¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Rich Vagos, más que un colectivo de rap, la familia de Gera MX

Pasamos un fin de semana con la clika liderada por Gera MX y Razor, y nos demostraron que más que una clika, son familia.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_
Foto: Rich Vagos / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

Advertencia: Si usted no ha visto la serie Peaky Blinders lea este artículo bajo su propia irresponsabilidad, ya debió de haberla visto. 

En el episodio 6 de la segunda temporada de Peaky Blinders, el protagonista de la serie, Tommy Shelby, es secuestrado por dos agentes que lo llevan a un terreno baldío para forzarlo a cavar su propia tumba. 

Después de varios capítulos esquivando su muerte, Tommy, un apostador de carreras de caballos y líder de una pandilla de gitanos que se adueña de Birmingham (Inglaterra) en los años veinte, se ve amenazado por lo inevitable. “Estuve cerca de tenerlo todo”, grita durante la mórbida escena en la que no hay música, solo se escucha el sonido del viento.

La tensión se libera cuando uno de los agentes le dispara al otro; Tom está de vuelta en el juego. 

Hace unas semanas viajé a Guadalajara para encontrarme con los Rich Vagos, colectivo y sello discográfico fundado por los raperos Gera MX y Razor en 2018

Pasé un par de días en su casa-estudio ubicada en la periferia de la ciudad, donde lo primero que se ve al entrar es un cuadro con una ilustración de Tommy Shelby.

Gera MX en la casa Rich Vagos / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

El rostro del personaje está intervenido con la palabra “lealtad”, uno de los valores imprescindibles para formar parte de lo que, más que una clika, es una familia. 

Gera MX es como el Tommy Shelby de la vida real. Después de ser El Cachorro de la Mexamafia —siendo el más joven de ese colectivo—, el rapero se independizó para trazar su propio camino y ha logrado ser uno de los más escuchados en nuestro país. 

Aproximadamente 1,917,771 millones de escuchas en Spotify (la plataforma de música más usada en México), y casi tres millones de suscriptores en su canal de YouTube, respaldan su posición en el tablero del rap mexicano. 

Más allá de los números, su manera de comunicarse con la gente le ha hecho ganarse la admiración de viejos y nuevos seguidores, así como por representantes de la industria musical. “Es un vato al que sí se la crees”, me aseveró un conocido fotógrafo cuando le contaba de mi viaje. 

A diferencia del personaje interpretado por el reconocido actor Cillian Murphy, Gera se gana la vida haciendo música, pero su ideología está prácticamente basada en el mismo precepto que hace que la pandilla de los Peaky Blinders domine su ciudad: la unión

Gera MX en la casa Rich Vagos. Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

Tatuaje de Gera MX que muestra a Tommy Shelby con Grace, su novia en la serie / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

“Así nos ves ahora, pero no fue cosa fácil”, me dijo Gera el primer día que estuve con ellos, mientras nos tomamos una chela en el patio de la casa con Razor, su mano derecha y cofundador del sello discográfico.

“Rich Vagos comenzó un 14 de junio del 2018. Después de pasar situaciones complicadas que nos hicieron pensar en tirar la toalla, salió un proyecto cabrón con gente que se ha comprometido”, aclara Razor, quien en algún momento de su vida también tuvo su proyecto como rapero. 

Gera MX y Razor en la casa Rich Vagos / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

Gera tomó la palabra para seguir el relato, hablando de lo que muchos saben: su divorcio de la Mexamafia

“Todo empezó después de unas malas decisiones que habíamos tomado de contratos y de tiempos de distribución digital, porque, al final del día, por más mal que haya estado la otra disquera, le sumó a nuestro proyecto en un inicio. Se terminó el ciclo, Razor y yo nos sentamos y dijimos ‘¿cómo podemos trabajar?’. Yo estaba muy molesto con los porcentajes; esa era mi piedra en el zapato”, comenta el MC adoptando una posición neutral sobre el tema. 

El comienzo de RV va más allá de una separación, se trata de un momento decisivo en la vida de Gera, como cuando a Tommy lo secuestran los dos agentes policiacos en la serie:

“Personalmente fue una temporada difícil donde dije ‘no tengo nada que perder’. Me había roto la mano, se murió mi papá, no tenía dinero, y pensé: ‘Lo peor que puede pasar es que regresemos a San Luis y que hagamos lo de siempre. Entonces Razor accedió a ser mi manager y a trabajar con otros porcentajes e ideas”, menciona el MC, quien en todo momento se muestra orgulloso por su nueva familia. 

