“El mayor daño a la sociedad podría ocurrir si NO vas a ver Joker”, Michael Moore

El director de 'Bowling for Columbine' publicó una extensa reflexión sobre los desafíos que enfrenta la sociedad estadounidense.
Natalia Ríos
Foto: Vianney Le Caer/Invision/AP

El fin de semana, el documentalista estadounidense Michael Moore publicó una serie de observaciones sobre la polémica generada en torno a la violencia mostrada en la película Joker, estrenada mundialmente el 4 de octubre.

Moore es conocido por el documental de 2002, Bowling for Columbine, que explora las causas de la masacre de Columbine en 1999 y de los recurrentes actos de violencia con armas de fuego en Estados Unidos.

Desde entonces, el cineasta ha sido uno de los activistas más visibles a favor del control de armas en su país. “Nunca pensé que tendrí­a, una década después, que estar aquí­ y decir que mi pelí­cula no sirvió para nada. Eso me rompe el corazón a nivel personal”, dijo tras la masacre de 2012 en la primaria Sandy Hook, en la que murieron 20 niños y seis adultos, justo diez años después del estreno de su documental.

Moore dijo que al asistir al Festival de cine de Nueva York fue testigo de una obra maestra, en referencia a Joker.

Los problemas de la sociedad estadounidense 

“Todos los estadounidenses hemos oído hablar de esta película de la que debemos temer y de la que debemos mantenernos alejados. Nos han dicho que es violenta, enferma y moralmente corrupta, una incitación y celebración del asesinato. Nos han dicho que la policía estará afuera de cada función en caso de que haya ‘problemas’. Nuestro país está en una situación de desesperanza, nuestra Constitución está hecha pedazos y un loco imprudente nacido en Queens (en referencia a Donald Trump) tiene acceso a códigos nucleares, pero por alguna razón, deberíamos estar asustados de esta película”.

Y continúa: “Sugeriría lo opuesto: el mayor daño a la sociedad podría ocurrir si NO vas a ver esta película, porque la historia que cuenta y los problemas que plantea son tan profundos, tan necesarios, que, si quitas la mirada de esta genialidad de pieza artística, te perderás el retrato que nos está ofreciendo. Sí, hay un payaso perturbado en ese retrato, pero no está solo, nosotros también estamos ahí”.

Joker no es una película de superhéroes, supervillanos ni de cómics. Está situada en algún punto entre los años setenta y ochenta en la ciudad de Gotham, y los cineastas no intentan disfrazar la ciudad por otra cosa que lo que es:la ciudad de Nueva York, el cuartel central de todo lo malo, la de los ricos que nos gobiernan, de las corporaciones a las que servimos, y de los medios que nos alimentan con las noticias sin profundidad que creen que tenemos que consumir”, señala.

En su texto, Moore criticó la actitud desafiante de Trump luego de haber pedido públicamente a China que investigue a la familia de su rival político para las elecciones de 2020, Joe Biden, sin importarle que las solicitudes de este tipo a gobiernos extranjeros sean medidas por completo ilegales. Ante esto, el cineasta expresa su indignación porque no importa qué delitos cometa, todo parece indicar que ni el acto más descabellado resultará en la destitución del presidente.

Y volviendo a Joker señala: “Pero esta película no es sobre Trump, es sobre el Estados Unidos que nos dio a Trump, el país que no siente la necesidad de ayudar a los marginados y a los desprotegidos. El Estados Unidos en que los obscenamente ricos se vuelven más ricos e inmundos”.

“La gente se preocupa de que esta película sea demasiado violenta para ellos. ¿En serio? ¿Considerando todo por lo que estamos pasando en la vida real? Permites que tu colegio lleve a cabo simulacros de tiroteos con tus niños, dañándolos emocionalmente de manera permanente, mostrándole a los pequeños que esa es la vida que hemos creado para ellos”, critica.

Joker deja en claro que realmente no queremos llegar al fondo del asunto o intentar entender por qué hay gente inocente que, cuando ya no puede soportar más, se convierte en Joker. Nadie quiere preguntar por qué dos jóvenes inteligentes se saltaron su clase de filosofía francesa avanzada en la secundaria de Columbine para asesinar a 12 estudiantes y a un profesor”.

“¿Quién tendría el atrevimiento de preguntar por qué el hijo del vicepresidente de General Electric entraría a la primaria de Sandy Hook en Newton, Connecticut, para hacer explotar los pequeños cuerpos de 20 niños de primer año? ¿O por qué el 53% de las mujeres blancas votaron por un candidato presidencial que ha revelado en público su talento como un depredador sexual?”

“El miedo y los gritos alrededor de Joker son una artimaña, una distracción para que no miremos a la violencia real que está desgarrando a otros seres humanos. Los 30 millones de estadounidenses que no tienen seguro de salud es un acto de violencia. Millones de mujeres abusadas y niños viviendo en el miedo es un acto de violencia. Amontonar a 59 estudiantes como sardinas sin ningún tipo de valor en las salas de clases de Detroit es un acto de violencia”.

“Mientras los medios de comunicación esperan atentos al próximo tiroteo, a ti, a tus vecinos y a tus colegas, ya les han disparado varias veces, con tiros directos a cada uno de sus corazones, esperanzas y sueños. Tu jubilación ya se acabó hace tiempo. Estás endeudado por los próximos treinta años porque cometiste el crimen de educarte”.

Moore destaca que buena parte de la violencia que se muestra en la película es la que se comete contra el propio Joker, “una persona que necesita ayuda, alguien que trata de sobrevivir en una sociedad codiciosa. Su crimen es que no logra conseguir ayuda. Su crimen es que es el centro de un chiste en que los ricos y famosos se ríen de él”, añade.

En su mensaje, el cineasta destaca que quienes vean la película agradecerán el hecho de no querer huir ante cualquier problema, sino, en lugar de eso, los espectadores querrán ponerse de pie, pelear y centrar su atención en el poder no violento que tienen en sus manos día con día.

Gracias Joaquin Phoenix, Todd Phillips, Warner Bros. y a todos los que hicieron esta importante película en este momento. Me encantaron los múltiples homenajes a Taxi Driver, Network, The French Connection y Dog Day Afternoon. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que vimos una película que aspirara a tener el nivel de Stanley Kubrick? Vayan a ver Joker, lleven a sus hijos adolescentes y saquen sus propias conclusiones” señala Moore.