¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Especial Slang | El crecimiento de la música latina gracias al streaming

Conoce más sobre la evolución de la música latina con nuestro reportaje especial de marzo.
Héctor Elí Murguía

El Especial Slang es una mirada a fondo a uno de los tantos aspectos que suceden en el contexto de la industria musical.

“El reggaetón es el nuevo pop”, le dijo Luis Fonsi a J Balvin en una entrevista el año pasado. Hoy en día, esa frase parece no estar alejada de la realidad, pues el fenómeno del crecimiento de la música latina a través del reggaetón, ―que comenzó en los dosmiles con “Gasolina” y que vio su auge con “Despacito”― indudablemente se ha intensificado con el tiempo.

Artistas como el propio Balvin, Bad Bunny, Ozuna, Nicky Jam y mujeres como Becky G y Natti Natasha, se muestran como los principales representantes de este movimiento al revolucionar la industria y colocarse a un lado de artistas anglo como Justin Bieber, Beyoncé o Drake.

Si el reggaetón es el nuevo pop, ha sido gracias al streaming; la forma de consumo de música más importante de la actualidad. Misma que ha llevado al género urbano a la gloria gracias a las millones de reproducciones obtenidas en algunas de las plataformas más importantes como Spotify, Apple Music y YouTube.

El idioma ya no es una barrera. Así como pasó con la influencia del rock en América Latina, y en España con las canciones en inglés, el español ahora es el idioma más seductor y domina las listas de popularidad tanto en Estados Unidos como en América Latina.

Para darle un vistazo al crecimiento de este movimiento, enlistamos algunos de los puntos más importantes sobre su desarrollo:

El comienzo del dominio del reggaetón

La música latina ha ido evolucionando de forma constante. Aunque desde 1930, los sonidos producidos por los caribeños como el bolero, la rumba, el mambo, el cha-cha-cha, la salsa y hasta el mariachi, adquirieron su propio lugar en la industria estadounidense, la música hispana tuvo su primer auge pop en los años noventa con “La Macarena”, tema de Los Del Río que pasó 14 semanas en la lista Billboard Hot 100.

En esa década, artistas como Ricky Martin, Marc Anthony, Jennifer López y Selena Quintanilla fueron algunos de los pioneros que contribuyeron también a que lo latino estuviera en la mirada de la cultura mediática internacional.

En los años dos mil, Ramón Luis Ayala Rodríguez, mejor conocido como Daddy Yankee, introdujo el reggaetón al mainstream con su canción masiva “Gasolina”, vendiendo más de 20 millones de discos en 2004. Desde ese momento, el género musical se convertiría en el más importante para la música latina, dejando de lado a otros estilos de habla hispana.

“Lo primero que hay que tener en cuenta es que siendo el concepto de música latina tan amplio en espacio, tiempo y musicalidad, lo que ahora se conoce como música latina es más bien la música popular comercial contemporánea compuesta, producida, ejecutada e interpretada por latinoamericanos, principalmente enmarcados en los estilos del reggaetón y de lo que se conoce como pop urbano”, señala en entrevista Alejandro Mejía de Warner Music en entrevista para Slang.

“Es difícil definir una fecha o un lugar concreto en el que se haya dado origen a ese fenómeno artístico”, menciona Mejía, pero es probable que la música latina que hoy en día se ha hecho tan popular haya surgido “a mediados de la primera década de los dosmiles en Colombia; país que por razones sociales, políticas y económicas, fue sumiso al reggaetón clásico de Puerto Rico, a las grandes melodías de pop en México y, por supuesto, a todos los géneros que impulsaron MTV y Tower Records en Estados Unidos. Los estilos dominantes de esa época”.

Fue gracias a todo un movimiento en conjunto, que se fue forjando antes de la llegada del streaming, que la música latina comenzó a expandir su territorio llegando a listas de popularidad como la Billboard Hot 100: “La música latina circuló y se masificó informalmente en YouTube, Grooveshark, Ares o Lime Wire; plataformas en las que los usuarios descargaban las canciones y las incluían en sus reproductores (iPods, USBs y demás dispositivos con altas capacidades de almacenamiento que reproducen mp3)”.

“El reggaetón es algo integral. No solamente salía un reggaetonero o dos. Todo surgió de un movimiento; entre ellos colaboraban y hacían canciones. De ahí salieron Wisin y Yandel, Zion & Lennox, Daddy Yankee, Nicky Jam, Hector Y Tito, Ivy Queen, todos echando fuerza para el mismo lado”, señala también Argüello, exponente urbano y productor colombiano, en entrevista para TRMX.

 

La llegada del streaming

El streaming se convirtió en una herramienta que facilitó el acercamiento de las personas de cualquier tipo de estrato socio económico a la música por medio de las plataformas digitales de suscripción como Spotify, Deezer, Apple Music y Napster.

“Con la llegada de las plataformas de música por suscripción (Spotify principalmente) y la formalización de otras que ya existían (YouTube, Napster), los sellos discográficos renacieron en la región y empezaron a centrar su atención en la difusión y la promoción de los sencillos de los principales exponentes de esta música latina que ya era popular en la informalidad, para que fuera consumida en los servicios mencionados anteriormente. Ese músculo económico y de conocimiento específico fue definitivo, para que entre los artistas, los sellos y las plataformas hubiera sinergia de apoyo mutuo, cuyo resultado se evidencia en los listados y las carteleras”, dice Mejía.