Gera también explica que fue fundamental su alianza con More Juice Records de Alex Malverde y Julián Morgan, quienes lo apoyaron para presentarse en festivales y venues como El Plaza Condesa en CDMX y el Teatro Diana en Guadalajara, donde fue soldout: “Después de la gira de El Vicio y la Fama, terminó siendo un año exitoso para mí en cuestión de conciertos porque la cereza del pastel fue haber llegado al Vive Latino”.

El nacimiento de la familia RV

Después de comer un buen banquete regio, escuchar un par de canciones de boom-bap y una que otra de cumbia rebajada en el comedor; subimos al estudio, donde se cocinan la mayoría de las canciones.

“Comenzamos a buscar nombres. Que si Insolentes, que si Pajaros Cumbia, hasta que un día en una pachequez, Razor dijo Rich Vagos y todos quedamos de acuerdo”, cuenta Gera. 

Pero esta historia no solo se trata de él y de Razor, sino de toda la pandilla: Samantha Barrón, Opium G, Denilson, Teeam Revolver, GIyhon Secuaz y Jay Romero. Algunos con experiencia, otros con apenas la mayoría de edad, pero todos con un propósito en común: jalar p’alante. 

“¿Cuál es la diferencia entre este y el otro sello?”, pregunto. “La empresa está dividida en pequeños porcentajes en partes iguales para los fundadores. Los CEOs somos Razor y yo, pero después hicimos una junta, y dimos un cacho a Teeam Revolver, Bipo Montana, Jay Romero, etc. Fueron cosas que le dieron identidad y compromiso a cualquier artista que quería entrar a Rich Vagos”, responde Gera. 

Rich Vagos en su estudio de grabación / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

Samantha Barrón, la voz zacatecana del R&B 

En el colectivo solo hay una mujer: Samantha Barrón, cantante y compositora de R&B originaria de Zacatecas que llamó la atención de Gera desde hace un par de años. 

“Veíamos a Samantha Barrón de lejos pero trabajaba en un proyecto con Charles Ans y no nos queríamos meter de lleno”, expresa el rapero. 

Samantha hizo ruido a nivel nacional gracias a su participación en canciones como “Vamos a Dar el Roll” de Charles, pero también hizo lo propio con canciones como “Darme Amor” y “Smoke Ma’ Soul”, que superan los 2 millones de plays en YouTube. 

“Antes de tener un respaldo de una disquera yo trabajaba de forma independiente. Llevaba una línea, una carrera ya formada con ayuda de mí misma, mis padres y gente que me rodeaba en ese entonces”, me cuenta Sam sobre cómo empezó. 

Samantha Barrón / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

Luego, le cuestiono sobre la necesidad de estar con un grupo: “Después quise conectar con otros artistas y aprender de ellos. Estuve colaborando con Charles Ans y con Golden Ganga, pero no consideraba que formara parte de ninguna banda, además de que tenía el plan de seguir con mi proyecto”.

“Yo ya había terminado Metadona, mi álbum que estoy próximo a estrenar, pero no tenía un plan posterior a eso. Tenía algo trazado pero no tenía algo conciso que me ayudara a determinar qué tenía que hacer después de haber hecho un disco de manera independiente, solo con mi productor y yo”. 

Samantha Barrón / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

“Ahí fue donde me encontré a Gera y a los RV, y se dio la oportunidad de trabajar juntos. Se vuelve muy lindo cuando el respeto y la admiración prevalece. Unos con otros tratamos de conservar la retroalimentación e intentamos aportar algo. Tenemos un calendario de cada quien, tratamos de priorizar y de que las cosas puedan fluir. Si hay algo que aportar lo hacemos sino, no. No hacemos bulto, pues”, señala. 

Rich Vagos, un semillero de talento nacional 

Antes de platicar largo y tendido, Razor insiste en ponerme unas canciones nuevas: “Te vamos a poner unas rolas que apenas van a estrenarse”. 

Al escucharlas confirmé mi teoría de que RV es un semillero de talento nacional. “Al principio elegimos mal, habíamos seleccionado a un chico de Monterrey que no pudo con la responsabilidad que conlleva ser de Rich Vagos y el nivel de gira nacional que estábamos obteniendo”, explica Gera. 

