¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Aretha Franklin muere a los 76 años

La reina del soul fue una de las mujeres más relevantes de la música popular.
Héctor Elí Murguía | @hectoreli_

Este jueves 16 de agosto de 2018, Aretha Franklin, mejor conocida como La Reina del Soul, falleció en Detroit después de luchar contra un cáncer de páncreas que le fue detectado en 2010. Esto de acuerdo a la declaración que obtuvo AP de un publicista cercano a su famila, según Vanity Fair.

El domingo, amigos y familia le dijeron a varios medios que la cantante se encontraba “gravemente enferma” y que “esperaban su muerte”. El sitio web Showbiz 411 fue el primer medio en reportar esta información, de acuerdo con Rolling Stone.

El conductor estadounidense Evrod Cassimy lo confirmó vía Twitter: “estoy muy triste por reportar que la Reina del Soul y mi muy buena amiga, Aretha Franklin está gravemente enferma. Hablé con miembros de su familia esta mañana. EIla pide por sus oraciones en este momento. Tendré más detalles en cuanto me sea permitido”.

En marzo, la cantante canceló las fechas de su gira después de una recomendación de su médico de cabecera. Su condición no había sido confirmada en aquel momento. Recientemente, anunció su retiro temporal y después del anunció de su enfermedad confirmó su retiro definitivo.

El legado de Aretha Franklin

Aretha Louise Franklin fue una de las mujeres más influyentes de la cultura pop. Su voz emergió desde un mundo en el que la feminidad no tenía un espacio ni en la escena ni en la industria musical. Con sus cuerdas vocales, Franklin empoderó de forma simbólica a las mujeres, en específico de la comunidad negra, y se convirtió en una de las primeras en colocarse en las listas de popularidad en los años sesenta.

La artista comenzó su carrera como cantante de música eclesiástica en Detroit, lugar que la vio crecer y la llevó por disqueras como la de Jon Von Battle (Battle Records), en la que publicó su álbum debut Songs Of Faith en 1956.

Gracias a la exposición de su talento en la escena de la música soul, Aretha se convirtió en una de las apuestas más ambiciosas de Columbia Records, sello discográfico al que se mudó casi al mismo tiempo que otras figuras como Elvis Presley, Carl Perkins y Johnny Cash, a mediados de los cincuenta.

Aunque no tuvo el éxito esperado, fue en Atlantic Records, en 1966, donde la cantante cultivó sus más grandes hits no solo en números sino que a la par fueron temas que se convirtieron en emblemas de la cultura popular.

El primero fue de ellos fue “Respect”, track original de Otis Redding que Franklin convirtió en un himno de la lucha por los derechos civiles y los derechos de la mujer en Estados Unidos. “Aretha fue una mujer joven, soltera y negra, que encarnó a la mujer de su generación. Demandó justicia en todos los rangos, a través de la fluidez y poder de una voz incomparable y creó un sentido de urgencia por cambios sociales que canciones como 'The Times They Are a Changin' de Bob Dylan no pudieron hacerlo”, señala un artículo de The Atlantic.

En la ciudad Muscle Shoals (Alabama), en los estudios FAME, Franklin grabó I Never Loved a Man (The Way I Love You), Lady Soul y Aretha Now , con los que la cantante ganó los primeros dos de los 18 Grammy y los 75 millones de álbumes que vendió a lo largo de su carrera.
Spotify

En su publicación de los 100 Mejores Cantantes de Todos Los Tiempos, Rolling Stone la coloca en primer lugar: “Aretha era todo — el poder, la técnica. Era honesta con todo lo que decía. Todo lo que pensaba y expresaba en su música, desde "Chain of Fools" hasta "Respect" y en sus presentaciones en vivo. Tenía confianza total en ella misma, no titubeaba ni un instante. Sus bases gospel le daban esa confianza, porque en eI gospel no hay juegos, todo es sobre sacarlo”, señala el artículo.

"Aretha Franklin no es la cantante más fina en la historia de Norteamérica en la música popular: está por encima de todos. Con su rango de fluidos vocales en varias octavas y una combinación de tonos incomparables, su método de sincronización y pasión incendiaria, Aretha se destaca por encima de todo lo demás; desde precursores como Mahalia Jackson y Ella Fitzgerald, hasta sus tres generaciones posteriores como Patti LaBelle, Mariah Carey y Kelly Clarkson”, expresa Hampton Stevens en el texto de The Atlantic.