¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

El problema con decirle ‘urbano’ a los géneros afrodescendientes

Te contamos por qué el uso de la palabra sí tiene un subtexto racista y discriminatorio.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_
Imagen: diseño Slang | Fotos: Karol G, Jesús Elizondo para Slang; J Balvin, Universal Music; Drake, AP.
Actualización al 10 de junio de 2020 / Publicación original: 12 de febrero 2020

¿Cuándo te dicen urbano, en qué piensas?

Si nos vamos al Diccionario de la Real Academia Española, se refiere a todo lo “perteneciente o relativo a una ciudad”.

Esta palabra le ha servido a la industria musical para englobar a géneros afrodescendientes como el funk, R&B, soul, hip hop, dancehall o al reggaeton.

En la jerga que usan las plataformas digitales, disqueras, premios y medios de comunicación, el término ha sido usado para describir todo lo relacionado con estas expresiones musicales.

Cuando uno busca ‘urbano’ en Apple Music aparece esto: “El género urbano es el latido callejero que conecta al hip hop con una narrativa rapera y encuentra en las estructuras del funk, el soul y el R&B, entre otros ritmos afroamericanos”, una descripción abstracta que no explica el origen de un género específico.

Esta interpretación no es una novedad y se le dio a mediados de la década de los sesenta, cuando la industria dominada por artistas blancos, no podía ocultar el creciente dominio de la música negra en las estaciones de radio.

Según varias fuentes como la Encyclopedia Britannica, el conductor de radio Frankie Crocker fue uno de los primeros en popularizar la palabra cuando fue nombrado director de programación de la WBLS, estación pionera en transmitir soul, R&B y disco en Nueva York.

Para catalogar y separar la música pop blanca de la negra, la estación denominó a su programación como música “urbana contemporánea“.

Esta misma descripción fue usada durante años por la Academia de la Grabación para titular una de las categorías de los Grammy, Mejor Álbum Urbano Contemporáneo, que hoy mismo (10 de junio de 2020) cambiaron por R&B Progresivo (¿qué es eso?).

Al pasar de las décadas, como cita Rolling Stone en un nuevo artículo escrito por el periodista Elias Leight, la música afrodescendiente ha sido clasificada y reclasificada al antojo del sistema sociocultural blanco que ha dominado por siglos todo tipo de industrias, incluyendo la musical.

A principios de este año, Tyler, The Creator puso sobre la mesa el valor de la connotación de la palabra “urbano”, calificándola de discriminatoria:

“Apesta que siempre que nosotros, me refiero a personas que lucen como yo, hacemos cualquier cosa que desafía los géneros, nos ponen en la categoría de rap o urbano”.

“No me gusta esa palabra ‘urbano'”, dijo el músico poco después de haber recibido el Grammy por Mejor Álbum de Rap, a pesar de que su disco IGOR no es realmente un álbum de rap.

“Para mí, es solo una forma políticamente correcta de decir la palabra que empieza con N, ¿por qué no simplemente podemos estar en el pop?”, señaló.

La declaración de Tyler se suma a una visión amplia de varios artistas que no están de acuerdo con que sean encasillados en el universo de lo ‘urbano’ porque segrega e ignora los orígenes de ritmos, sonidos y a la propia cultura.

 

En una reciente entrevista para GQ, Billie Eilish, una de las más grandes admiradoras de Tyler, respaldó al compositor cuando le preguntaron sobre el tema:

“Siempre he odiado las categorías. Odio cuando la gente dice: ‘Oh, te pareces a ‘inserte algo’ o suenas como a ‘inserte algo’. Fue algo muy cool que Tyler dijera eso. Estoy de acuerdo con él acerca del término. No juzgues a un artista por la manera en la que se ve o se viste. ¿No fue Lizzo la que ganó mejor R&B esa noche (de los Grammy)?, digo ella es más pop que yo”.

Lo “urbano” en el contexto latino 

En años recientes el término se amplió y la misma esfera hegemónica de medios, industria y sellos discográficos empezaron a llamar así a muchos de los géneros caribeños que dominan la estética comercial del sonido popular actual como el dembow, reggaeton, dancehall, trap y más.

J Balvin, uno de los artistas más populares del reggaeton, publicó una opinión al respecto el año pasado cuando criticaba a los premios Latin Grammy.

“Debería haber una categoría para rap otra para reggaeton, dancehall y trap. No meter todo eso en ese gran nombre ‘urbano’. Toda la música es urbana porque viene de una historia, de lugares, espacios y culturas”, dijo Balvin en su cuenta de Instagram.  

En entrevista para Slang, José confirmó su postura diciendo: “Yo creo que está bien hablar de reggaeton, de rap, de dancehall, de géneros, pero no poner todo eso en una sombrilla urbana porque finalmente todos somos artistas”.

 

En el contexto reciente de violencia racial en Estados Unidos y en América Latina, cada vez más artistas y sellos que comercializan con música creada por la cultura afrodescendiente, están erradicando el uso de la palabra que sí tiene un subtexto racista y discriminatorio.

La semana pasada Republic Records —sello de Universal Music Group que representa a artistas como Drake, The Weeknd y Ariana Grande—, anunció la inminente prohibición del uso de la palabra ‘urbano’ para etiquetar música.

Seguido de esta discográfica, siguieron Warner Music que planean dejar de usar el término, y iHeartMedia.Inc, la compañía de radio más grande en Estados Unidos que ahora empleará palabras como R&B o hip hop.

De la misma manera, Remezcla, medio de comunicación dedicado a la divulgación de música y cultura latina en Estados Unidos, lanzó una editorial anunciado que no usará más la palabra ‘urbano’ y que de ahora en adelante usará el término “el movimiento” —una decisión que tal vez no sea la solución pero que de alguna manera intenta borrar la palabra del mapa.

La postura de Slang

Desde hace meses, Slang ha buscado darle una salida a las opiniones de gente de la industria y artistas mexicanos, para hablar del tema:

“Se usa (el término) por falta de interés en los géneros y por tener nulo conocimiento de los mismos. Si rapea, viste de tal manera, y usa beats es ‘urbano’ para ellos“, dice en entrevista Alex Malverde, manager y A&R de More Juice Records y Agencia TSM.

“Ese adjetivo es usado por mera flojera, falta de interés y porque en algún momento no había tanta oferta en la industria como la hay ahora con reggaeton, hip hop, trap, R&B, etc”.

“Siento que ya es momento de darle su lugar a cada género, más al hip hop y reggaeton que ahora mismo son tan populares y permean a nivel global en toda una generación”, mencionaba Alex en febrero.

Yoga Fire, rapero mexicano del sello HomeGrown Entertainment, fue más puntual al respecto: “En lo personal se me hace bien de conductor de Telehit la etiqueta. Deja ver lo mucho que los medios desconocen acerca del tema. Aquí es más de ahorrarse el tiempo de investigar acerca del artista y el género que representa”.

“Para los medios fue más fácil meternos a todos en una bolsa y ponerle la etiqueta de ‘urbano'”. 

El problema de llamarle ‘urbano’ a estos géneros musicales que han sido discriminados a lo largo de la historia es que se invisibiliza una lucha permanente de toda una cultura que ha sido segregada de la misma manera en la que la industria ha borrado sus raíces con esa misma palabra.

Como medio de comunicación y plataforma de contenidos que se hacen valer de los movimientos musicales aquí expuestos, en Slang hacemos un llamado para nombrar a las cosas como son y mencionar de dónde vienen. 

Hay que darle el significante adecuado a los sonidos diversos que actualmente permean en la esfera musical que consumimos y compartimos de forma específica.

Si una canción, un disco o un artista está inspirado en el dembow, rap, reggaetón, R&B y todos estos movimientos, que se les cite con nombre y apellido.