“Ahí fue cuando entraron Opium y Denilson y demostraron que estaban listos. Opium apenas iba a ser mayor de edad, Deni ya venía de un barrio muy vivido, y en cuanto los pararon enfrente del micrófono y ¡pum! salió la magia”. 

De Opium y Denilson fue de quienes escuché material inédito. Inmediatamente, la producción, el tono de voz y la temática de las canciones, me remitieron a todo el universo trap que en Estados Unidos es la sensación, y que se encuentra abanderado por raperos como Lil Uzi Vert o el propio Travis Scott

“Yo soy de CDMX, de Milpa Alta. Se cumplieron tres años desde que empecé a hacer música. En ese entonces estudiaba la prepa y me iba súper mal, de hecho si no hubiera sido por mis papás no hubiera terminado la secu. Entonces dije ‘no, no me va a ir bien, tengo qué hacer algo’”, me cuenta Opium sobre sus inicios en la música.

Opium G / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

El rapero de tan solo 19 años refleja el pulso de su generación en el mundo del hip hop, y su lírica tendría que llegar a popularizarse más que los millones de visitas que ya suman temas suyos como “Amanecer” o “Perdóname”.

“Empecé a escuchar a XXXTentacion así bien machín hasta que un día conocí los type beats; no sabía que eran y en YouTube aprendí que era para rapearlos, pero yo no me animaba a hacer lo mío”. 

El legado de Gera MX ha trascendido tanto, que el propio Opium era parte de una estadística como admirador de El Cachorro: 

“Yo ya era fan de Gerardo desde antaño. La neta lo faneaba bien machín; yo creo que tanto, que me respondió varias historias en el Insta y un día le dije ‘tenemos la misma sudadera deberíamos de hacer algo’, y mi carnal me pone: ‘jaja mándame algo que hayas grabado’”, cuenta Opium nervioso quien pasó meses a la expectativa de una respuesta en Instagram, una red social que conecta a más gente que LinkedIn. 

“Yo para ese entonces ya tenía como tres rolas grabadas. No sabía cómo subirlas a YouTube entonces le mandé una canción que tenía en Whats y se la mandé a su correo. No me contestaba, pasaron así meses, pero luego me pasó su número. Me dio varios consejos para meterme en otros ritmos. No es que habláramos tanto, pero yo creo que mi carnal ya me ubicaba. El 15 de septiembre de 2018, yo me acuerdo porque salí temprano de la escuela, iba caminando a mi cantón, sonó mi phone y era Razor diciendo ‘carnal cuando tenga tiempo avíseme para echarnos una platicada’, y yo dije ‘¡olv qué está pasando!'”. 

“Me pidió un track, pero yo no tenía grabado nada porque llevaba como tres meses de que llevaba agüitado, ya no quería hacer música y a los tres días grabé una rola. Meses después tocaron en Pasagüero, me invitaron, salieron por mí, y entonces conocí a Gera, Teeam, Santa Fe Klan y al Neto Peña”. 

“Desde el día que Razor me pidió que le escribiera para trabajar juntos, no hemos dejado de escribirnos. Mi mamá no me quería dejar venir”, relata Op sobre cómo fue que decidió mudarse a Guadalajara. 

“Estaba a nada de quedarme afuera de la escuela y Razor me invitó a vivir con ellos. No pasé de semestre, lo pensé y lo pensé, y después me escapé. Me vine sin permiso y acababa de cumplir 19. Así empezó esta hermosa travesía”, concluye. 

Opium y Denilson viven juntos, en la casa-estudio. Es el dúo dinámico de la casa y pronto lanzarán una mixtape en mancuerna que seguro cambiará la movida

Denilson / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

“Yo me llamo Denilson Yadiel, soy de San Luis Potosí. Desde morrillo fui bien pandillero. Soy el menor de cinco hermanos. Mis hermanos mayores siempre fueron de pandillas. Mi mamá fue madre soltera, así que siempre estuve de un lado para otro entre barrios: que si Arbolitos, Prados o San Pancho”, cuenta Deni quien tiene 23. 

Además de compartir su experiencia, también describe perfectamente cómo se vivía la movida musical en su tierra natal: 

“Había de dos en el barrio: o ibas a los lugares de reggaeton bien sonado o te lanzabas a la avenida Valentín Amador donde había un bar que se llamaba La Cura, por el que pasaban todos los raperos. Mi hermano empezó a meterse en ese pedo del rap, por eso yo ya conocía al Razor desde morrillo y al Gera desde que tenía 10 años”.