Lo que realmente funcionó fue una estrategia implementada por Spotify para hacer recomendaciones personales: las playlist. En 2015, Rocío Guerrero, líder del contenido latino de Spotify, creó la playlist Baila Reggaeton, que en un comienzo fue pensada para la audiencia nicho pero en 2016, la lista ya contaba con más de 2 millones de seguidores y se convirtió en la más escuchada en español a nivel mundial.

Al respecto, Mejía apunta: “El ejemplo clásico es el de Baila Reggaetón, una lista de reproducción curada y altamente promocionada por Spotify dentro y fuera de la plataforma, que logró que esta música latina permeara en mercados que hasta ese entonces no habían formado parte de la corriente principal; en España y Argentina, puntualmente”.

“El esparcimiento del movimiento del reggaetón a lo largo de las plataformas, dio pie a otras acciones, como por ejemplo que artistas latinoamericanos empezaran a colaborar con artistas consolidados en los mercados principales que son Estados Unidos y el Reino Unido, para generar conciencia y enganche”, menciona.

El fenómeno “Despacito”

En 2017, el género vivió su mejor momento gracias a “Despacito”, track que encabezó la Billboard Hot 100 por un tiempo récord de 16 semanas; que cuenta hasta el momento con casi 2 mil millones de reproducciones en Spotify y se ha convertido en el video más visto de YouTube con 6 mil millones de visitas.

“‘Despacito’ ayudó a abrir la puerta grande”, le dijo Jesús López, presidente de Universal Music Latin Entertainment a The New York Times sobre el tema. “El crecimiento de la población latina en Estados Unidos, la naturaleza democrática de las redes sociales y las plataformas de reproducción en línea”, fueron los ingredientes clave de su éxito masivo según López.

Además, de acuerdo a un reporte de Spotify de 2017 sobre el reggaetón, artistas como Ed Sheeran, Justin Bieber y hasta French Montana, adaptaron de forma inconsciente o consciente los beats característicos del género en sus propias canciones como “Shape Of You”, “Sorry” y “Unforgettable“.

¿Por qué el reggaetón comenzó a tener tanto éxito?

Muchos se cuestionan los motivos por los que el reggaetón ha tenido tanto éxito y Mejía lo resume de forma clara: “Las razones musicales tienen que ver con lo afable que resulta esta música latina para las diferentes culturas occidentales. Esta afabilidad tiene que ver con la simpleza armónica, melódica y rítmica de los estilos; con lo simple e irrelevantes que son las letras de las canciones para su total entendimiento y disfrute; con los elementos de producción de los grandes éxitos de esta música latina, muchas veces, heredados de otros géneros y estilos que tradicionalmente han estado en el imaginario colectivo como el hip hop, el R&B y hasta la música disco”.

Democratización del género urbano

Además del resurgimiento de las grandes disqueras y su contribución para que el reggaetón estuvieran en la cima, la democratización de la producción musical ha sido un factor importante según Mejía: “Desde hace 10 y 15 años, cualquier persona con un poder adquisitivo medio, puede producir fonogramas en un estudio casero, diferente a lo que pasaba hace 30 o 40 años, donde el monopolio de la producción musical lo tenían los grandes estudios de grabación, que en muchos casos pertenecían o dependían de los grandes sellos discográficos”.

Una muestra de esto fue cuando, Danny Ocean colocó su track “Me Rehúso” en la posición 45 de los 100 videos más vistos a nivel global en YouTube y se convirtió en una de las canciones más escuchadas de Spotify de 2017. Todo esto, a pesar de ser un completo desconocido y no tener una disquera grande que lo apoyara.

Puerto Rico y Colombia, las cunas del reggaetón

El reggaetón proviene principalmente de dos lugares: Puerto Rico y Colombia. Según Argüello, se puede saber cuando las canciones son de un boricua o de un colombiano por muchas de sus cualidades: “No solo por la forma en la que hablan, sino se nota en la producción, en las melodías, en los tipos de coros que se hacen”.

“En Colombia es más pop, es más romántico. El reggaetón romántico nació en Colombia. En Puerto Rico nació el dembow con el perreo. El reggaetón de Puerto Rico es más de discoteca”, señala el músico respecto a la diferencia entre ambos estilos.

“En Colombia, por ahí del año del 2017, Reykon para mí fue el primer artista que inventó el reggaetón romántico. Empezaron a hacer letras románticas con base de reggaetón. En Medellín se creó todo un movimiento de eso y lo empezaron a llamar pop urbano. A Maluma fue al primero que le escuché decir ‘yo lo que hago es pop urbano’”, menciona sobre el término que hoy en día engloba a casi todo lo que se conoce como música latina.

“Entonces muchos artistas de pop aprovecharon ese término de pop urbano para dejar de hacer baladas y ahora hacer reggaetón. Ese fue un tren en el que muchos se pudieron subir. Evolucionó y ahora están proyectos como Piso 21. Después llegó Manuel Turizo y todos esos locos”, señala Argüello.

