¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Mac Miller se despide de nosotros en Circles

La familia del rapero nos deja ver a detalle su pensamientos existenciales en este álbum póstumo.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_
Foto: Mac Miller, Christian Weber/Cortesía de Warner Music.

Cuando un artista popular muere, la melancolía remueve a propios y extraños. Más cuando se trata de un deceso trágico.

El 7 de septiembre de 2018, Mac Miller murió a los 26 años por una sobredosis. El sentimiento fue inexplicable. ¿Por qué un artista talentoso, con toda una vida por delante, tenía que morir de esa forma?

A diferencia de otras muertes lamentables de figuras como XXXTentación, Juice WRLD o Lil Peep, cuando Miller falleció, más de uno se identificó con su música y su mensaje; con esa constante sensación de avanzar pero al mismo tiempo de quedarse estancado.

Miller falleció unos meses después de haber terminado su relación con la mujer que amaba (Ariana Grande); a un mes de haber lanzado uno de sus discos más íntimos, Swimming, y mientras se encontraba trabajando en una serie de nuevos tracks.

Esos temas son los que forman Circles, disco póstumo del rapero originario de Pittsburgh que su familia y su sello discográfico (Warner), compartieron este viernes 17 de enero de 2020.

Foto: diseño Slang / Fotografías cortesía de Warner Music.

Miller resuelve varios conflictos que había planteado en su disco pasado, en el cual vació sus sentimientos provocados por la depresión.

Por medio de frases, Mac nos deja ver sus pensamientos existenciales. La homónima “Circles” es un manifiesto de aceptación propia: “no puedo cambiar, no puedo cambiar… créeme que lo he intentado”, canta el rapero.

“Good News” es una de las canciones más quebrantadoras. Mac parece despedirse del mundo al sincerarse, tirando versos como “¿por qué todos necesitan que me quede?” o “¿puedo tomar un descanso?, ojalá pudiera cambiar mis modos“, rematando con “estoy cansado de estar tan cansado”.

Pesa escuchar “Everybody“, en la que Mac canta “todos tienen que vivir y todos tienen que morir“, tatuando la condición humana en un solo track; así como “Hands Me Down” en la que se muestra agradecido por la presencia de otros en su vida.

Musicalmente el disco va de R&B y soul con matices de jazz, pero conserva una esencia pop. En Circles, las melodías vocales de Mac sobresalen, pues apenas rapea en temas como “Woods“.

Jon Brion, productor del material y guitarrista, fue el encargado de darle forma al álbum. Él completó los tracks tocando el bajo y la guitarra en casi todas las canciones dándoles un peculiar protagonismo.

Mac Miller se despide de nosotros con una obra que nos hace empatizar con su condición: un sujeto que se cuestiona su lugar en el mundo pero que se acepta el curso del destino.

Siendo completamente honestos, como seguidor o fan, duele escuchar este disco. Cuesta trabajo hacerlo porque es un viaje a los pensamientos de un artista inconcluso que ha tocado nuestros sentimientos más profundos a través de su historia de vida.

Descansa en paz, buen Mac.

Escucha aquí Circles, el álbum póstumo de Mac Miller: