6 tendencias que marcarán la industria de la música en 2019

Tecnología, equidad de género y cercanía con los fans son algunos de los aspectos que definirán el año que inicia.
SlangFm

En días recientes, Nielsen Music publicó su lista anual con las tendencias que definieron el consumo de música a lo largo de 2018. Algunos de los puntos más destacados del reporte indican un comportamiento favorable en torno a la escucha de álbumes y canciones tanto en formatos físicos como digitales.

Según Nielsen, en el año que acaba de concluir, las reproducciones en streaming aumentaron 43%, mientras que el vinilo se mantuvo fuerte entre los formatos físicos, con un aumento de 15% en relación con 2017. ¿Una sorpresa? El resurgimiento del cassette se mantuvo estable, en especial por el peso simbólico que ha adquirido en años recientes: no es que los consumidores lo prefieran por sus posibilidades en cuanto a calidad de audio, sino, más bien, es visto por los fans como un objeto por medio del cual muestran su lealtad a los artistas.

Después de hacer una revisión del año que se fue, nos pareció pertinente reflexionar sobre las que consideramos serán las tendencias que marcarán 2019 en la industria de la música.

Habrá más conciertos en realidad virtual

El desarrollo tecnológico en la industria de la música avanzará de manera significativa. Con la llegada de Oculus Rift / Go, PSVR y los Google Cardboard, la experiencia de realidad virtual (RV) permitirá a los usuarios estar inmersos en un concierto por medio de estos dispositivos. Los primeros en apostar por este servicio son Melody VR, una plataforma de música en RV disponible en Estados Unidos, Reino Unidos y Europa.
Instagram

Melody VR son los únicos que por ahora se han asociado con las grandes disqueras: Universal, Sony y Warner. En los próximos meses tendrán disponibles conciertos en RV desde foros como The O2, Alexandra Palace y NEC. Los usuarios no sólo podrán estar en los conciertos en vivo, sino que podrán situarse en el escenario al lado de los músicos. Y por todo ello, sólo tendrán que pagar de 10 a 15% del precio del boleto original. “Esta tecnología tiene el poder de hacer que las personas se sientan como si realmente estuvieran presentes en un concierto en vivo, a los que difícilmente podrían asistir en persona”, explicó Anthony Matchett, CEO de EVR Holdings PLC en entrevista con NME.

¿Es posible que esto resulte contraproducente para los músicos? De acuerdo con Alan Ornelas, RRPP de Wet Baes, y quien trabajó para Sony Music México y La Roma Records, se trata de un arma de dos filos.

“Por un lado, es increíble ver cómo la tecnología avanza a pasos agigantados en la música y cómo interactúa con ella en vivo. Pensar que los conciertos serán cada vez más sensoriales para el espectador, y que van a cubrir todos nuestros sentidos, es sorprendente. Pero la inclinación a ver un evento musical en vivo a través de una pantalla es algo que afectará a muchos, y me incluyo. El hecho de presenciar un acto tan lindo como la música siendo tocada, y perder un poco la esencia romántica de verlo con nuestros ojos e involucrarse a un nivel humano, personal, junto al artista, es algo que se puede perder”, señaló.

El formato físico será, cada vez más, un símbolo de lealtad hacia los músicos

Nadie lo discute: estamos en la era del formato digital, pero contrario a lo que muchos habrían pensado, su avance no necesariamente ha significado el desplazamiento absoluto de los formatos físicos. En Estados Unidos, por ejemplo, las ventas de vinilo aumentaron 12%, mientras que en Reino Unido el cassette tuvo unas ventas extraordinarias en 2018, con un aumento de 125% respecto al año anterior, según informó la Official Charts Company. Esto es algo que no pasaba desde 2004.

Y es que las cintas, que durante un tiempo fueron consideradas obsoletas, han sido elegidas como la prueba más palpable de lealtad de los fans hacia sus artistas favoritos, pues la mayor parte de las compras se realizan directamente desde los sitios web de los músicos. Otra razón para haberse convertido en nuevos objetos de culto: generalmente los cassettes forman parte de ediciones limitadas. En Inglaterra, el cassette más vendido fue A Brief Inquiry Into Online Relationships de The 1975.

Al respecto, Ornelas destaca: “Hay bandas y proyectos que, a pesar del mundo digital, tienen su eje de desarrollo en el formato físico: el vinilo, los pósters, la merch y los cassettes. Creo que es la forma más directa de conseguir ganancias, al menos para los DIY, quienes ven en esa lealtad un crecimiento más humano, más cercano”.
Instagram

Música e identidad visual seguirán siendo la pareja perfecta

No es ninguna novedad, la identidad visual de los músicos seguirá ocupando un lugar central para la promoción de su obra, tanto para las figuras más mainstream como para aquellos que buscan abrirse paso en el mundo independiente. La productora barcelonesa Canadá es un ejemplo extraordinario de las posibilidades que brinda la conjugación inteligente entre música e imagen. A lo largo de una década, este equipo de creativos catalanes se ha consolidado como uno de los más influyentes dentro de la industria. Entre sus piezas, que hoy siguen siendo un referente, se encuentran clips de El Guincho, Scissor Sisters, The Vaccines y Battles, entre muchos otros. ¿Su cliente más reciente? Rosalía. Son ellos quienes se han encargado de hacer todos sus videos.
Pienso en tu mira

La interacción en redes sociales será más orgánica

Ante el constante aumento de precios por pautar en redes y las múltiples restricciones generadas por los cambios de algoritmo, los artistas apostarán por establecer un contacto mucho más directo y auténtico con sus fans. En este contexto, la revista Vents destaca que cada vez se usarán más herramientas de comunicación directa como los chatbots (bot de conversación). Tanto disqueras como músicos usarán mucho más Facebook, Twitter, Instagram y WhatsApp, pero en lugar de pautar, diseñarán estrategias para abrir las posibilidades a las interacciones genuinas.

Las mujeres ganarán más espacios

El talento femenino estará mucho más presente en los escenarios, en los estudios de grabación y en las premiaciones. Aunque es algo que se ha dado de manera paulatina, es una tendencia que seguirá creciendo, pues las numerosas denuncias que se han hecho sobre su invisibilización a lo largo de décadas han llevado al surgimiento de importantes iniciativas que buscan poner fin a la discriminación de género en la música.

“Esto es más que necesario. Hacen falta más mujeres siendo tour managers, productoras, managers, directoras de A&R, altas ejecutivas de los grandes sellos discográficos, y no porque el feminismo sea una tendencia o para que recursos humanos se gane una placa a la inclusión, sino porque, a lo largo de la historia de la música, las mujeres han demostrado ser líderes y muy capaces, así que es tiempo de generar estos cambios”, comentó Ornelas.
Instagram

Las disqueras pequeñas e independientes seguirán creciendo

Es oficial: las disqueras independientes alrededor del mundo están creciendo más rápido que las tres grandes (Universal, Sony y Warner). El tercer informe WINTEL (Worldwide Independent Network), publicado a finales de 2018, mostró que las disqueras independientes a nivel global se han vuelto una alternativa más conveniente para los creadores.

Según el reporte, basado en los datos recopilados en 33 países, los sellos independientes aumentaron su participación en el mercado global y se quedaron con el 40% de las ganancias. Y en los últimos años el crecimiento ha sido sostenido, siempre por encima del 10%. ¿Por qué pasa esto? La razón es bastante sencilla: los artistas seguirán cambiándose a sellos en los que la música y la creatividad siguen siendo lo más importante.

Sobre este punto, Ornelas señala: “Cualquiera puede desarrollar su carrera con sus medios. Un gran ejemplo de ello es Chance The Rapper, quien ganó un Grammy como artista totalmente independiente, y cuyo álbum vive en Soundcloud. Se ha dado un gran salto al pasar de las ideas al negocio musical”.

Un texto realizado con la colaboración de Alan Ornelas.

Lee: Por qué actualmente los sellos discográficos parecen obsoletos