Chile condena a militares por el asesinato de Víctor Jara, símbolo de la canción latinoamericana

Su asesinato ocurrió poco después del golpe de Estado y fue uno de los crímenes de la dictadura de Pinochet.
SlangFm

Por su impacto y por la impunidad en que estuvieron los culpables durante 45 años, el crimen del músico Víctor Jara era, según El País, en Chile el equivalente al asesinato de Federico García Lorca en España. Pero esa historia de injusticia llegó a su fin esta semana.

Un juez condenó a nueve militares retirados por el asesinato de Jara, quien fue acribillado días después del golpe de Estado que instaló la dictadura de Augusto Pinochet, en 1973, informó el Poder Judicial chileno.

Jara, una de las voces más reconocidas de Chile, fue detenido, torturado y asesinado con 44 balazos en el Estadio Chile, que funcionaba como cárcel, días después de instalada la dictadura de Pinochet, el 11 de septiembre de 1973.

“El ministro en visita de causas de derechos humanos, Miguel Vázquez Plaza, condenó a nueve miembros del Ejército por su responsabilidad en los homicidios del cantautor Víctor Jara Martínez y el exdirector de prisiones Littré Quiroga Carvajal, ocurridos en septiembre de 1973 en Santiago”, indicó un comunicado de prensa del Poder Judicial.

De acuerdo con El Universal, en 1970 Jara comenzó a dedicarse de lleno a su carrera como cantautor, su fama despegó y sus composiciones se volvieron símbolo de toda una generación.

En los sesenta, Jara se integró al movimiento músico-social de la Nueva Canción Chilena, que reivindicaba la cultura del país sudamericano y buscaba ser un contrapeso ante la invasión del pop anglosajón. El músico se unió a este grupo como consecuencia de su integración al coro de la Universidad de Chile, donde se hizo amigo de muchos intelectuales y comenzó a interesarse en el comunismo.

Cuando Salvador Allende consiguió la postulación como candidato a la presidencia, apoyado por el pueblo chileno, Jara compuso el himno de su partido, “Venceremos”.

Según El Universal, un año después Allende asume como presidente de Chile en 1970 y Jara fue nombrado Embajador Cultural. En este periodo grabó los discos de estudio El derecho de vivir en paz, La población y Canto por travesura, que se convertiría en el último de su vida.

El día del golpe de Estado, Jara tenía que ir a la universidad para reunirse con Allende en un evento cultural que estaba programado en ese espacio. Su esposa lo puso al tanto de la revuelta y intentó convencerlo de que no asistiera al evento, pero el cantante decidió acudir.

Al día siguiente, Jara era uno de los 600 académicos, estudiantes y funcionarios de la Universidad Técnica del Estado (UTE) que habían sido tomados como prisioneros por los militares golpistas. En cuanto entraron al Estadio Chile, un oficial pidió que le llevaran a Jara.

“¡A ese hijo de puta me lo traen para acá!” gritó el oficial, según la narración de uno de los testigos. “¡Así que vos sos Víctor Jara, el cantante marxista, comunista concha de tu madre, cantor de pura mierda!”, gritó el oficial.

“Lo golpeaba, lo golpeaba. Una y otra vez. En el cuerpo, en la cabeza, descargando con furia las patadas. Casi le estalla un ojo. Nunca olvidaré el ruido de esa bota en las costillas. Víctor sonreía. Él siempre sonreía, tenía un rostro sonriente, y eso descomponía más al facho. De repente, el oficial desenfundó la pistola. Pensé que lo iba a matar. Siguió golpeándolo con el cañón del arma. Le rompió la cabeza y el rostro de Víctor quedó cubierto por la sangre que bajaba desde su frente", contó a El País el abogado Boris Navia, uno de los que se encontraba entre los prisioneros.

De acuerdo con La Tercera, la ex presidenta chilena Michelle Bachelet celebró la condena que se dio a los funcionarios retirados por el asesinato. Por medio de su cuenta de Twitter, la ex jefa de Estado manifestó que con la condena del ministro en visita Miguel Vázquez, “Víctor Jara canta con más fuerza que nunca y Chile hace justicia con su historia”.

“Solo a través de la verdad, la justicia y la reparación se construye la unidad que los chilenos/as tanto anhelamos”, dijo.