Cuba aprobó un decreto para prohibir el reggaetón

El gobierno busca que el género deje de difundirse al obligar a los músicos a vincularse con el Ministerio de Cultura.
Natalia Ríos

Desde mediados de febrero, el gobierno cubano emitió un decreto que obliga a los músicos y artistas locales a profesionalizarse y vincularse con el Ministerio de Cultura para así poder controlar los ritmos que les interesa producir.

Esta medida tiene el propósito de censurar el reggaetón de la radio y la televisión, pues el Estado tiene el control absoluto de lo que se presenta en los medios de difusión.

De acuerdo con el presidente del Instituto Cubano de la Música (ICM), Orlando Vistel, en una entrevista con el diario oficial Granma, “el reggaetón dejará de escucharse en lugares públicos en Cuba, así como otros géneros parecidos que utilizan expresiones vulgares, banales y mediocres", señaló el funcionario.

Vistel es un funcionario del gobierno cubano que lleva años luchando contra el reggaetón y ha hecho todo lo que está en sus manos para censurarlo. Desde finales de 2012 advirtió que el género dejaría de escucharse en lugares públicos de la isla.

Lee: Cinco artistas del reggaetón cubano que debes conocer

“Ni la vulgaridad, ni la mediocridad podrán mellar la riqueza de la música cubana. El son y la salsa, el jazz de la canción y la rumba, las formas sinfónicas y de cámara multiplican nuestros exponentes y no pocos de ellos cuentan con gran reconocimiento internacional. Esa es la verdad de la música y de los músicos cubanos”, señaló en aquellos días.

Además, Vistel ha acusado de “intrusismo” a los músicos callejeros por quitar el trabajo a los titulados del conservatorio. Ante esto, los artistas autodidactas han expresado su preocupación y lamentan que el gobierno no respete su música.

El decreto contempla la descalificación profesional de aquellos que violen la ética en sus presentaciones hasta la aplicación de "severas sanciones a quienes desde las instituciones, propicien o permitan estas prácticas", señaló Vistel.

El funcionario aclaró que la idea de ponerle límites al género forma parte de lo que aprobaron en la Primera Conferencia Nacional del Partido a través del decreto 349, el cual indica que el reggaetón es peligroso, así como cualquier otro tipo de música que contenga vulgaridades en sus letras.

Lee: Diputada de Guatemala pide censurar el reggaetón

Se trata de un nuevo golpe de censura contra el reggaetón, que a pesar de la prohibición que intentó imponerse en 2012, ha seguido escuchándose en las calles de la isla de forma “clandestina”, pues al igual que el resto del mundo, es un género que tiene una enorme aceptación entre los locales.

Esta nueva norma ha sido criticada incluso por simpatizantes del gobierno al considerar que es evidente que se tratará de permisos “poco parciales”, pues resulta bastante previsible qué pasará cuando los intérpretes de reggaetón acudan a registrarse al Ministerio de Cultura.

El gran problema es que el decreto quedó plasmado en la nueva Constitución que se sometió a referendo el 24 de febrero y que fue aprobada con el respaldo del 73.3% del padrón electoral.

Lee: La policía de la corrección política quiere acabar con el reggaetón