¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Razones por las que Beyoncé es una chingona

La cantante cumple años hoy, pero su influencia va más allá de la música.
Iraís M.
Foto: Beyoncé, AP.

Beyoncé cumple este miércoles 38 años y lo celebramos recordando por qué es un ejemplo a seguir en ámbitos diferentes al musical. Ya sabemos, como publicó The New York Times, que su voz es “uno de los instrumentos más cautivadores de la música popular”, que la foto con la que anunció su embarazo fue la más gustada de Instagram en 2017 y que sus temas son dignos de las playlists de Obama. Pero, ¿qué nos ofrece en otros rubros?

Impone moda

Beyoncé logró que los uniformes de bandas de marcha escolares se convirtieran en piezas de alta costura. La cantante se unió a Balmain y a su director creativo Olivier Rousteing para lanzar una colección basada en lo que Bey y compañía usaron en el escenario de Coachella 2018.

Sonidos africanos

The Lion King: The Gift, álbum curado por la cantante, no solo contó con la participación de artistas como Kendrick Lamar y Childish Gambino, sino que Beyoncé incluyó a artistas y productores africanos como Tekno, Yemi Alade, Mr. Eazi, Burna Boy, WizKid, Tiwa Savage, Shatta Wale, Busiswa, Yemi Alade y Moonchild Sanelly. ¿Son lo más representativo de África? No sabemos, pero llevar al mainstream a artistas poco conocidos en otras partes del mundo se agradece.

 

Integridad

Ivy Park, firma de ropa de la cantante, rompió relaciones con Topshop después de las acusaciones de abuso sexual, bullying y abuso racial contra Philip Green. Este es dueño de Arcadia Group, de la que forma parte Topshop. Esperemos que el mundo haya aprendido que si tienes a Bey como aliada de negocios no puedes abusar la gente que trabaja para ambos.

Más adelante la cantante anunció su alianza con Adidas, misma que también comprende el relanzamiento de Ivy Park

Contra los estereotipos sobre la comunidad LGBTQ

Beyoncé recibió el GLAAD Vanguard Award, reconocimiento entregado por una organización que da seguimiento a cómo se retrata a la comunidad LGBTQ en los medios.

Al recibir el premio, la cantante recordó a su tío Johnny, hombre gay que luchó contra el VIH. “Los derechos LGBT son derechos humanos”, sostuvo Bey.

La cantante también se ha pronunciado en favor del matrimonio entre personas del mismo sexo y contra la retirada de protección para estudiantes transgénero en escuelas públicas por parte de la administración de Donald Trump.

Recomprensión del feminismo

En una entrevista con Vogue Beyoncé aplicó el equivocado “no me considero feminista porque amo a mi esposo” ―no de manera textual, pero con esas ideas preconcebidas de décadas pasadas―. Sus fans se decepcionaron y las “feministas de verdad” la criticaron, pero la cantante se reivindicó de la mejor manera. 

En “Flawless”, canción de 2013, Beyoncé sampleó el discurso de la escritora Chimamanda Ngozi Adichie titulado “We should all be feminists”. El año siguiente, Bey usó la palabra FEMINIST para un anuncio iluminado durante su show de los MTV Video Awards.

Contra la brecha salarial racial

Beyoncé está consciente de la inequidad racial en Estados Unidos ―por ejemplo, retrató la violencia policiaca en el video de “Formation”― y sabe que la única manera de luchar contra la brecha salarial relacionada con el origen y el color de piel es la educación (o ser famosísima como ella, pero eso no es común).

La cantante becó, a través de su iniciativa filantrópica BeyGOOD, a 4 estudiantes de universidades históricamente negras,  dándoles así la oportunidad de no perder su desarrollo intelectual y económico. 

El arte como terapia

Después de que su matrimonio con Jay-Z estuviera en la cuerda floja, Beyoncé no se dedicó a llorar y a comer helado (tal vez sí, pero solo un ratito), sino que creó Lemonade (2013), álbum visual en el que desahogó de la mejor manera sus sentimientos. Poco después y ya reconciliados, Bey y el rapero lanzaron Everything Is Love, su primer álbum en conjunto.