Especial Slang | El crossover del reggaeton en la música anglo

El ritmo del dembow fue un virus que contagió a la música internacional y especialmente al idioma inglés.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_
Imagen: diseño Slang / foto J Balvin Instagram Oficial.

Si pudiéramos congelar un momento de los recientes diez años para enmarcar qué sucedió en la industria musical durante la década, ese sería cuando J Balvin se subió al escenario con Beyoncé en Coachella en 2018.

Primero, porque son dos artistas que representan a las minorías en Estados Unidos: los afrodescendientes.

Segundo; ambos son representantes de movimientos musicales que en esta década se adueñaron de la industria: el hip hop y el reggaeton.

Y tercero; simbólicamente se presentaron en uno de los eventos que cambiaron la forma de consumir música en vivo en estos diez años: los festivales, específicamente, en uno de los más importantes, Coachella.

La música anglo no es la misma porque hoy en día corre por sus venas sangre latina (si algún xenófobo está leyendo esto, seguro podría hacerlos enojar).

Es cada vez más frecuente encontrar, artistas, canciones, discos y colaboraciones latinas en las playlist de estrenos mundiales y en las listas de popularidad.

Aunque desde hace años, artistas como Marc Anthony, Shakira y Gloria Estefan, han logrado el éxito en ese país gracias a su representación latina, el movimiento urbano en español permea en casi todos los ámbitos; desde el lírico hasta el musical.

Hay tracks que lo evidencian como es el caso de la participación de Beyoncé en “Mi Gente” de Balvin en 2015; de Pharrell Williams en “Safari” también con José en 2016; o la exitosa “Despacito” con Justin Bieber, un año después.


Lo latino en las venas de lo anglo

Pero la latinidad no solo está en las colaboraciones. Los beats y ciertas melodías de canciones que han llegado al top de las listas de popularidad también se han contagiado del síntoma.

A lo largo de la década escuchamos este tipo de temas como “Sorry”, del propio Bieber, quien en 2015 lanzó este track a la medida para impregnar al sonido del pop con una especie de dosis rebajada de dembow; o “Shape Of You” de Ed Sheeran, en la que es notable la influencia tropical.

 

Otro que integró el sonido latino a sus canciones fue Drake, invaluable figura para entender el encuentro entre lo latino y el anglo. Sin él sería impensable que figuras como J Balvin tengan el éxito que hoy tienen. El canadiense logró que el hip hop se encontrara con el ritmo urbano en canciones como “One Dance”, del disco Views, y así lo hizo con otros temas que, como casi todos los de su autoría, fueron de los más escuchados en las plataformas digitales.


I like your latino style…

I Like It(2018) fue el track que demostró la total inclusión de lo latino en el mercado anglo. El tema es interpretado por la rapera influencer Cardi B, originaria del Bronx; J Balvin, colombiano que inventó una fórmula para convertir el reggaeton en pop, y Bad Bunny, uno de los exponentes de trap más importantes de la década.

Por si fuera poco, la canción tiene un sampleo de la canción “I Like It Like That”, tema original de 1967 escrito por Pete Rodríguez, músico de la oleada boogaloo, un movimiento musical que surgió en Nueva York que recupera la esencia del son cubano.

Luego vinieron canciones como “MIA(2018). Para este tema, Drake, que ya era el artista más escuchado en el mundo en todas las plataformas de streaming de la década, se juntó con el Conejo Malo para crear una combinación explosiva de marketing para esta época; la perfecta combinación de pop/rap con trap/reggaeton.


El contagio de lo latino en otros géneros musicales

Hay ciertas canciones en inglés de géneros y escenas que nada tienen que ver con el reggaeton pero contienen ritmos latinos en su ADN.

Existen casos particulares que ejemplifican esto como la canción “TOOTIMETOOTIMETOOTIME” de The 1975, “New Rules” de Dua Lipa y hasta “Run” de Foo Fighters.

El propio Dave Grohl, líder de la banda estadounidense y exbaterista de Nirvana, confesó en una entrevista para El País que cuando compuso la canción incluida en su disco Concrete and Gold de 2017, había pensado haber descubierto el “mejor beat del mundo”.

Sin embargo, al mostrársela al productor experimentado Greg Kurstin, que ha trabajado para Adele, Beck, Sia, entre otros, Grohl descubrió que había sido contagiado inconscientemente por el sonido que abundaba en la radio:

¡Luego me di cuenta que todas las putas canciones de Justin Bieber lo tienen y dije ‘oh no…’!”, mencionó el guitarrista, a lo que el baterista de la banda respondió: “Seguramente un día ibas llevando a tus hijos a la escuela y subliminalmente se te metió ese ritmo a la cabeza”.