¿Por qué Eminem es el rapero blanco más exitoso de todos los tiempos?

Hoy celebramos el cumpleaños número 47 de Marshall Mathers respondiendo a esta interrogante.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_

Hace 47 años nació Marshall Bruce Mathers III, mejor conocido como Eminem. Este rapero es originario de Missouri y residió en Detroit durante los primeros años de su vida. 20 años de carrera fueron suficientes para convertirse en una de las figuras más controversiales, pero a la vez más exitosas en la historia de la industria musical.

En ese mismo tiempo, ha vendido 50 millones de discos y más de 100 millones de sencillos. Eminem se ha consolidado como uno de los raperos blancos más reconocidos a nivel mundial. Además, ha sido reconocido como el “Rey del Rap” por la revista Rolling Stone y otros medios más.

Y aunque el rap desde el origen es un estilo concebido desde las entrañas de los guetos de comunidades afroamericanas, Slim Shady realmente fue la primera superestrella blanca de rap.

Aunque hoy en día sobran los talentos blancos como Logic, Post Malone o Machine Gun Kelly —con quien por cierto ha estado en conflicto—, Eminem fue la punta de lanza de las primeras oleadas de raperos blancos que comenzaban a tomar fuerza en las listas de popularidad en los noventa. Desde su álbum debut The Slim Shady LP, hasta su más reciente disco, Kamikaze, Marshall fue uno de los artistas no negros que posicionaron al rap y el hip hop en el mainstream.

El origen del rap blanco

Teniendo como antecedente a Beastie Boys —uno de los colectivos de rap blanco más representativos del género a principios de los noventa—, el género vio llegar a uno de sus representantes más mainstream, Vanilla Ice. Robert Van Winkle ganó su apodo gracias a que en las fiestas de hip hop de principios de los ochenta, él era el único de sus amigos blancos que hacía breakdance.

Gracias a su acercamiento con el género, el estadounidense le abrió varios conciertos a icónicas agrupaciones que comenzaban a poner a la escena en el centro de atención: N.W.A y Public Enemy. Esto lo que le llevó a grabar el que se convertiría en su único éxito: “Ice Ice Baby”, tema que samplea a “Under Pressure” de Queen. Él fue una de las primeras figuras en llevar el beat y las rimas a las principales listas de popularidad como el Hot 100 de Billboard, pero nunca de la forma en que lo hizo Marshall Mathers.

La llegada de Eminem

En su infancia, Marshall vivió la mayoría del tiempo en la urbe de Detroit. La cultura del hip hop le causó una gran impresión y comenzó a componer rimas desde los 14 años, mientras residía en un vecindario mayoritariamente afroamericano. Después de grabar algunas de sus piezas y ganar fama dentro de su comunidad, un empleado de  Interscope Records llevó uno de sus demos a la disquera. El mismo sello discográfico en el que actos como Nine Inch Nails y Marylin Manson comenzaron su carrera.

Dr. Dre, exintegrante de N.W.A, fue quien descubrió este mismo demo de Eminem que alguien había dejado en el garaje de Jimmy Iovine, su socio y dueño del sello Interscope.

En el documental The Defiant Ones, el rapero habla sobre cómo el talento urbano de Eminem le inspiró para crear su propio sello discográfico, Aftermath Records. Después de lanzar “Infinite”, su primer sencillo, Dre se metió al estudio de grabación junto a Eminem para crear The Slim Shady LP.  Con este material, por primera vez un rapero blanco se ganaba una certificación de triple platino y vendía más de 3 millones de discos.

Eminem comenzó a llamarse a si mismo la “gran esperanza blanca”. Para la industria, el rapero abrió un nuevo camino. Esta vez, un MC blanco con credibilidad y autenticidad (a diferencia de Vanilla Ice), se consolidaría como el representante del hip hop en el mundo del pop.

Y así sucedió, Eminem comenzó a aparecer en los videos musicales de distintos artistas pop y de rock. Con su segundo álbum, The Marshall Mathers LP, vendió 1.7 millones de copias. Se convirtió en uno de los discos que se han vendido más rápido en la historia del rap. Además, obtuvo varias nominaciones al Grammy, incluyendo álbum del año. Mathers fue el primer blanco en aparecer en la portada de The Source, revista considerada como la biblia del hip hop.

Según un blog especializado en investigación social, “el color de Eminem ha influido en su éxito”. Sin embargo, para otros como el dueño de Revancha, la única tienda de discos especializada en hip hop en México; el hecho de que el rap se considere negro es una concepción gestada por “los poderes fácticos” para mantener los prejuicios.

Tú qué opinas ¿es Eminem el rapero blanco más exitoso?