Bad Bunny compara el rechazo del reggaetón con el racismo y la homofobia

“Que digan lo que quieran, hay un mundo entero bailando las canciones, disfrutando de la vida sin prejuicios”, asegura Benito sobre la popularidad del género, que ha crecido a pesar del rechazo clasista hacia sus exponentes.
Iraís M.

Bad Bunny es uno de los representantes más reconocidos del reggaetón en la actualidad, así como uno de los responsables de su permanencia en el mainstream durante los últimos años. Sin embargo, a la vez que este género musical cada vez es más famoso, parecería que el rechazo hacia este también aumenta. 

Y no se va a superar nunca, eso es como el racismo o como la homofobia. Suena feo con cojones, suena horrible, no sé si hoy me levanté negativo”, le dijo Benito al periódico El País en entrevista. 

El reggaetón es un género que viene de la calle, del underground, de la gente pobre que no tuvo opciones”, sostiene Bad Bunny. “A veces, hasta criminales, pero no lo digo de forma despectiva. Gente que salió de la cárcel, o vendían drogas, y al final vio una luz en ese género del reggaetón. Muchos pudieron abandonar ese estilo de vida y comprarse casa y carro. Yo creo que de ahí viene ese rechazo”, mencionó el artista boricua. 

“Pero a mí no me molesta, que digan lo que quieran, hay un mundo entero bailando las canciones, disfrutando de la vida sin prejuicios”, agrega Bad Bunny, quien solo el año pasado lanzó tres discos: YHLQMDLG, Las Que No Iban A Salir y EL ÚLTIMO TOUR DEL MUNDO

“Sé el alcance que tengo en Latinoamérica”, señala el Conejo Malo, consciente de su responsabilidad. “Tengo fans de muchos tipos; fans de la comunidad LGTB y también, estoy seguro, fans homofóbicos. Feministas y machistas. Yo tengo la capacidad de engancharlos con este reggaetón y con este vocabulario. Les hablo como hablamos nosotros y les doy un mensaje sin que sientan que les doy un sermón”, asegura sobre el lenguaje que utiliza.

“Yo siempre trato de mantener ese equilibrio y estar siempre con las raíces, con la calle… Al final a mí me gusta, yo crecí escuchando eso. A veces hay gente que lo critica, pero al público le gusta, le gusta cantarlo”, concluye sobre el reggaetón que, le pese a quien le pese, es el nuevo pop y llegó para quedarse.