¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Corte de Nueva York niega a Kesha la solicitud para terminar su contrato con Dr. Luke

Te presentamos algunas claves para entender la batalla legal más enredada de la industria de la música.
SlangFm

La batalla legal entre la cantante Kesha y el productor Dr. Luke empezó en 2014, cuando ella presentó una demanda civil en la que afirmó que su productor la había drogado, abusado emocionalmente de ella y agredido sexualmente durante los nueve años que estuvo en Kemosabe Records, la disquera de Luke.

Desde entonces, señala CNN, el equipo legal de Kesha trató de anular su contrato con Sony Music Entertainment (a la que pertenece Kemosabe), pero el Tribunal Supremo de Nueva York negó una medida cautelar en relación con el caso, lo cual desató la indignación entre cantantes y artistas de la industria, quienes mostraron su apoyo en redes sociales con el hashtag #FreeKesha.

Pero Lukasz Gottwald (su verdadero nombre) y los abogados de Sony presentaron una contrademanda en la que afirmaron que las acusaciones de la cantante eran difamación y representaban un "intento de extorsionar al productor para que liberara a Kesha de su acuerdo exclusivo de grabación”.

Algo que causó mucha confusión en esta etapa de la batalla legal fue el suponer que al no terminar el contrato con Dr. Luke, sería imposible para la cantante grabar y editar música con otro sello, pero los abogados de Sony aclararon que las cosas no eran de ese modo: el Tribunal de Nueva York encontró que Kesha estaba “libre” de hacer música por su cuenta sin tener que trabajar con Luke, por lo que todo el enojo en torno al #FreeKesha era un mito, según señaló una de las abogadas.

¿Qué pasó en este nuevo episodio?
La Corte de Nueva York confirmó la decisión de un juez de rechazar las contrademandas de Kesha, por lo que no podrá dar fin al contrato establecido con Dr. Luke – Sony Music.

Y en algún momento se enfrentarán en un juicio, en el que Dr. Luke la está demandando por difamación después de haberlo acusado de abuso sexual.

Así, por más que lo ha intentado, la estrella pop no ha conseguido finalizar los contratos con esta disquera y su productor.

En su contrademanda Kesha señala: “Te puedes divorciar de un esposo abusivo. Puedes disolver una sociedad si una relación se vuelve irreconciliable. La misma oportunidad –de ser liberado de la esclavitud física, emocional y financiera de una relación destructiva– debería ser posible para los artistas”.

De acuerdo con Billboard, en marzo de 2017, la jueza de la Corte Suprema de Nueva York, Shirley Kornreich, no permitió que Kesha siguiera adelante con esta contrademanda. Kesha había afirmado que se le debían regalías y que sería imposible cumplir con los acuerdos debido a la mala relación entre ambos.

La jueza estuvo de acuerdo con los abogados de Dr. Luke en que Kesha debería haber informado sobre presuntas infracciones contractuales y que su argumento sobre la imposibilidad de cumplirlo se basaba en especulaciones, en especial tomando en cuenta la posible expiración de contratos, la participación de Sony y el hecho de que ella puede trabajar con otros productores que no sean Dr. Luke.