“Fui creciendo, mi hermano se retiró del rap y yo me fui metiendo a los eventos underground. Después me encontré en un evento al Razor, donde me aventé unas rimas a cappella porque se me olvidaron mis beats. Me bajé y me dijo ‘eso está muy verga, hay que hablar’”. 

Denilson / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

“Tiempo después empecé a trabajar con Razor. Me pasaba beats pero a mí no me gustaba el trap, yo nada más era ‘bien real’ como dicen allá en San Luis, y el Razor me decía métele acá pero yo no me sentía cómodo”, relata Deni quien ahora abraza el sonido del trap como nadie. 

Tiene sentido porque Razor es fan del trap. Durante mi estancia en la casa de los RV siempre mantuvo sonando una playlist compuesta de pura surtida traída de Atlanta como Gucci Mane o Foogiano, por lo que se puede ver claramente su inclinación a la 808 y derivados. 

“Una vez Raz me invitó a un evento de Santa Fe Klan con Neto Peña. Yo ya tenía trap hecho. Cuando bajé del escenario Razor me dijo ‘esas rolas qué onda papi, qué andas escondiendo apa’ brilla esas acá’”.

“Yo en ese tiempo estaba trabajando en la ropa de paca. Un sabadito tenía $300 pesos y no sabía qué hacer. Entonces fui a un evento de trap y reggaeton en el que había como cien personas donde me dicen: ‘ahí anda el Gera, carnal’. Fue la primera vez que hablé bien con mi carnal y me dijo ‘yo te voy a llevar conmigo, mándame mensaje’. Yo no tenía ni Instagram pero lo abrí, le mandé el mensaje y no me contestó; se tardó como 3 meses. Luego, un día que abrí el puesto, vi el celular y había un mensaje de Gera diciéndome que le mandara algo. Ahí empezó mi historia con RV”

Deni concluye su historia con emoción: “Yo no soy para nada el que llegó aquí, soy cien veces mejor. Yo no tenía esos flows, esa lírica, estar a un lado de los mejores se siente bien chingón, porque para mí son los mejores”.

Jayrick, el productor estrella

Un rapero no es nadie sin un buen productor, o sin una lista de productores que le den buenos instrumentales.

“Obviamente todo esto sucedió con el eslabón perdido que se llama Jayrick. Él apareció de pronto y ¡wow!, te encuentras a un productor al que le pides 19 ritmos diferentes y los va a hacer; su crecimiento ha sido progresivo, siempre está leyendo, siempre está metido en la música”

El productor, una persona sobria y calculadora, revela su receta inspirada en varios ingredientes que mezclan música romántica mexicana, mariachi y rap gringo:

“Cuando inicié tocaba en un mariachi. Ahí fue donde agarré la teoría musical, acordes, tonos y demás. Como a los 12 años, empecé a escuchar rap mexicano; el gringo ya lo escuchaba. Como soy de la frontera, mi hermano (8 años más grande que yo) me enseñó todo el boom de las rolas de Snoop Dogg, Dr. Dre y rap comercial. Pero aquí son testigos que la música que yo escucho es José José, Juan Gabriel, Rocío Durcal, música romántica del ayer”. 

Jayrick / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

En la nueva mixtape de Opium y Denilson, hay varios arreglos de cuerdas bastante interesantes que salen de lo convencional. “Si te diste cuenta en los beats hay muchas guitarras con un proceso”, resalta Jayrick quien añade: “Esa es mi vibra, lo implementé hace 5 meses, cuando hicimos el disco de El Vicio y la Fama”. 

“Llegué a Rich Vagos por un correo que le envíe a Razor con una lista de beats y algo escuchó en mí que me dio la oportunidad y luego me dijo ‘sabes mezclar voces’, y yo la neta no sabía mucho pero le dije que sí. No tuve miedo”, cuenta con sencillez. 

“Me fui motivando y empecé a estudiar cuando me dijo que yo iba a hacer su disco. Leía mientras iba a la universidad y ahí fui mezclando el disco en esa etapa. Yo vivía en Sonora y luego ya se me dio la oportunidad de irme a vivir para acá”. 

Los veteranos: Teeam, Bipo, Geas y Jay 

Antes siquiera de que se concibieran como Rich Vagos; Teeam Revolver y Jay Romero ya eran grandes amigos de Gera MX. “Está muy a gusto porque ya nos conocemos de años; la amistad ya está hecha”, dice Teeam Revolver, quien celebró su cumpleaños 28 durante mi estancia y relató algunas de sus experiencias junto a Gera de años atrás, cuando apenas y querían pagarles por presentarse en eventos. 

