¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

‘Yeezus’, el narcisismo de Kanye West musicalizado por Daft Punk, Arca y Travis Scott

El material fue un pasaje visionario, vanguardista y a la vez una pieza egocéntrica que marcaría la posición personal de Kanye frente a la cultura.
Héctor Elí Murguía
Kanye West, septiembre 12, 2014 en Sydney, Australia, The Yeezus Tour / Foto: Don Arnold/WireImage.

Kanye West es un artista que se ha caracterizado por ser él mismo todo el tiempo.

Lo decía Nick Cave en una entrevista: “Hacer arte es una forma de locura: nos deslizamos profundamente dentro de nuestra propia visión y nos perdemos. No hay músico en la tierra que esté comprometido con su propio trastorno como Kanye. Y a este respecto, en este momento, es nuestro mejor artista”.

Estas palabras, emitidas por el cantante australiano hace unos meses, bien podrían tomarse para revisar el trabajo discográfico del rapero.

Luego de influir a casi todo el pop anglo con el introspectivo y vulnerable 808s & Heartbreaks (2008), además de impactar a la crítica con el artístico My Beautiful Twisted Dark Fantasy (2010), Kanye se dejó ir como hilo de media en su siguiente disco.

Yeezus llegó como una bofetada en la cara en junio de 2013.

Desde la música hasta la lírica, Kanye logró hacer un testamento perfecto de su locura narcisista integrando electrónica, hip hop experimental, rock y hasta unos buenos dotes de lo que muchos llaman industrial.

El álbum se convirtió en un testigo de lo que sucedía y lo que iba a pasar tanto con el propio rapero como con el tablero musical, siendo un pasaje visionario, vanguardista y a la vez una pieza egocéntrica que iba a marcar la posición personal de Kanye frente a la cultura.

La comparación con Jesucristo

Kanye siempre ha tenido a Dios y otros preceptos divinos bajo su campo semántico. En sus letras, desde “Jesus Walks” hasta su más reciente álbum JESUS IS KING, siempre ha existido una obsesión con Jesucristo.

Digamos que a Kanye podríamos verlo desde distintas facetas a partir del tratamiento que hace de Jesús en sus obras:

El Kanye acompañado por Jesucristo en sus primeros discos; el Kanye convertido en el mismo Jesús, y el Kanye sometido al cristianismo en sus más recientes álbumes.

En Yeezus adopta una posición un tanto psicótica para demostrar su trascendencia artística abrazando al personaje altanero, prepotente y ególatra que le acuñó toda la maquinaria mediática desde que se subió al escenario de los MTV Awards para interrumpir a Taylor Swift cuando recibía un premio en 2008.

En “I’m A God”, el tercer track del disco, puede hacerse la lectura completa del personaje. En esta colaboración en la que el propio Dios está acreditado, Ye sostiene una conversación con nazareno soltando referencias de todas las similitudes que tiene con él.

La crítica a la enajenación, el racismo y el materialismo

Antes del lanzamiento del disco, Kanye regresó a la TV para presentar su nuevo proyecto, como casi siempre, de una manera peculiar e inesperada.

El rapero eligió 60 lugares alrededor del mundo para proyectar la presentación de dos canciones durante el famoso show nocturno Saturday Night Live. 

Primero, interpretó una de las canciones más memorables del Yeezus: “Black Skinhead”, una pieza agresiva, pulsional y retadora que comienza con un riff que parece haber sido creado por Trent Reznor o Dimebag Darrell de Pantera.

El tema, que aparece como el segundo en el tracklist del álbum, musicalmente denota una consistencia en la experimentación con sonidos alejados del hip hop tradicional, atrayendo nuevos fanáticos acostumbrados a escuchar música de guitarras eléctricas.

Por otro lado, el rapero presentó “New Slaves”, un tema instrumentalmente minimalista que da la sensación de estar en una situación angustiante.

La canción critica el racismo, la segregación y al materialismo de nuestros tiempos; mismos que siguen presentes 7 años después, y que vemos con la brutalidad policiaca de situaciones como el asesinato de George Floyd o el consumismo desbordado de las filas de gente formada para entrar a un Zara después de la cuarentena.

Los visionarios: La lista de productores asociados

“Como Kanye West, tengo que mandar al carajo todo… voy a hacer música y tratar de hacerla tridimensional… No estoy aquí para hacer música programable y fácil de escuchar”, le dijo Kanye al conductor de la BBC, Zane Lowe, durante una entrevista para la radio británica en septiembre del 2013.

Se dice que previo a la grabación de Yeezus, Kanye traía en repeat el disco The Money Store de Death Grips —que en 2012 se llevó la alabanza de la crítica—, y tomó inspiración de ellos para el sonido de su propio material.

Para lograrlo, el rapero reclutó una lista de productores, compositores, músicos e intérpretes que han dejado una huella importante en el sonido experimental.

El primer nombre en sobresalir es Travis Scott, quien en ese momento estilizaba su alias como Travi$ Scott y que actualmente, además de ser el padre de la sobrina de Kanye, es el rapero que posiblemente lo ha quitado del trono como el más popular de una nueva generación.

Travis participó en la primera canción “On Sight“, así como en “Black Skinhead” y “Blood On The Leaves“, tema que contiene un sampleo a la clásica canción de protesta afroamericana, “Strange Fruit”, popularizada por Billie Holiday a finales de los años treinta.

Justin Vernon es otro de los que construyeron el disco. Conocido por su trabajo con Bon Iver, el compositor formó parte de casi todo el disco al igual que los legendarios Daft Punk.

2013 fue un gran año para el dúo francés formado por Guy-Manuel de Homem-Christo and Thomas Bangalter, quienes le metieron mano a Yeezus mientras pasaban su sencillo “Get Lucky” en todas las estaciones de radio (comerciales y alternativas) y su disco Random Access Memories, recién salido del horno, ascendía en las listas de popularidad.

El otro nombre que habría que resaltar con marcador entre la producción del material, es Arca.

La artista y música venezolana que hoy en día se ha convertido en una de las productoras de cabecera de Björk, había estado produciendo música en la escena de Connecticut.

Según Complex, fue gracias a su trabajo para el soundtrack de la pasarela Hood by Air durante la New York Fashion Week donde Kanye pudo haberla conocido, sin pensar que se convertiría en una de los artistas experimentales más exitosas del momento.

Yeezus, el documento egocentrista de Kanye West

Yeezus tal vez no es el álbum más importante en la carrera de Kanye West pero sí es uno fundamental para entender su personalidad narcisista.

No le bastó hacer un disco transgresor sino que también hizo una gira llena de elementos atados a la naturaleza experimental del material.

Vestido con ropas holgadas similares a las que se usaban en la época de Cristo, Kanye salía al escenario enfundado en una máscara de diamantes plateados como representando al súper hombre de Nietzche.

Así, justo como esa figura citada en Así Habló Zaratustra —la popular obra literaria del filósofo alemán—, Kanye demostraba que no buscaba más que establecer su lugar en el mundo como uno de los músicos más egocentristas que han existido.

Kanye West, septiembre 12, 2014 en Sydney, Australia, The Yeezus Tour / Foto: Don Arnold/WireImage.

Escucha aquí Yeezus de Kanye West: