¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Recomendación Slang: ¿Por qué vale la pena que veas ‘The Last Dance’ con Michael Jordan?

Jesús Elizondo
Foto: Michael Jordan, 1998 / The Sporting News, vía Getty Images.

Aviso: Aunque no te guste el básquetbol o no tengas mucha noción del deporte, esto SÍ es para ti.

Recuerdo muy claramente ver a Michael Jordan salvar a Bugs Bunny y compañía, al vencer a Los Monstars en los segundos finales del juego estirando su brazo de una forma increíble. Si al igual que yo, tú naciste en la década de los noventa, muy probablemente esa sea la imagen de Jordan que tienes en la cabeza.

Como aficionado al básquetbol y a la NBA, crecí de la mano de la dinastía de los Spurs y Tim Duncan, y posteriormente me convertí en admirador de LeBron James y su capacidad atlética.

No tengo pena en admitir que llegué a “defender” los méritos de LeBron sobre los de Michael Jordan. Entrándole a esa discusión sobre quién es el mejor basquetbolista de la historia. Pues déjenme decirles, me bastó ver el primer episodio de The Last Dance para darme una idea de lo equivocado que estaba cuando pretendía comparar a un ser humano como LeBron James, con una leyenda sin igual como Jordan.

Y es que, más allá de la gran capacidad que tiene la serie para captar lo impresionantemente bueno que era Michael al jugar básquetbol, el mayor mérito de esta producción recae en cómo logra capturar el fenómeno global en el que se convirtió.

Foto: Micheal Jordan 1980 / Focus On Sport, vía Getty Images.

Jordan cambió la cultura

The Last Dance logra retratar fielmente una época en la que el básquetbol revolucionó la cultura de la mano de Michael Jordan. Esta docuserie relata de una forma íntima cómo fue la vida del icónico jugador durante su carrera con los Chicago Bulls. También muestra entrevistas actuales realizadas a personas clave que experimentaron ese contexto, como lo fueron Scottie Pippen, Phil Jackson y el controversial Dennis Rodman, entre otros.

En el film conocerás desde cómo fue que Michael Jordan fue básicamente obligado por su mamá para hablar con Nike, y cómo dicha plática desembocó en la creación de los Air Jordan, ―porque él de hecho quería firmar con Adidas―, hasta la relación que el jugador tiene con figuras como Spike Lee y Magic Johnson.

La serie nos ofrece capítulo tras capítulo información precisa para entender cómo fue que Michael Jordan y la NBA se convirtieron en un fenómeno de la cultura pop. Ese mismo imperio que tuvo como consecuencia que un Bad Bunny cantara en uno de sus conciertos enfundado en un jersey de Kobe Bryant.

Justamente durante el 5to capítulo, dedicado a la memoria de Kobe, logramos entender el impacto que Michael Jeffrey Jordan tuvo en otras figuras. Incluso Bryant menciona que él no hubiera logrado lo que logró de no ser por Michael. La entrevista con Kobe, (grabada una semana antes de su fallecimiento), te pone la piel de gallina al ver a un grande reconocer a otro grande. Y verlos compartir una cancha en el video del All-Star Game de 1993, fue una joya.

Foto: Kobe Bryant y Michael Jordan, 1998 / MediaNews Group/Pasadena Star-News vía Getty Images.

Jordan: música y moda

Beastie Boys, LL Cool J y Diddy, son algunos de los elegidos como parte del soundtrack de la docuserie. Un repertorio musical que te transporta inmediatamente a finales del siglo pasado y te llena de nostalgia.

Si a eso le sumamos, el ver a Jordan utilizar los Air Jordan 1 originales en su último partido en el Madison Square Garden, te dan ganas de ponerte tus cacles Jordan y salir a la calle con tu walkman, escuchando unas rolitas de los Beastie.

No solamente son los Air Jordan, son también los trajes overzised que usaban los jugadores, el mítico outfit de Michael para las olimpiadas del 92, la gente en la calle comenzando a utilizar el jersey rojo de los Chicago Bulls y más. Michael Jordan puso de moda el básquetbol y hoy vivimos sus efectos.

Fue también durante la época del emblemático jugador que los estadios de básquetbol se comenzaron a llenar de figuras como Jerry Seinfield, Drew Barrymore y el antes mencionado Spike Lee. Fue en estos tiempos donde se fusionó el mundo de los artistas con el de los deportistas. De no ser por ese lapso, no podríamos apreciar y entender a un Jay-Z con Beyoncé sentados en la primera fila de un partido.

En estos días vimos a J Balvin en redes subiendo sus fotos con Jordan, Pippen y Rodman. En todas las imágenes vemos al colombiano como un niño admirando a sus ídolos. Y es que eso fueron los Chicago Bulls de Michael Jordan: los héroes de toda una generación, y hoy, gracias a The Last Dance, nuestra generación puede entender la importancia de Jordan y compañía.

Así que no te puedes volver a poner un par de Air Jordan sin haber visto esta serie. No puedes volver a escuchar una canción más de los Beastie Boys sin haber checado este imperdible. Y por favor, no seas como yo, y no te pongas a defender a LeBron James sin antes haber visto The Last Dance.

Por Jesús Elizondo / @Jesus_eligtz.

Foto: Michael Jordan, 1990 / Tom Berg/WireImage, vía Getty Images.

Mira el tráiler de The Last Dance (El último baile) aquí:

tráiler