Teeam Revolver / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

“Yo estaba en Monterrey igual valiendo verga como no tienes una idea a finales de 2013. Conocí a Gera mucho tiempo atrás y he estado con él desde el disco de Precipicio. Cuando me dijo que viniera a Guadalajara yo dije que nel. Después acepté y dije ‘sobres, vámonos'”, relata Teeam.

El rapero es más grande que Gera por 2 años y se siente orgulloso de lo que han logrado: “Ser nosotros dueños de nuestro jale, fue un cambio muy chido. Soy de los primeros que han estado a un lado de la carrera de mi carnal. Yo le gano por 2 años, ¿sacas?”.

En la historia del rap las clikas han funcionado casi siempre por regiones, pero la familia RV es única en su especie porque, aunque residen en Guadalajara, no todos son del norte del país. De hecho Bipo Montana y Jay Romero son del sur, de Veracruz.

Bipo, originario de Xalapa, relata que al principio ni siquiera estaba tan entrado al mundo del hip hop: “Para empezar yo no escuchaba nada de rap, escuchaba puro rock clásico, siempre me vi en una banda de rock, y por un vecino empecé a escuchar rap nacional, y me pidió paro de poner un estudio de grabación en mi casa”.

Bipo Montana / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

“Me latió el trip porque pensé que iba a ser pura party y acá, pero después de que vi cómo se hacían las grabaciones me comenzó a interesar. De hecho me insistían que hiciera mis cosas, pero me daba pena. Yo empecé un grupo que se llamaba Línea Enferma y nos empezaron a contratar. Nos pagaban mil varos por tocar y yo decía ‘no mames, soy el mejor’. Yo ya topaba a Gera y desde que nos conocimos hubo química; nunca hablamos de estos proyectos, pero nos mandábamos mensajes”.

“Un día empecé a tener problemas por todos lados, no sabía qué hacer pero quería hacer música. En otra ocasión me marcó, y me dijo que si quería venir para acá pero a mí no me gustaba, yo quería venir con mi grupo, vivía solo con mi madre en casa. Me ganó más el sueño y jalé para acá, yo estuve con él desde que ganaba 2 mil pesos o menos por evento. Y todo lo que hemos hecho, está cabrón”.

Bipo Montana y Gera MX / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

El otro representante del sur mexicano, Jay Romero, es un cantante nato. No había canción que se reprodujera en la bocina de su casa que no cantara, o le hiciera algún arreglo vocal improvisado. 

“Conocí a todos mis carnales a través de Bipo porque es de Veracruz y él me topó porque tocaba en varios de los eventos, fue por un amigo en común que nos conocimos, en un evento en Jalapa. Pasó el tiempo y surgió el llamado”, me cuenta Jay.

Jay Romero / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

“Hice una propuesta para hacer una rola con Gera, les gustó, dice que llegué de Luis Miguel, cuando llegué a Guadalajara, traía el pelo corto acá (risas). Cuando grabamos ‘La Miran Pasar’, ahí me tocó conocer a todos. Me regresé un tiempo a mi tierra, venía el cumple de Gera, y ahí empecé a trabajar mucho más música”.

“No nada más es cantar y escribir, sino muchas otras cosas que nos faltaban a todos. He estado en todos los discos de Gera desde ese momento”, asegura Romero.

El domingo, después de comer, fuimos a echar una reta con todo el equipo. Uno de los más competitivos fue Geassassin, MC oriundo de Nuevo León que lleva casi una década en la talacha de las rimas y flows.

Jayrick y Gera MX jugando fútbol / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

Gera MX jugando fútbol / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

“Cuando llegó Geas, fue un rayo de luz que nos mostró que sí podíamos tener buenos artistas aparte de los que ya estábamos”, me comparte Gera sobre uno de los MCs más experimentados del equipo, Geassassin.

El propio Geas cuenta su historia: “Desde niño escucho hip hop. Tengo familia en Texas y para mí fue bien fácil toparme con eso. A los 12 años empecé a escribir y a hacer freestyle; de hecho así fue como conocí a mi compadre Gera y al Teeam, en ese entonces no teníamos muchas canciones, teníamos alrededor de 15 años”.

Geassassin / Crédito: Héctor Elí Murguía para Slang.

