Cinco cosas que aprendimos al leer el Reporte Global de la Música 2018

Esto es lo que pasa con aquellos que están creando el soundtrack de nuestras vidas.
SlangFm

La manera en que consumimos música no deja de transformarse. Para la industria los cambios representan un desafío que involucra aspectos artísticos, comerciales y tecnológicos. La transición del consumo físico al streaming sigue dándose de manera cada vez más marcada. El Reporte Global de la Música publicado por la Federación Internacional de la Industria Fonográfica nos muestra que después de 15 años en declive, la industria global de la música empieza a crecer nuevamente después de haber aprendido a adaptarse a los cambios. Hay millones de personas en el mundo escuchando música y esta es la manera en que lo están haciendo.

La música sigue siendo negocio gracias al streaming
Contrario a lo que se pensó cuando estas plataformas empezaron a abrirse paso en el mercado, el streaming se ha convertido en el principal generador de ingresos para los músicos, pues a la fecha hay 176 millones de usuarios de paga que han contribuido a que su crecimiento anual haya representado un salto de 41%. Al mismo tiempo sirvió para compensar la disminución de 5.4% en el consumo del formato físico.

El artista más popular y vendedor es Ed Sheeran
El cantautor británico encabeza la lista global de los artistas más populares y vendedores del año. Este récord lo consiguió gracias a las ventas, descargas y reproducciones de su álbum ÷ (Divide), concretamente su sencillo “Shape of You”, que vendió 26.6 millones de unidades, con lo que también encabeza la lista de sencillos digitales. ¿Quiénes son los otros artistas más vendedores del mundo? En orden descendente en el ranking se encuentran Drake, Taylor Swift, Kendrick Lamar, Eminem, Bruno Mars, The Weeknd, Imagine Dragons, Linkin Park y The Chainsmokers.

Lee: La música latina creció 37% durante 2017.

Es importante pagar una suscripción si realmente valoras la música
La evolución del mercado marca una clara tendencia hacia el consumo digital de música, en especial al streaming, pues las descargas siguen disminuyendo a toda velocidad (cayó 20.5% en sólo un año). Ante este escenario, Ole Obermann, Director Digital de Warner Music, comenta en el reporte: "Como industria, es vital destacar los aspectos culturales y financieros en torno al valor de la música. Debemos asegurarnos que la música vista como arte también sea descubierta, promovida y comercializada”.

La industria está trabajando en cerrar “la brecha de valor”
El término "brecha de valor" se refiere a la diferencia que hay entre lo que las disqueras invierten en producir nueva música y lo que se paga por escucharla. Esto se manifiesta de manera más marcada entre los usuarios de YouTube y las visualizaciones de los videos musicales, números que no se traducen en ingresos para quienes crean o invierten en la música. La ganancia que representa un usuario de YouTube es de un dólar al año, mientras que Spotify genera 20 dólares para la industria por usuario. ¿Por qué esto es un problema? “Los artistas y todos los creadores de música deben ser compensados de manera justa por su trabajo. El ecosistema de la música depende de las compañías discográficas que invierten en su realización. Si no hay una remuneración adecuada, la música no podría sostenerse”, señala el reporte.

Camila Cabello: una alianza perfecta entre artista y disquera
El reporte destaca el caso de Camila Cabello, quien dejó Fifth Harmony y lanzó su carrera como solista en 2016. La cantautora cubana-americana trabajó con Epic Records para establecerse como una artista por cuenta propia. La campaña de marketing global incluyó presentaciones en tv, radio, la creación de contenido en línea, y alianzas con marcas. Esto le permitió a la artista estar presente en múltiples plataformas en las que nuevas audiencias en todo el mundo pudieron encontrarse con su música.