¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Alemania cancela sus Grammy tras haber premiado una canción antisemita

El premio Echo a un álbum de hip hop fue el causante de la decisión.
SlangFm

Los Echo eran los premios musicales más importantes de Alemania. Hasta este miércoles (25 de abril) eran el equivalente a los Grammy. Pero la asociación de compañías disqueras que lo organiza decidió ponerle fin tras 25 años de llevarlo a cabo.

El motivo de su decisión se relaciona con el premio que el jurado otorgó en la reciente entrega a Farid Bang y Kollegah, en la categoría de hip hop, por el álbum Jung, brutal, gutaussehend 3 (Joven, bestial y atractivo 3), el cual tiene una canción con versos antisemitas.

De acuerdo con El País, el consejo directivo de la Asociación de la Industria Musical Alemana señaló en un comunicado que no deseaba que el premio se convirtiera en una plataforma para el antisemitismo, el sexismo, la homofobia y la relativización de la violencia.

“Lo ocurrido alrededor de la concesión de los premios este año, por lo que el consejo directivo se ha disculpado, es algo que ya no se puede reparar”, señala el documento.

La polémica que había provocado el Echo por reconocer a estos raperos había llegado a niveles de verdadera indignación e inconformidad entre los alemanes, no sólo entre el público en general sino en la clase política y en el mundo cultural.

El primero en criticar el premio fue el ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, quien a las horas de haberse celebrado el Echo publicó en Twitter: “Las provocaciones antisemitas no merecen premios, simplemente son repugnantes”.

El ministro subrayó también que la situación era mucho más escandalosa e incómoda debido a que justo el día que tuvo lugar la premiación, el 12 de abril, los israelíes detienen sus actividades durante dos minutos en todo el país para recordar a los seis millones de víctimas judías del Holocausto.

“Que este premio haya sido concedido en este día es una vergüenza”, señaló el político alemán.

A partir de su declaración las críticas no pararon. Varios músicos famosos de Alemania como Marius Müller Westwerhagen, el Notos Quartett, Klaus Voorman y el pianista Igor Levit decidieron devolver sus premios para protestar ante la decisión del jurado.

Según señala El País, el último en renunciar a su premio fue el famoso pianista y director de orquesta, Daniel Barenboim, que dirige la Staatskapelle de Berlín. “Antisemitismo, misoginia, homofobia y el desprecio abierto a supuestamente débiles y minorías son un abuso de la libertad que como sociedad jamás debemos tolerar”, señaló Barenboim al explicar su decisión.