“Ya teníamos la intención de mostrar nuestra música y la única manera era en eventos de otros güeyes, íbamos ahí y te permitían aventarte tres canciones. Así nos conocimos, en los micros abiertos. Teníamos que hacer fila, pagar nuestra entrada, y así fue durante un año o dos”, comenta acerca de cómo fue crecer en Monterrey rapeando.

A pesar de su larga trayectoria, Geas asume la responsabilidad de haberse equivocado al tomar varias decisiones: “Mi compadre tomó la decisión de darle con todo desde muy chico, él se fue a San Luis, yo me quedé en Monterrey, pero nunca perdimos el contacto. Mi compadre se fue pa’ arriba, se vino a Guadalajara, yo la cagué un chingo y por ahí del año pasado me acusaron de un delito en Monterrey y no podía salir de esa situación. Después dije ‘me quiero renovar’, mi compadre en corto supo que estaba por acá, me tiró una llamada. Le caí a su casa y me explicó lo que se podía lograr y yo dije ‘arre'”.

“En este año aprendí lo que no en toda mi carrera, un chingo de cosas positivas que le aprendo a todos, que me hacen bien como persona antes que como artista y estoy agradecido de ser parte de este equipo”, menciona el MC que lanzará un disco que retratará el momento en el que vive este 2020: Punto de Quiebre.

Se acabó la época de jugador vs jugador 

Uno de los valores que tienen a Gera MX en la cima es la sencillez. Como uno de los MCs más populares, su mensaje reside más allá de la farsa que pueda representar “el mantenerse real”, en mantenerse en el suelo.

“Mucha gente pregunta ‘¿cómo puedo entrar?’ y no existe una fórmula, existe una línea. Razor y yo hemos cuidado mucho el que un artista tenga que tratar igual al que limpia el camerino que al que conecta los cables, que al que viene a la colaboración”, responde. 

“Yo creo que en la familia de Rich Vagos no nos importan tus plays, tu fama, sino que seas buena persona, que tengas la sangre liviana y que vengas a sumar ya sea musicalmente o socialmente”

Rich Vagos / Crédito: Héctor ElÍ Murguía para Slang.

“Creo que alrededor del mundo la pelea no es entre uno y uno, sino que se trata de construir juntos y hacer comunidad, ¿no crees?”, le pregunto a Gera. “Se acabó el pedo de jugador contra jugador, esto se trata de hacer equipo. En México pasa mucho eso. Los fans piensan que solo el número uno es el que está rifando y en Puerto Rico, por ejemplo, tienen desde Bad Bunny hasta Rauw Alejandro; un catálogo de artistas que pueden ser el número uno fácilmente, pero se van pasando la bolita. Dejan que el otro brille”.

Gera MX / Crédito: Héctor ElÍ Murguía para Slang.

“En México esto no sucede porque está tan jodida la situación que a mucho artista mexa le da miedo que le quiten lo que ya está ganando. Entonces el ego y el miedo es una mala combinación para crear unión dentro de un movimiento. Cuando se forma un equipo y se rompen los estereotipos y alguien ve que lo logró, en este caso RV, que yo siento que lo estamos logrando porque es autosustentable y todos están viviendo de una mejor forma en la que vivían; empiezas a ver la luz del camino y ves que la unión no es una mala idea. Porque tal vez ahora me toca solo una rebanada del pastel, pero esa representa más que el pastel completo cuando querías ganar como artista en solitario”, expresa.  

“Otro punto importante que se le olvida a la mayoría de los artistas es que todas las carreras tienen una fecha de caducidad. Hay un momento en el que tu rostro no se ve igual, tu voz no suena igual, tus ideas no son frescas, y tienes que saber el momento en el que dices ‘hasta aquí está digno de lo que he hecho’, que le toque la luz al que sigue. Tienes que saber que hay más de cien mejores que tú. Cada generación viene más fuerte, cuando escuchaba a Opium al principio, y me decían que tenía 18 años, yo decía ‘ah chinga’ y en qué momento dieron ese curso, yo no fui”. 

El rapero mexicano que ha hecho su vida bajo sus propias reglas, al igual que Tommy Shelby, tiene un destino: hacer crecer a su comunidad. “Eso se le olvida mucho al artista mexicano cuando pega, piensa que le va a durar para siempre”. ▪

Portada Mixtape Rich Vagos.

Escucha el Mixtape Rich Vagos, aquí: