Zoé y su camino a 'Aztlán'

Conoce la trayectoria de la banda mexicana liderada por León Larregui y el proceso creativo de su más reciente producción discográfica.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_

Zoé es una de las bandas mexicanas más exitosas de las últimas dos décadas. El número de seguidores en plataformas digitales lo indican: más de tres millones de escuchas en Spotify, superando a otros grupos nacionales como Café Tacvba. Sus presentaciones van desde apariciones en festivales internacionales como Lollapalooza Chile hasta exitosos conciertos sorpresa, como el del pasado 19 de abril, cuando en una actuación anunciada solo en redes sociales lograron convocar a más de 5 mil fanáticos en La Glorieta de los Insurgentes en Ciudad de México.

Su éxito también puede medirse a través de su música. Son una propuesta que trajo a la escena mexicana sonidos que se escuchaban en la música alternativa en inglés a mediados de los dos mil: sintetizadores, guitarras eléctricas con distorsiones no ordinarias y un distintivo estilo vocal de su cantante, León Larregui.

Formada en 1994, la agrupación pasó por varias alineaciones antes llegar al quinteto actual, compuesto por León Larregui (vocales), Sergio Acosta (guitarra), Jesús Báez (teclados), Ángel Mosqueda (bajo) y Rodrigo Guardiola (batería). La banda lanzó su álbum debut con Sony Music en 2001, sin conseguir mucho éxito.

Para su segundo álbum, Phil Vinall, productor que trabajó con bandas como Placebo, Radiohead, Elastica y Pulp, capturó lo mejor de la esencia de Zoé y dirigió a la banda mexicana al camino del éxito con Rocanlover (2003) y después de tres años con el álbum Memo Rex Commander y el Corazón Atómico de la Vía Láctea (2006).

En 2008, la banda se consolidó con el álbum Reptilectric, que alcanzó el certificado platino con dos canciones que fueron parte fundamental de la radio mexicana: “Nada” y la balada “Poli”. En 2011, Zoé fue parte de las clásicas sesiones de MTV Unplugged, con lo que lograron llegar a nuevas generaciones y distintas audiencias agregando arreglos de cuerdas a sus composiciones.

Tras alcanzar un pico comercial con el álbum Unplugged, Larregui aprovechó la oportunidad para lanzar su álbum debut como solista, Solstis. Con el lanzamiento del experimental Prográmaton en 2013, el segundo álbum como solista de su vocalista (Voluma, 2016) y el documental Zoé: Panoramas, la banda mexicana anunció el lanzamiento de su sexto álbum de estudio a principios de 2018.

Bajo la producción de Craig Silvey, quien ha trabajado para bandas como Arcade Fire, Kasabian y Stereophonics, Zoé creó Aztlán, un álbum que toma su nombre de la leyenda de la tierra prometida en la que creían los aztecas. El principal compositor de las canciones, Larregui, escribió la mayoría de las letras mientras su esposa estaba embarazada. Según una entrevista que El País tuvo con el cantante, en el disco “habitan el amor, el desamor, el encuentro y el desencuentro”.

Como es característico del compositor mexicano, su música retrata más que solo emociones personales. En Aztlán expone una idea aspiracional de México en “años de violencia, corrupción y una relación muy difícil con Estados Unidos”. “El lado positivo es que México empieza a mirarse más dentro de sí mismo. Podemos centrarnos en valorar más nuestra cultura y nuestro potencial como país”, señala el cantante en la conversación cuando habla sobre Donald Trump y los movimientos políticos que se esperan en su administración.

A unos meses de la que ha sido descrita por analistas políticos como “una de las elecciones más grandes” en la historia del país, Larregui le dijo a El País: “este año queremos aún más que haya un cambio de gobierno. El reto inmediato es sacar a este partido —el Partido Revolucionario Institucional (PRI)—. Lleva mucho tiempo. Está más que comprobado que no gobiernan bien. La corrupción reina con impunidad. Necesitamos el cambio”, insiste el cantante quien durante años ha apoyado abiertamente al candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador.

Aztlán fue publicado hace un par de semanas, horas después de su presentación en la Glorieta de los Insurgentes. El álbum, además de ser un disco con “un sonido más conciso y unos arreglos más directos”, como menciona Larregui, es una reafirmación de que Zoé se mantiene como una de las agrupaciones con mayor trascendencia de la música mexicana.
Spotify