“¿Qué tipo de música se puede esperar que produzca e interprete toda una generación de chicos colombianos que se criaron oyendo ‘Gasolina‘ de Daddy Yankee, ‘Mientes‘ de Camila y ‘Baby One More Time‘ de Britney Spears?, seguramente algo muy parecido a lo que hacen Piso 21, Cali & El Dandee, Karol G y demás exponentes”, dice Mejía sobre esta camada colombiana.

El reggaetón en datos actuales

Actualmente, Baila Reggaeton y Viva Latino! son las listas más escuchadas de música latina en Spotify y se componen por un 70% de reggaetón. El género, según un reportaje reciente de Rolling Stone, es uno de los más escuchados en Estados Unidos tan solo por debajo del hip hop. Además, el número de canciones en español en la lista Hot 100 creció de tener solo 4 a 19 entre 2016 y 2017.

Por si fuera poco, los estadounidense han optado por lo latino en lugar de géneros nativos como el country. De acuerdo a un reporte de Buzz Angle, el consumo de música latina aumentó de 9.5% a 10.8% en 2018, mientras que el country apenas alcanzó un 7.8%.
Spotify

Las canciones más exitosas

El crecimiento de la música latina en streaming también se puede medir dando un repaso por las canciones más exitosas de reggaetón.

La Tortura” de Shakira y Alejandro Sanz de 2005, fue la primera canción en interpretarse completamente en un idioma que no fuera inglés en los MTV Video Music Awards, permaneciendo 25 semanas en la lista Hot Latin Songs de Billboard.

Dos años después, en 2007, “Te Quiero” de Nigga se puso de moda. Era la época de los intercambios de canciones a través de bluetooth y lideró la lista antes mencionada durante 20 semanas.

En 2015, ya en la época del streaming, “El Perdón” de Nicky Jam y Enrique Iglesias lideró aquella la lista durante 30 semanas y alcanzó 27 veces la certificación platino de la RIAA. Un año después, Maluma y Shakira se adueñaron de las listas y el streaming con “Chantaje”, alcanzando los 576 millones de streams en Spotify.

Entonces llegó el fenómeno “Despacito” de Fonsi y Daddy Yankee. La canción superó a “La Macarena” permaneciendo 16 semanas consecutivas en la lista Hot 100 de Billboard, y su video musical se convirtió en el primero de YouTube en llegar a 6 mil millones de vistas hasta el momento.

Tiempo después, J Balvin llegó con “Mi Gente” que, gracias a la contribución de Beyoncé, alcanzó 68 veces la certificación diamante de la RIAA.

Colaboraciones como fórmula de éxito 

De acuerdo con Argüello, las colaboraciones han sido parte fundamental del crecimiento de lo latino y especialmente del reggaetón. Entre las colaboraciones más exitosas en la historia de la música latina también destacan:

  • MIA” de Bad Bunny y Drake, que unió al género con el rap y obtuvo más de 484 millones de reproducciones en Spotify.
  • Echame La Culpa” de Luis Fonsi y Demi Lovato (540 mdr).
  • X” de Nicky Jam y J Balvin (551 mdr). En mayo de 2018, quitó a “Despacito” del primer lugar de la lista Hot Latin Songs.
  • El remix de “Te Boté”, en el que participan infinidad de productores y cantantes como Casper Mágico, Nio García, Darell, Nicky Jam, Bad Bunny y Ozuna (556 mdr).

 

Millennials y Generación X: los que más escuchan música latina

Según un artículo basado en un reporte de Nielsen Music, y publicado por Billboard, los millennials y la generación X son los que más escuchan música latina.

La mayoría de los fanáticos del género en Estados Unidos son jóvenes: el 41% ronda entre los 18 y 34 años, el 38% está entre 35 y 54, mientras solo el 13% está entre los 55 años o más.

Una cualidad a destacar es que el 97% de los escuchas de música latina la consumen a través de un smartphone y plataformas digitales.

Por otra parte, el 47% ha descubierto este tipo de música en su celular y el 78% lo hace a través de redes sociales.

El futuro de la música latina

El reto para la música latina y el reggaetón es permanecer. No morir y dejar un legado. Y para lograrlo no será fácil.

“A pesar de que esta música latina se ha posicionado en las listas y las carteleras más importantes y más relevantes en occidente (Billboard, Spotify, Apple Music y YouTube) todavía es difícil afirmar que es la música que más se escucha en el globo. Basta con ir a una discoteca de locales en Europa del Este, visitar algún país en África, o revisar los listados de las plataformas que escuchan miles de millones de chinos, vietnamitas, japoneses y coreanos para ver si mi duda tiene algo de sustento”, se cuestiona Mejía.

En cuanto a la musicalidad, la música latina también tendría que buscar una evolución: “el proceso de evolución estético tiene que seguir siendo constante buscando no caer en la monotonía, atrapando a nuevos fans, nuevas generaciones y nuevos mercados, sin perder los que ya han conseguido”, concluye el miembro de Warner Music. ∎