Ya en serio ¿Necesitamos más discos de covers?

Esta semana, Weezer alimentó a los adictos de la nostalgia con un disco de puros covers.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_

Los covers son homenajes musicales que, sean un clásico memorable o una pieza olvidada, le dan vida a música vieja que tuvo su propio momento. En ocasiones suelen ser grandes interpretaciones y en otras, terminan siendo un dolor de cabeza.

Dependiendo la banda, el artista o el propósito con el que este sea interpretado, los covers pueden llegar a convertirse en el ascenso o la caída de su propia esencia. Nadie lo duda, los covers han sido parte estructural de la historia musical. Los setlist de los primeros shows de bandas tan icónicas como The Rolling Stones y The Beatles estaban compuestos de temas de sus ídolos del blues, antes de componer sus grandes canciones y llegar al estrellato.

Sin embargo, nunca faltan los excesos. Esta semana, Weezer, banda formada en California en 1992, lanzó The Teal Album, un nuevo disco de puros covers.

Todo surgió el año pasado, a raíz de una petición de una usuaria de Twitter que solicitaba que la banda estadounidense hiciera un cover a “Africa” de Toto, tema de los años ochenta que se popularizó en redes sociales a través de varios memes.

Lee: El historial de covers entre Weezer y Toto

Apoyada por el staff de Noisey en Estados Unidos, específicamente por el editor Dan Ozzi, Weezer aceptó la propuesta y lo tomaron tan en serio que poco después lanzaron su propia versión del tema y hasta la de “Rosanna” (otro hit de Toto). Todo bien con eso. Dos grabaciones de una banda de los noventa que lanzó un disco (Pacific Daydream) en 2017 sin pena ni gloria.
Tweet

Este viernes, Rivers Cuomo (líder de la banda) y compañía demostraron que esta cosa de hacer homenajes iba en serio y sacaron este disco de puros covers, alegrando a los adictos a la nostalgia que dicen que esto es un combo breaker: una banda vieja haciendo covers más viejos, ¡qué más pueden pedir!

Ok. Con más calma. Si sacas un disco de covers, lanzas algunos que valgan la pena, ¿no?… Pues no sucedió en este caso. Por lo menos en México, la canción “Paranoid” de Black Sabbath parece ser la obligada de cualquier banda de covers que solo emocionan al tío que no baila cumbias. Y sí, por supuesto, Weezer incluyó su propio cover de esa canción en el disco en cuestión, que suena más forzada que Paul McCartney usando el autotune para sonar más chavo en sus nuevas canciones.
Paranoid – Weezer

No suma nada a la escena musical y es más publicidad que otra cosa

El propio Dan Ozzi de Noisey ha publicado una disculpa pública por apoyar la petición que derivó en que la banda hiciera un cover de “Africa” y a partir de ahí todo un disco de versiones: “parece que (la banda) estuvo decidida a usar este impulso como un recurso publicitario para llegar a la siguiente fase de su carrera. Esta semana, lanzaron The Teal Album, un disco de diez canciones en el que aceptan su existencia dadaísta de pioneros del rock indie convertidos en una banda chafa de covers de bodas”, señala en un texto.
Africa – Weezer
Además de no contribuir a nada a la música, este tipo de discos son justo un truco publicitario. Para Caro Lyne, artista independiente argentina que reside en la Ciudad de México, esto es lo que significa: “los discos de covers en mi opinión son una versión perezosa de algo ya existente. Si ese álbum fue un éxito entonces la persona que hace el cover tal vez solo busca fama y dinero”.

Red Jesus, músico chileno que también reside en la capital mexicana, empatiza con este pensamiento: “armar tu carrera con base en covers me parece un recurso pobre artísticamente hablando y los ‘homenajes’ muchas veces vienen ensuciados por el intento de un aprovechamiento comercial. Ahora, si alguien lograra hacer un disco completo con la originalidad y alma de un ‘Hurt’ versionado por Johnny Cash, o de ‘Tráeme la Noche’ (Cerati haciendo ‘Bring on the Night’ de The Police) … no me quedaría de otra que pararme y aplaudir”.

“Si un día viniera una extraña bacteria post nuclear y nos quitara la capacidad de hacer covers, el mundo seguiría en su eje, pero si nos quitara la capacidad de crear música original, todo se iría al carajo. Los covers no son necesarios, pero bien hechos pueden aportar ángulos interesantes. He visto artistas plásticos hacer maravillas con materiales reciclados. ¿Por qué no con sonidos?”, menciona Red Jesus haciendo un balance al respecto.

Concluyendo. El problema no es hacer un cover. El tema es hacer UN DISCO COMPLETO de covers. ¿Por qué razón? ¿Qué aporta un disco de covers a la música? ¿Necesitamos más discos completos de covers?