Ni Taylor Swift es dueña de su catálogo musical, ¿qué nos espera a los mortales?

Con la venta de Big Machine a Ithaca Holdings, los 6 álbumes de la cantante ahora son propiedad de uno de sus peores enemigos: el manager de Justin Bieber y exmanager de Kanye West.
Pamela Escamilla
Foto: Instagram Taylor Swift

Este fin de semana se dio a conocer que Ithaca Holdings (Scooter Braun) compró todo el catálogo de Big Machine ―incluyendo los 6 álbumes de Taylor Swift― por un estimado de 300 millones de dólares. “Esta es mi peor posibilidad”, publicó la cantante en un post de Tumblr, debido a que no solo se le negó la oportunidad de obtener los derechos de su trabajo, sino que ahora es propiedad de uno de sus más grandes enemigos

Braun, manager de J Balvin y Ariana Grande, también trabajó con Kanye West ―némesis de Swift― y actualmente colabora con Justin Bieber, quien no es precisamente uno de los BFFs de la cantante y corrió a Instagram para defender a Braun. Este no ha dado ninguna declaración sobre la compra pero también fue respaldado por Yael Cohen y Demi Lovato.

La postura de Taylor

“Durante años pedí, supliqué por la oportunidad de poseer mi trabajo. En vez de eso se me dio la oportunidad de volver a firmar con Big Machine Records y ‘ganar’ un álbum a la vez, uno por cada nuevo que lanzara. Me fui porque sabía que una vez que firmara el contrato, Scott Borchetta vendería el sello, y así me vendería a mí y a mi futuro. Tenía que tomar la humillante decisión de dejar mi pasado. Música que escribí en el piso de mi habitación y videos que soñé y por los que pagué con el dinero que gané tocando en bares, luego clubes, luego arenas, luego estadios”, sostuvo Swift.

Ni en mis peores pesadillas me imaginé que el comprador sería Scooter. Cada vez que Scott Borchetta escuchó las palabras ‘Scooter Braun’ salir de mis labios, fue cuando yo estaba llorando o tratando de no hacerlo”, advirtió la cantante.

 

Taylor recordó cuando se dio a conocer el fragmento de una llamada entre ella y Kanye West, quien también fue manejado por Braun, en el que supuestamente autorizaba una referencia a ella en una frase de “Famous”. También retomó una foto en la que Bieber y West le hacían bullying en línea: dos acciones orquestadas por Braun, según ella. “Esencialmente, mi legado musical quedará en manos de alguien que trató de desmantelarlo”, indicó.

“Él sabía lo que estaba haciendo, ambos lo hacían. Controlar a una mujer que no quería estar asociada con ellos. En perpetuidad. Eso significa para siempre”, sostuvo Swift sobre la transacción entre Scott y Scooter.

Scott Borchetta y Scooter Braun. Foto: Instagram

Justin Bieber dice…

Entre quienes apoyan a Scooter Braun está Justin Bieber, uno de sus más famosos clientes, quien compartió en Instagram una foto suya junto a Taylor Swift en 2011. En el copy de esta, Bieber le pidió una disculpa a la cantante por el post en el que la saludaba mientras estaba con Braun y West. “En ese momento pensé que era gracioso, pero viendo hacia atrás, fue desagradable e insensible”, reconoció. 

Sin embargo, el cantante se apresuró en defender a su manager y en decir que esa broma no tenía nada que ver con Braun ―aunque Taylor creía que sí―. “¿Qué estabas tratando de lograr posteando eso? A mí me parece que fue para obtener simpatía. También sabías que al postear eso tus fans bullearían a Scooter”, señaló Bieber, quien sostiene que ambos tienen afecto por Swift y que cualquier conflicto podría resolverse hablando. 

“Durante los años no hemos cruzado camino de nuevo ni podido comunicar nuestras diferencias, dolores o frustraciones. Así que el que tú lo llevaras a las redes sociales para que la gente odie a Scooter no es justo”, indicó Justin perdiendo el punto completamente: es injusto que por procedimientos contractuales los artistas dejen de poseer sus creaciones

Scott Borchetta dice…

En un artículo publicado por Borchetta en la página de Big Machine, este aseguró que Scott Swift, padre de la cantante, era accionista en el sello discográfico y sabía sobre la compra desde una semana antes. Aparte, sostuvo que él le avisó a Taylor por cortesía desde el sábado, un día antes de que la noticia se diera a conocer. 

“Supe de la compra de mis masters por Scooter Braun cuando fue anunciada al mundo”, había asegurado Swift.

Por otra parte, Borchetta señaló que a Taylor se le dio la oportunidad de recuperar su catálogo antes de dejar la compañía, en noviembre del año pasado. “Tener los derechos de mis masters era muy importante para mí, pero me he dado cuenta de que hay cosas que significan mucho más para mí viendo el panorama completo. Tenía que elegir en apostar por el pasado o por el futuro y creo que conociéndome, puedes saber qué elegí”, supuestamente le escribió Swift cuando dejó Big Machine. 

De acuerdo con Billboard, aparte de Scott Swift ―quien tenía 4% de participación en el sello― hubo un abogado de la compañía de management de Taylor en la reunión en la que se habló de la compra. 

¿A quién le creemos? Eso no importa, ya que por mucho que la compra del catálogo de Big Machine/Swift sea legal ―y fuera de los problemas personales que hay entre los involucrados― la situación refleja que vivimos en un mundo en el que los creadores pierden el derecho de propiedad y de explotación de sus obras como si nada

Es por esto que Joseph Kahn (director de “Bad Blood”), Todrick Hall (coproductor de “You Need to Calm Down”), Haim y Halsey la han respaldado. “Me revuelve el estómago que no importa cuánto poder tenga una mujer en su vida, todavía es susceptible de que alguien llegue y la haga sentir sin poder”, indicó la cantante. “Habla mucho sobre qué tan lejos tenemos que llegar en la industria de la música”, agregó Halsey.

La lección

“Esto es lo que pasa cuando firmas un contrato a los 15 con alguien para quien el término lealtad es solo un concepto contractual. Y que cuando ese hombre dice ‘la música tiene valor’, él se refiere a que su valor está comprometido con hombres que no participaron en crearla”, concluyó la cantante, quien el 23 de agosto lanzará Lover, su próximo álbum.

“Ojalá que niños o artistas jóvenes con sueños musicales lean esto y aprendan sobre cómo protegerse a ellos mismos en una negociación. Tú mereces la propiedad del arte que desarrollas”, indicó Swift.