¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Echo & The Bunnymen intentó mover la fecha de uno de sus conciertos para no perderse la final de la Champions

En uno de esos dilemas de vida o muerte, la banda de Liverpool consideró que no podían perderse el partido.
SlangFm

Pudieron haber hecho como U2 el año pasado, cuando retrasaron noventa minutos su primer concierto de la gira The Joshua Tree Tour para que los bonaerenses pudieran ver el partido en el que la Selección de Argentina se jugaba su pase al Mundial Rusia 2018.

Pero no, Ian McCulloch y el resto de los integrantes de la banda de Liverpool, Echo & The Bunnymen, decidieron que su vida no tendría sentido si se perdían la final de la Champions (en la que el Real Madrid jugará contra el Liverpool) por culpa de un concierto programado en Birmingham justo el sábado que tendrá lugar el partido.

Suena a la peor pesadilla para un entusiasta del futbol. Y el dilema llevó a los Bunnymen a plantear una solución arriesgada: mover la fecha de su concierto del sábado 26 de mayo al martes 29. Así lo anunciaron en Facebook:

“Tanto nuestros fans como el Liverpool FC (el club de futbol local) son muy importantes para nosotros y después de mucha reflexión decidimos que no podíamos dar un concierto durante la final de la Champions League. Le pedimos a la UEFA (organizadores del torneo) que cambiaran la fecha del partido, pero negaron nuestra solicitud. Cada vez que tocamos nos interesa dar el 100%, pero en este caso nuestras mentes estarán en otra parte y no en el show. Esperamos que lo entiendan”.

Como era de esperarse, los fans de Echo & The Bunnymen que viven en Birmingham y alrededores se enojaron, y mucho, pues para ellos evidentemente el Liverpool FC no es lo más importante en su vida.

Hubo muchas críticas, reclamos e insultos, al punto de que la banda oriunda de Liverpool decidió dar marcha atrás y anunciaron que el concierto se mantendría en la fecha original. El aviso decía lo siguiente:

“Nuestro concierto en el Birmingham Symphony Hall se realizará en la fecha programada originalmente, el sábado 26 de mayo. Decidimos revertir nuestra decisión de cambiar la fecha después de la reacción (fúrica) de nuestros fans ante el anuncio que hicimos en redes sociales ayer. Estamos muy apenados ante la situación y lamentamos haberlos desilusionado”, se leía en el mensaje.

Así pues, el 26 de mayo tendrá lugar el concierto más incómodo e infeliz en la historia de Echo & The Bunnymen, uno en el que no estarán entregados al 100%, pues sus mentes estarán en… otra parte. Y si de plano llega a ganar Liverpool tenemos fuertes sospechas de que la banda podría llegar a separarse.

Nuestro deseo más sincero es que alguna vez salga a la luz el mensaje en el que McCulloch se dirige a la UEFA para pedirles que si “de favorcito” mueven la fecha de su final. ¿Qué palabras habrá elegido para hacerlo? Especulemos: “Hola, soy Ian McCulloch, líder de Echo & the Bunnymen, una icónica banda de post-punk formada en Liverpool en 1978. Hemos escrito algunas de las canciones más deprimentes de los ochenta, pero perdernos la final de la Champions sería como estar muertos en vida, por lo que agradeceríamos infinitamente que contemplaran la posibilidad de mover la fecha de su evento”. Algo así. Nunca lo sabremos.