Sónar México 2019: el sonido de una juventud urbana y vanguardista

SlangFm
Foto: Slang, por Jesús Elizondo.

Por: Gerardo Mora

El festival Sónar, de origen español y especializado en música, creatividad y tecnología, vivió su tan esperada primera edición en la CDMX con una apuesta futurista. Desde sus orígenes, en la ciudad de Barcelona, Sónar ha sido un proyecto atrevido que desafía lo establecido por la industria convencional. Sobre todo apuesta por darle justo valor a todos esos artistas urbanos que difícilmente llegarían a tener exposición a nivel internacional.

En su debut en suelo mexicano, Sónar tuvo un amplio abanico de artistas de trap y R&B que van desde los consagrados, como Kidd Keo y Jesse Baez, hasta los talentos emergentes como Noa Sainz, pasando por productores de la talla del catalán Alizzz.

Foto: Slang, por Jesús Elizondo.

Foto: Slang, por Jesús Elizondo.

Es justo ese eclecticismo musical y cultural lo que vuelve a Sónar un festival seductor. En un escenario encuentras a una Noa Sainz con su dulce voz y look ultra noventero, con ropa comprada en la paca, para hacer la transición a un Kidd Keo enfundado en un abrigo Gucci que lo hace lucir como un gángster moderno.

Foto: Slang, por Jesús Elizondo.

A pesar de que una parte de la alineación del festival está enfocada a la pista de baile, con leyendas de la música electrónica como Richie Hawtin y Daniel Avery, es la música urbana el principal atractivo de Sónar. Estos dos caminos se unieron en los clubes de Londres y dieron vida a una de las culturas más vanguardistas de los últimos años: el grime. Si bien es cierto que el grime no es un género musical nuevo, gracias a la llegada de Skepta vivió un segundo aire que lo llevó a ganar popularidad a nivel mundial.

Foto: Slang, por Jesús Elizondo.

Vestido con un traje color naranja y con una máscara de Salvador Dalí, similar a la que se usa en la serie de Netflix, La Casa de Papel, Skepta tomó el micrófono para hacer lo que mejor sabe hacer, soltar barras duras como el concreto sobre los característicos beats inspirados en el jungle y el drum’n’bass británico. El rapero, de ascendencia nigeriana, fue el plato fuerte de un día en el que el Parque Bicentenario se llenó de jóvenes con snapbacks y cangureras que tienen como estandarte la cultura callejera.

Porque son todos estos sonidos los que han moldeado la personalidad de una generación que tienen el mundo a tan solo un clic de distancia, ya sea en cuestión musical o cultural. Sónar representa eso, la juventud de una audiencia globalizada que, sin importar distancias y diferencias, comparten la pasión por descubrir que existe una realidad más allá del mundo virtual.

Foto: Slang, por Jesús Elizondo.


Te dejamos las conversaciones que tuvimos con varios de los exponentes de Sónar México 2019 en nuestro Instagram: