The College Dropout: la historia detrás del álbum debut de Kanye West

Antes del lanzamiento de su primer disco, Ye era conocido como productor y aún se tenían reservas sobre sus cualidades como MC.
Iraís M.
Foto: Kanye West, 'The College Dropout' / Roc-A-Fella, Def Jam Recordings.

The College Dropout, álbum debut de Kanye West, se lanzó el 10 de febrero del 2004. En esa época no parecía haber cabida para un rapero de clase media que no fuera representante del gangsta rap.

West, que hasta ese entonces había producido tracks de colegas como Jay-Z y Ludacris, sería el encargado de difuminar ciertos límites entre la denuncia social y los tópicos personales: solo necesitaba una oportunidad de mostrar sus habilidades como rapero. 

Kanye estaba enfocado en ser reconocido como artista, como el protagonista de todo un concepto, y Damon Dash, de los fundadores de Roc-A-Fella, entonces división de Def Jam Recordings, sabía que haría todo lo necesario para lograrlo. Lo firmó en el sello no precisamente porque creyera en él, sino para no perderlo como parte de su equipo de productores, según John Legend, quien aportó algunas voces al álbum debut de West.

Aquí recordamos cómo desde The College Dropout, Kanye West se perfilaba para convertirse no solo en un rapero reconocido, sino en el hombre de negocios y la estrella pop que es hoy en día. 


El humor y el mensaje de The College Dropout

El álbum debut de Kanye West no sería lo mismo sin sus sketches ―si se les puede llamar así―, muchos de estos a cargo del comediante DeRay Davis. Estos están enfocados en la postura del rapero como una persona a la que le fue bien en la vida. Esto, sin la necesidad de tener un título profesional.

Este mensaje se propaga a lo largo de todo el material, incluidas las canciones. West reafirma en el álbum que el historial académico no se refleja en las finanzas de una persona. También explica que un título y un trabajo convencional no garantizan que le dejes algo a tu familia después de la muerte. 

Todo de The College Dropout está conectado por tracks en los que se sigue explicando el punto de West con la misma ironía y mensajes directos que usa el rapero hasta estos días. El material ha envejecido bien, ya que más que un rant contra la escuela es un grito contra las convenciones sociales


Kanye West rumbo a Jesus Is King

Aunque la temática de The College Dropout ronda diferentes temas, la religión y Dios ya estaban presentes en su arte. “I’ll Fly Away”, que en el álbum funciona como un preámbulo para “Spaceship”, es un himno religioso escrito por Albert E. Brumley en 1929. Este también fue interpolado por Puff Daddy en “I’ll Be Missing You”, track en honor a Biggie.

Más adelante, en Jesus Walks” Kanye respalda al cristianismo y lamenta que haya detractores de Dios en el rap. También le recuerda a los religiosos más inflexibles que Dios se preocupa lo mismo por “un buen cristiano” que por asesinos, estafadores y prostitutas. Todo esto ahora parece un preludio de Jesus is King (2019) y de los servicios dominicales del rapero, quien ya se muestra más influenciado por el góspel. El track obtuvo el Grammy a Mejor Canción Rap en el 2005


Kanye West como creador de oportunidades 

Tras haber producido temas como “Izzo (H.O.V.A.)”, de Jay-Z; “Get By”, de Talib Kweli; y “Stand Up”, de Ludacris, con The College Dropout Kanye West estaba listo para que ellos le devolvieran el favor.

En “Never Let Me Down”, Jay-Z y J. Ivy acompañan a West. Aunque los versos de Hova hablan más de su éxito musical, West se enfoca en la historia y en la lucha contra el racismo.

En “Get Em High”, Kanye West ya no era quien acompañaba a Talib Kweli durante sus giras. Ahora lo invitaba a él y a Common a un tema en el que hablaba sobre conquistar chicas vía Internet (mucho antes de que existiera Tinder). 

Con “Breathe In Breathe Out”, Kanye West tiene otro gran triunfo: su colaborador es Ludacris. De acuerdo con DJ Whoo Kid, antes del accidente que West tuvo en el 2002 estuvo tratando que Ludacris eligiera uno de sus beats. El rapero no solo sobrevivió al accidente, sino que ahora estaba hombro con hombro con su colega.

Este era solo un paso para que Kanye fuera LA PERSONA con la que todos querrían trabajar.

 


El accidente como parteaguas de excelencia

Cuando lo más conocido de Kanye West en el mainstream era que había producido algunos temas de The Blueprint, álbum de Jay-Z, el rapero ya llevaba años preparando su material debut.

En el 2002, West tuvo un accidente de tránsito tras un largo día en el estudio. Terminó hospitalizado y con la mandíbula fracturada, pero de ahí surgió “Through the Wire”, el que sería su primer sencillo, parte del mixtape Get Well Soon y, más adelante, de College Dropout.

En el tema, donde West sampleó “Through the Fire” de Chaka Khan, rapeó sobre cuando la noticia de su accidente llegó a MTV y contó que estuvo en el mismo hospital en el que murió Biggie Smalls. En una entrevista con USA Today, Kanye sostuvo que el día del accidente no había hecho su mejor trabajo. Desde esa vez, cada que graba “lo hace como si fuera su último día”.

Es evidente que Kanye West aplicó esa premisa con su álbum debut, del que también se desprendieron sencillos como Slow Jamz (con Twista y Jamie Foxx), ganadora del Grammy a Mejor Colaboración Rap/ Cantada; y “All Falls Down”, junto a Syleena Johnson tras la inevitable negativa de Lauryn Hill para usar su voz.

Entre los colaboradores de West para el ahora icónico álbum también se encuentran GLC, Consequence (“Spaceship”), Mos Def y Freeway (“Two Words”). Es un material para escucharse de principio a fin sin distracción alguna. 

Nadie espera que Kanye termine en la cima / Ain’t nobody expect Kanye to end up on top”, rapeó West en “Last Call”, donde durante más de 10 minutos alardea de su éxito, que hasta ahora ha dado para mucho más. “Esperaban que College Dropout saliera y luego fracasara / They expected that College Dropout to drop and then flop”, agregó sobre su álbum debut, que obtuvo el Grammy a Mejor Álbum Rap.

Ahora, a Kanye West ya no le importan los Grammy, pero al mundo sí le importa su próxima movida musical, sea cual sea. Claro, todo gracias a un álbum que fue producido principalmente por él.

Foto: Kanye West, ‘The College Dropout’ / Roc-A-Fella, Def Jam Recordings.