías y a ramificarse de manera muy diferente. En España ha ocurrido. Y aunque hay cosas con las que me identifico menos, hay grupos nuevos, y toda una nueva escuela que está muy potente. Saben lo que quieren y lo que son”, añadió.


Sus libros de poesía

A la fecha, Nach ha publicado dos libros de poesía. Hambriento y Silencios vivos. “En los libros me destripo y me desnudo de una manera que hasta me sorprende a mí mismo. Los veo como una manera de conectar con emociones que no siempre había puesto atención. Me han permitido tener un diálogo interno de una manera muy honesta, pero al mismo tiempo muy desgarrada”, explicó acerca de sus poemarios.

Sobre Silencios vivos (el de publicación más reciente), dijo: “El título de Silencios vivos viene del silencio que yo percibo en mi entorno, en mis acciones y las plasmó en un papel. Ahí hay muchos gritos, pero esos gritos no suceden de manera normal, sino que se plasman en un papel. Luego, la persona que lo lee ―en ese silencio suyo también― acude a mi grito y de esa manera nos comunicamos”.

Para Nach, escribir poesía es como una especie de terapia, una forma de encontrar liberación, caminos nuevos que le permiten conocerse a sí mismo, de manera brutal.


Conoce más sobre el proceso creativo y la forma en que Nach escribe sus rimas en este video: